PARA LA LIBERTAD, ¡SOLIDARIDAD!

Hoy, 18 de marzo, rememoramos -con firmeza y decoro- el Cuarto Aniversario de la Primavera Negra de Cuba. Aquel mes del aciago 2003, 75 prominentes figuras del movimiento cívico democrático fueron víctimas de una descomunal ola represiva tramada meticulosamente por el desgobierno de Fidel Castro. Condenados en juicios sumarísimos a barbáricas sentencias, los encausados fueron prontamente reconocidos por Amnistía Internacional como prisioneros de conciencia.

Cuatro años después del macabro suceso, permanecen encarcelados 59 de ellos; a los que se les suman cerca de tres centenares procesados por motivos políticos. Forzados a un régimen penitenciario donde prevalecen el trato degradante, el irrespeto a la integridad física y la vejación a la dignidad humana, los prisioneros políticos y de conciencia claman: ¡Solidaridad!

Sufren casi en igual medida las penurias del injusto cautiverio, sus familiares y allegados; especialmente las madres, hijas, esposas, hermanas y demás parientes femeniles. Sin reparo al género, son estas últimas ultrajadas y reprimidas de las más disímiles maneras por la maquinaria absolutista, que lo mismo les obstaculiza arbitrariamente el contacto con los confinados, que les escenifica un vergonzoso Acto de Repudio al frente del ya por sí angustiado y escindido hogar. Las inclaudicables Damas de Blancos, como quienes le precedieran en su ponderable bregar, el Comité de Madres “Leonor Pérez” Pro Libertad del Presidio Político, ante el evidente languidecimiento en prisión de sus seres queridos, claman también: ¡Solidaridad!

La vanguardia cívica de la Nación -esto es, los opositores que en calidad de políticos, periodistas, bibliotecarios, activistas, etc. lidian a diario por el respeto a los derechos humanos y libertades fundamentales- es asimismo blanco certero y continuo de los desmanes del aparato opresor. Desde la vil golpiza callejera, al decomiso infundado de los aperos de labor pro democracia, pasando por la expulsión despiadada del mercado laboral estatal –el único legalmente permitido-; he aquí algunas de las represalias a las que los disidentes son sometidos. Incansables hombres y mujeres de primera fila, que ven su deber en la búsqueda de los derechos de todos al riesgo de hacer valer los propios, claman al unísono: ¡Solidaridad!

El trabajador-obrero o campesino, intelectual o manual- constata igualmente truncados sus sueños profesionales por el totalitarismo castrista, que no solamente imprenta uniformidad corporativa al bazar gubernamental, sino que encima se coliga al insensible inversor foráneo en miras a la máxima explotación de la indefensa mano de obra nacional. No queda exento de los designios del sistema absolutista, el alumnado y estudiantado, que difícilmente podrán considerarse cantera para una Patria soberana y democrática, mientras escuelas, universidades y academias sean avasalladas por los mandatos fundamentalistas de la oficial ideología comunista. Trabajadores y estudiantes, el grueso activo y sustento vital de la sociedad, claman asimismo: ¡Solidaridad!

En fin, a lo largo y ancho de las 156 cuartillas que conforman la presente tirada de Misceláneas de Cuba, encontrará sobradas evidencias de lo justificado de los clamores del pueblo cubano. Vencida esa meta, quedará entonces el gesto solidario; el mismo cuyo ejercicio sistemático y conciente será factor apremiante –que no condicionante- para rescatar lo que a la naturaleza humana, incluida la cubana, le es inherente: la libertad.

El director.

Comentarios

Rompiendo la inercia
[29-02-2012]
Yusmila Reyna Ferrera
Corresponsal de Misceláneas de Cuba
(www.miscelaneasdecuba.net).- Escuchar que la mayoría de los cubanos están sumidos en la inercia o que por extensión la sociedad cubana, no es del todo cierto, ya que en esta última y en la gente en particular ocurren  a diario cambios en sus modus operandi para sobrevivir en la isla: unos evadiendo el control administrativo, otros el policial, algunos ingeniándosela para montar y mantener un negocio, otros para romper el silencio informático para conocer de las cosas mundiales de sus preferencias o expresar sus ideas sin ataduras, las mujeres inventando el comer diario de la familia, por solo citar algunos ejemplos.
LOS DEMÓCRATAS CUBANOS EN LAS CALLES
[05-11-2011]
Osvaldo Alfonso Valdés
(www.miscelaneasdecuba.net).- La creciente y violenta represión ha marcado las informaciones que provienen de la isla en los últimos meses. Raúl Castro, tras la liberación de decenas de prisioneros políticos y de conciencia y el destierro de gran parte de ellos, ha emprendido una ola de detenciones, golpizas, actos de repudios y todo tipo de maltratos contra los activistas pacíficos.
LOS VERDADERS CAMBIOS NO ESTÁN EN LA AGENDA DE LOS QUE GOBIERNAN EN CUBA
[16-07-2011]
Osvaldo Alfonso Valdés
(www.miscelaneasdecuba.net).- Cuando escribo este editorial, los restos de nuestro compatriota, el mártir Orlando Zapata Tamayo, ya descansan en Miami, donde fueron llevados por su madre Reina Luisa Tamayo a su salida hacia el exilio junto a otros familiares. Orlando Zapata es un símbolo de la resistencia y la lucha pacífica de los cubanos frente a la dictadura castrista y como afirmara su madre, su espíritu quedó en Cuba como ejemplo de rebeldía y de entraga por la libertad de nuestra isla.
LOS CAMBIOS COMIENZAN CUANDO LOS DERECHOS SE EJERCEN
[31-03-2011]
Osvaldo Alfonso Valdés
Ex Prisionero de Conciencia de la Causa de los 75 y Director de Misceláneas de Cuba
(www.miscelaneasdecuba.net).- Cada nuevo número de Misceláneas de Cuba es, para quienes estamos implicados  en este proyecto, un nuevo aporte a esa ya larga lucha por la democratización de nuestra patria.  Cierto es que la dictadura sigue ahí, haciendo amagos de reformas, entreteniendo a la opinión pública internacional con medidas que nada  cambian, o si lo hacen, no son en la dirección que el país necesita, sino sólo para tratar de evitar el caos y conservar el poder. Porque ese es el único proyecto de la vieja clase dirigente de la isla, preservar el privilegio de seguir siendo los dueños de Cuba.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.