RÉQUIEM POR UN CHIVATO (I)

...se puede haber sido idiota, lo imperdonable es seguir siéndolo... (*)

Esta es una versión reeditada del artículo que con el mismo título fuera publicado en el 2002. El mismo va dirigido a aquellos que desconocen la realidad cubana, pero especialmente, a los agentes de los aparatos represivos (nagües incluidos), funcionarios políticos, diplomáticos, y a todos aquellos que, de un modo u otro, participan en la represión del pueblo de Cuba.

Con copias además para:

comandanteguarapo@cubadesastre.com  generalvinagrito@whiskysitofan-MINFAR.cu
furry@cuartelgeneraldelostrompetas.cu

*********

Cuba, cualquier parte, cualquier día de cualquier mes del año 2000-X.

Fidelito es un niño muy despierto e inteligente en su clase, pero a pesar de ello, tiene pocos amigos en la escuela y en el barrio. En su entorno, muchos hacen chistes perversos con su nombre, en alusión a cierto dictador del pasado. Sin entenderlo muy bien, no pocos se refieren a él como el “hijo del chivato”, a la vez que sonríen burlonamente.

Norberto, su padre, tiene aspecto descuidado y vive casi todo el día abrazado a una botella de ron, por sus remordimientos y porque no encuentra empleo en la Cuba democrática. En el pasado el fue agente de la Seguridad del Estado (SE).

En la Cuba de hoy, casi nadie le quiere ofrecer empleo a un individuo con un pasado oscuro, y que por demás, sólo posee conocimientos de materias imprácticas como técnicas de interrogatorio y “ablandamiento psicológico del enemigo”.

En la casa se vive de lo que aporta su madre, quien trabaja duramente desde el amanecer hasta el anochecer. Ella -aunque lo anhela- tiene muy poco tiempo para dedicarle a su hijo. Fidelito desea tener otro nombre, otra familia, otro hogar.........(sigue al final).

La historia anterior aunque ficticia y proyectada hacia el futuro, se nutre de algunas vivencias reales experimentadas por los familiares, o los ex-agentes de organismos homólogos a la SE en la extinta Unión Soviética, y los países ex-socialistas de Europa del Este (**). Ella puede ser un preludio de lo que como mínimo podría sucederle a muchos de los que en la Cuba de hoy se dedican a esta profesión indigna, y que por tanto trabajan para el “bando equivocado”.

La delación es en efecto un fenómeno milenario; ya desde el siglo I se recoge en el “Libro de los Libros” un relato sobre un joven de Judea nombrado Judas Iscariote, quien entregara a Jesús de Nazaret al Sanedrín por 30 talentos de plata -el precio de un esclavo-.

Más tarde éste, al ver las consecuencias de su acto, y abrumado por los remordimientos, arrojaba las monedas, y acabaría suicidándose ahorcado en una higuera, en arrepentimiento por su felonía. Desde entonces y hasta nuestros días, muchos -que ignoraron o no supieron sobre la existencia o enseñanza de este pasaje bíblico- han aceptado este despreciable oficio, por el cual han recibido salarios mejores o peores.

Determinados sistemas represivos hubieran resultado imposibles sin la delación. Con todo, la gran era de los informadores vino de la mano del advenimiento de los totalitarismos. En la Rusia bolchevique, un ejemplo notorio lo constituyó el caso del niño Pavlik Morozov (el “Informer 001”), causante por su denuncia, de la muerte de su padre a manos de la Cheká.

El delito de su padre no fue otro que el de ofrecer su casa como refugio a víctimas que huían de la represión estalinista. Por este motivo, Pavlik fue lamentablemente asesinado con un hacha por su abuelo, pero las estatuas celebrando su delación aparecieron como hongos, primero por toda la URSS, y años más tarde por los países del telón de Acero. Pavlik se convertía así en un “héroe” de la Unión Soviética y en la inspiración de los “pioneros”.

Los chivatos son fundamentales en el engranaje del terror. Ellos facilitan el trabajo de los esbirros al proveer a los tiranos y sus órganos represivos con información “útil” que se utilizará sin escrúpulos para..., o en contra “de...” según lo requieran las circunstancias.

Poco importa si se producen daños colaterales. A los represores en Cuba no les interesa si se perjudica por equivocación a sujetos inocentes debido a falsos testimonios proporcionados por un soplón ignorante, o incluso mal intencionado; la carencia allí de un Estado de Derecho no ofrece garantía legal alguna al que sufra ultrajes por equivocación. Para los responsables de las supuestas “faltas” o deslealtades políticas,  el castigo, como ya muchos sabemos, puede ir desde una simple advertencia hasta la pena de muerte en el paredón de fusilamiento.

La génesis del fenómeno de la delación siempre tiene raíces comunes, independientemente de si se habla de una dictadura comunista, de un gobierno fascista, o de una organización terrorista. El promotor es siempre un inescrupuloso “líder” o dictador -por lo general narcisista, intolerante e inseguro- quien no resiste que se le cuestionen sus ideas, y que persigue, por encima de todo, perpetuarse en el poder.

Para tal detestable labor, se procede generalmente al reclutamiento de fanáticos, sujetos incultos, o individuos  codiciosos y oportunistas, quienes por lo general no ignoran que congraciándose con el régimen pueden potencialmente facilitar la satisfacción de algunos de sus intereses personales bastardos; no faltan tampoco las alimañas, o los esbirros de nacimiento.

Por otro lado están los que sin pretender inmiscuirse en estos asuntos, son obligados a delatar, so pena de sufrir represalias. La delación constituye una de las piedras angulares de la sociedad castrista, la “ley” allí castiga la no denuncia. Las dictaduras de corte comunista son expertas en administrar la miseria; habrá mayor cantidad de migajas para los más eficientes, y castigos o amenaza de punición, para los que se resistan a cooperar.

Afortunadamente en nuestra patria no todos se dejan intimidar, cada vez son más los que son coherentes con sus principios, y por ello el movimiento de disidencia interna va siendo cada vez más pujante; para la dictadura debe ser escalofriante comprobar que, muchos cubanos de a pie apoyan a los disidentes, y que se oponen o censuran los atropellos que los gorilas del MININT les propinan a estos.

Comentarios

Invitación a celebrar el Teatro Cubano del Exilio
[27-05-2020]
Centro Cultural Cubano de NY
(www.miscelaneasdecuba.net).- Por octavo año OLLANTAY Center for the Arts, desde New York, y Artefactus Cultural Project, en Miami, invitan a celebrar el Día de la Dramaturgia y el Teatro Cubano del Exilio, el sábado 30 de mayo. Esta iniciativa fue planteada inicialmente por los dramaturgos Pedro Monge Rafuls y Eddy Díaz Souza, y ha contado con el apoyo de artistas y creadores del sector desde su primera edición. 
La balada del amor tardío
[30-04-2020]
La Nueva Nación
Dulce María Loynaz, 1903-1997), Cuba.  (www.miscelaneasdecuba.net).- Amor que llegas tarde, tráeme al menos la paz: Amor atardecer, ¿por qué extraviado camino llegas a mi soledad?
Un ciervo en la carretera
[09-04-2020]
Domingo Alberto Martínez
Escritor
  Portada del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Lea el libro aquí. 
Canto a Maceo
[05-12-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).-  Antonio de la patria, arcángel de la guerra, general de esperanza de mi indómita tierra. Hay un sueño frustrado en los campos fecundos, donde yacen sepultos tus antiguos soldados.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.