Política-Políticos  vs.  Politiquería-Politiqueros

Mucho se ha hablado de la política y de los políticos, solo que debemos analizar detenidamente qué es la política y qué son los políticos. También sería prudente que conozcamos otras dos definiciones que al parecer son homólogas a las anteriores pero en realidad están diametralmente opuestas. Veamos entonces las definiciones.

Dentro de los conceptos concernientes a la política tenemos: Que es el arte de conducir un asunto para alcanzar un fin; además es el arte, doctrina, u opinión referente al gobierno de los estados. Martí decía: "la política de un pueblo es el arte de su conservación y bienestar"... Político: es el que se ocupa en los asuntos del estado. De estos el apóstol dijo: "los políticos puros viven de la forma continua de su virtud y utilidad."
 
Ahora pasemos a las otras dos definiciones. Politiquería: Son las acciones de politiquear, hablar de cuestiones políticas sin necesidad o sin capacidad para hacerlo, bastardear los fines de la actuación política. Politiqueros: el que se ocupa de la politiquería.
En cuanto a la politiquería Martí escribió: "Por desdicha, la política práctica, no es más, que la lucha por el goce del poder"... y sobre los politiqueros afirmó: "Los politicastros malogran las grandes batallas del espíritu. Criminales públicos son estos calumniadores de oficio”...
 
Hasta ahora hemos visto cuatro definiciones donde las dos primeras se contraponen a las otras dos. Ahora bien ¿cómo diferenciar a un político de un politiquero? Veamos.
 
Un político verdadero es honesto, consagrado en cuerpo y alma a la causa que defiende; virtuoso y sincero, es una persona sin dobleces, más que un líder es un siervo entregado a las necesidades del pueblo; es un ser sosegado aunque lleno de energías para llevar a finalidad sus ideales; sus objetivos van dirigidos a mejorar y perfeccionar los estándares de vida en su país, hacer que su patria sea un remanso de paz, libertad y democracia.
 
Sin embargo a simple vista usted podrá reconocer a un politiquero. Este individuo es la demagogia personificada, un artífice de la mentira, ávido de ganancias deshonestas, calumniador, saturado de ansias de poder. Podemos reconocer a un politiquero porque es vanidoso y autosuficiente; siempre lo verá atacando el talento que le haga sombra, su amor a la patria y a la libertad son en realidad la fachada donde esconde sus oscuras y malvadas pretensiones de poder. Son viles que al no tener mérito propio acuden a las fuentes de poder a las que aspiran engañando con sutileza y hacen promesas que jamás cumplirán. Cuando se les ve enardecidos ante la injusticia, solo están fingiendo para ganar adeptos a su persona; una vez que logran su objetivo, mira con desdén a las personas que tanto lo apoyaron. Sería interminable la lista de adjetivos para este tipo de personas, pero cuando usted vea alguna de estas características, no dude, de seguro está frente a un politiquero, enemigo de la patria y verdugo de su pueblo.
 
Para concluir debemos enfatizar que la politiquería es la adulteración de los principios que rigen la política, es un fenómeno que corroe los ideales de libertad y justicia por los que murieron nuestros héroes, es una afrenta al decoro de los cientos de hombres y mujeres que con abnegación ponen sus vidas como pedernal para crear las bases de una nueva sociedad justa y democrática.

A la politiquería como a los politiqueros hay que desenmascararlos por el bien de la patria; debemos decirles no, porque ellos son los que degeneran las virtudes de los pueblos, son asesinos alevosos de los sueños de la patria.

El mundo entero adolece por causa de estos males, es indispensable que los políticos verdaderos los que aman y trabajan, los que bregando avanzan confiados al futuro, aquellos que usan la política con el único fin del mejoramiento humano, den un paso al frente y cierren filas ante la mentira y el deshonor. En ellos se centran las esperanzas del pueblo, y la patria, los contempla orgullosa.
 
Decía el sabio Salomón:"Aabre tu boca por el mundo en el juicio de todos los desvalidos, abre tu boca y defiende la causa del pobre y del menesteroso." (Probervios31-8 y9)

Comentarios

Muere reo en prisión 
[22-10-2014]
Dania Virgen García
Cuba por Dentro. Corresponsal de Misceláneas de Cuba
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El día 17 de octubre en la noche falleció por negligencia médica el preso Santo Julio Arias Fonseca de 39 años de edad que extinguía sanción en el destacamento cuatro, del centro Típico de Manzanillo de la provincia de Granma. Informaron los presos, Maikel Dávila Ramírez, Francisco Infante, Luis Ángel Salgado Palacio, y otros.
Informe mensual de septiembre de Red de Bibliotecas Cívicas "Reinaldo Bragado Bretaña"
[22-10-2014]
Red de Bibliotecas Cívicas
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Para leer el informe pinche aquí
Sin cigarrillos
[22-10-2014]
Judith Muñiz Peraza
Red Cubana de Comunicadores Comunitarios
    (www.miscelaneasdecuba.net).- El desabastecimiento por el que atraviesa el país, no se circunscribe solo a los productos alimenticios y a las necesidades perentorias, también hay otras mercancías desaparecidas del mercado, que aunque no son necesarias para la vida, a los adictos a ella les trae graves síntomas de estrés.
Veterano de la guerra es ignorado por el régimen 
[22-10-2014]
Enrique Díaz Rodríguez
Raúl Valdez sufre de las secuelas de una trombosis cerebral. Foto: Cortesía del autor.  (www.miscelaneasdecuba.net).- En la Habana, veterano cubano de la Guerra en Angola, aquejado de grabes problemas de salud, es ignorado por el régimen de la isla, a pesar de sus múltiples reclamos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.