El Tocororo, Ave Nacional de Cuba

Sábado, 23 de septiembre de 2006. Cancún, México.

El  Tocororo o Tocoloro, (nombre Científico: Priotelus Temnurus) es un ave endémica de Cuba. Fue escogida como ave nacional por resumir en su pequeña anatomía los colores de la bandera cubana. Parte de su plumaje es verde y recuerda los campos de la Isla; su pecho es de plumas blancas; su vientre, de un intenso plumaje rojo; las plumas azules de la cabeza le conceden el necesario retoque de elegancia; y el negro, el gris y los tornasoles acaban por convertirlo en una obra de arte.

Esta es un ave que no puede vivir en cautiverio, muriendo de tristeza si se enjaula, por lo tanto, refleja el carácter nacional cubano de ser amantes de la libertad (nuestro espíritu se encuentra cautivo desde hace 45 años).
 
Esta avecilla pertenece a  la familia de los Trogónidos, la misma del Quetzal, Ave Nacional de Guatemala que fue venerada por muchos siglos en América por los Incas, los Mayas y los Aztecas.
 
El Tocororo, habita en las alturas en montes y bosques espesos, se puede encontrar en la Sierra Maestra en la provincia de Oriente, aunque ha sido vista en las partes más altas de la Sierra del Escambray en Santa Clara, y con menor frecuencia en la Sierra de los Órganos en Pinar del Río.
 
Los aborígenes le llamaban "guatini", un nombre que continúa dándosele en algunas de las provincias que componen la región oriental del archipiélago.
 
Es un ave de escasa movilidad y puede permanecer en reposo por largo tiempo con su pescuezo encogido y extasiada ante el paisaje, para moverse sólo cuándo necesita procurarse alimento, como  frutas e insectos, que componen su menú principal. Durante la caza sus movimientos son rápidos y precisos, aunque sólo recorre cortas distancias. 
 
El macho posee mayor tamaño que la hembra y se conoce éste, por la poca consistencia de su pico. La hembra aprovecha para construir sus nidos en los huecos dejados en los árboles por los pájaros carpinteros, sus huevos son blancos y en número de 3 o 4, y emite un sonido muy peculiar: “to-co-ro-ro”, de donde procede su nombre. .El Tocororo está en peligro de extinción y no se encuentra en ninguna otra parte del mundo.
 
Afianzado como la más bella de todas las aves cubanas disfruta al máximo de su libertad en los campos del archipiélago. Confiado, seguro, encanta a quienes le ven y rechaza a los atrevidos que, olvidando el legado de sus antepasados, intentan encerrarlo para disfrutarlo en privado.

Comentarios

Los retos del sindicalismo cubano
[04-08-2015]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba, CTS, Ulises Guilarte dijo en Granma que “el movimiento sindical cubano debe hacerse sentir con mayor fuerza para ayudar a desencadenar las potencialidades productivas y de eficiencia que sabemos aún existen en los colectivos laborales”.
La ansiedad es incompatible con la construcción
[02-08-2015]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El mundo se ha vuelto muy vertiginoso. La velocidad pretende ser un valor y la eficiencia fugaz se ha convertido en el paradigma del éxito y el fracaso.
Conferencia de ASCE
[02-08-2015]
Wenceslao Cruz Blanco
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Vea más aquí. 
Amistades Peligrosas   
[31-07-2015]
Mijail Bonito Lovio
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El gobierno cubano lo ha dicho claramente: no hay influencia política que se derive de este acontecimiento. Ésta es una concesión unilateral del gobierno de los Estados Unidos y Cuba no ha hecho ninguna concesión.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.