RÉQUIEM POR UN CHIVATO (II)

...se puede haber sido idiota, lo imperdonable es seguir siéndolo... (*)

Esta es una versión reeditada del artículo que con el mismo título fuera publicado en el 2002. El mismo va dirigido a aquellos que desconocen la realidad cubana, pero especialmente, a los agentes de los aparatos represivos (nagües incluidos), funcionarios políticos, diplomáticos, y a todos aquellos que, de un modo u otro, participan en la represión del pueblo de Cuba.

Con copias además para:

comandanteguarapo@cubadesastre.com  generalvinagrito@whiskysitofan-MINFAR.cu
furry@cuartelgeneraldelostrompetas.cu

*********

La obtención de “migajas” -allí donde reina la miseria- pare una forma aberrada de meritocracia; la fatídica ocupación de denunciante no hace distinciones de profesiones, sexo, ni edades. Por principio, en Cuba suele ser delator el que ocupa un cargo cimero.

Contrariamente a lo que sucede en las naciones con gobiernos sensatos, en aquella maltratada isla, se asciende más denunciando, que por competitividad, o reales capacidades. Ello explica en parte la terrible ineficiencia e ingobernabilidad de diversos sectores dentro de la nación; el funcionario más que eficiente, debe ser ante todo “leal” al sistema; en otras palabras, no importa si el jefe es un topo, lo importante es que tenga alma de policía y que grite –y haga gritar a sus subordinados- ¡que viva la revolución!

Delata por obligación el operador (escucha) telefónico de llamadas internacionales, el cibernético a cuyo cargo está el control de los servidores de e-mail, o de acceso a Internet. Puede ser también un delator el compañero de clases o de trabajo, un simple vecino, nuestro cónyuge, el babalawo, el que “tira” las cartas, y hasta un médico de familia. Es el “Big-Brother” tropical, que aunque tercermundista no es para nada ineficaz.

La información que ellos proporcionan no se utiliza sólo en contra de aquellos que se oponen al régimen, sino también contra los mismos funcionarios de la nomenklatura, contra extranjeros que visiten el país, contra sujetos que cometen regularmente actividades delictivas vulgares, o contra los simples cubanos de a pie.

No escapa nadie y vale todo, desde la información acerca de la enfermedad que usted padece, su círculo de amistades, las opiniones que usted vierte al aire libre, sus gustos personales y hábitos, el material que usted lee, su familia y los vínculos afectivos que por orden de prioridad usted establece con ellos, su religión si la tiene, su participación o no en las “tareas de apoyo a la revolución”, y hasta lo qué usted tira en la basura.

El objetivo fundamental de este espionaje sub-urbano es determinar sus puntos débiles. Llegado el momento todo puede ser utilizable para incriminarle, o extorsionarle. No es extraño que alguien “molesto” o “peligroso” para el régimen (por la información que posee), deje de respirar súbitamente un día, debido a un raro “accidente” o como consecuencia de una misteriosa enfermedad;  el fallecimiento del comandante Piñeiro (Barba Roja), o del general Abrante son dos buenos ejemplos de estas muertes con causas oscuras.

El entusiasmo revolucionario en Cuba está agotado tras casi medio siglo de fracasos y frustraciones, los CDR agonizan. Muchos cederistas han envejecido esperando al  -tan anunciado- enemigo que nunca llegó, hoy -aunque ya muy tarde- han comprendido el rejuego y se sienten estafados.

Debido al desengaño, la apatía y la miseria generalizada, resulta muy difícil fomentar la cultura de la delación entre las nuevas generaciones de cubanos; por su parte, el “Palabrero en Jefe” está cada vez más parco (¡que felicidad!). La situación para el gobierno es crítica, pues cada vez va a serle más difícil intentar someter a los cubanos a la obediencia.

A estas alturas es evidente que al comandante se le “cayó el techo encima”, y que va a despedirse de este mundo sin haber logrado materializar su más preciado sueño: acabar con el Imperio del Norte y con el “Capitalismo Salvaje” (recordar su carta a Celia Sánchez).

Lo único que ha conseguido este señor con un incuestionable éxito, ha sido: 1) empobrecer a Cuba hasta la miseria, mientras él llenaba sus alforjas personales, 2) crear una guerra de cubanos contra cubanos, 3) derramar las lágrimas de millones de familias cubanas  y también la sangre de muchos de sus hijos en contiendas inútiles, y 4) ganarse un aislamiento -o como mínimo un olvido- internacional casi unánime, entre otras calamidades. En esta catástrofe nacional  que ya dura 48 años, mucho ha tenido que ver toda esa tropa de denunciantes.

En uno de los evangelios, se narra que, en vísperas de la delación, Jesús -refiriéndose a Judas Iscariote- señalaba: “Más le valiera no haber nacido a uno de los doce que estáis comiendo en mi mesa”. Pobres son aquellos que viven, o llevan el pan a su casa, con el salario que devienen por el daño que le hacen al prójimo al cooperar con ese régimen de rufianes.

Aún hay tiempo para que muchos enmienden su conducta, no cooperen con esa dictadura ni repriman a sus hermanos. A los que aún trabajan como denunciantes de ese gobierno más les vale alejarse de esa profesión, porque cuando venga el “día después” será mejor admitir, yo pertenecí al aparato represivo pero me alejé de él, e incluso ayudé a desmantelarlo, que no decir, yo pertenecí al aparato represivo hasta que me desmantelaron junto con el régimen.

Los cambios de “casaca” a última hora resultan por lo general desesperados, ridículos e inefectivos, y la filosofía de “borrón y cuenta nueva” no es aplicable para todos, especialmente para los que se han manchado las manos de sangre.

Cooperar con los verdugos genera frecuentemente serios cargos de conciencia, cargos de conciencia que pueden llevar a un individuo a una crisis existencial o a suicidarse...........Ideas de suicidio tiene también Norberto, el padre de Fidelito, él se acuerda especialmente del caso de “Disidencio Morales”. Por su culpa, Disidencio fue expulsado de su trabajo, Disidencio sufrió golpizas, cárcel, pérdida de un matrimonio y finalmente destierro, pero hoy en el 2000-X Disidencio vive en Cuba democrática, y  tiene además una nueva familia, su hijo se llama “Futuro”, y Disidencio forma parte del nuevo “Parlamento Cubano”, de un parlamento que no se reúne en un palacio de gobierno, o de las convenciones, sino en el Capitolio, de un parlamento que escucha las breves intervenciones del mandatario de turno de la nación, que contrastan notablemente con los discursos kilométricos de 6 ó 7 horas que solía dar cierto personajillo apocalíptico y prolíjido, verdeolívico y verborréico.

Allí está Disidencio, entre Cristiano-Democráticos y Social-Demócratas, entre Conservadores y Liberales, e incluso entre comunistas reformados. Allí conviven y discuten -no sin diferencias pero con respeto mutuo-, todos los pensadores y políticos de las distintas corrientes ideológicas tratando de dar lo mejor de sí en favor de la sociedad y para lograr una rápida restauración de la nación, pero lo que sí es seguro es que allí no hay sitios para Chivatos.

Futurito, por su parte, sí se siente muy feliz con su familia y tiene muchos amigos en la escuela y en el barrio; le gustan mucho los juegos de computadoras. Su preferido es uno en el que se ve a un estrafalario dictador barbudo vistiendo traje verde-olivo, que mantiene al pueblo de una pequeña isla del caribe secuestrado y oprimido, pero en cierto momento, el dictador se desquicia, el pueblo se revela, y lo somete, le colocan una camisa de fuerza y lo internan en un sanatorio de enfermos mentales de por vida. Futurito se ríe mucho cuando completa el juego y exclama con júbilo ”¡Papi gané otra vez!” Disidencio en cambio, sólo esboza una tenue sonrisa para luego añadir, “si mijo, la pelea fue larga y difícil pero ganamos”.

Comentarios

Canto a Maceo
[05-12-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).-  Antonio de la patria, arcángel de la guerra, general de esperanza de mi indómita tierra. Hay un sueño frustrado en los campos fecundos, donde yacen sepultos tus antiguos soldados.
Humor del día: Regresan Los Cinco Héroes a Cuba
[01-11-2019]
Redacción de Misceláneas de Cuba
Memorias de cinéfilos
[05-10-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Lo que queda del cine Jagua en Cienfuegos. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cienfuegos, Cuba. La historia del cine en Cienfuegos está matizada por destellos de ensueño y pesadillas, todo dependiendo de la época en que se ubique la narrativa.
El último emperador y la Revolución cultural (Parte II)
[04-07-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zednng. Foto de archivo. (www.miscelaneasdecuba.net).- En un enfoque más analítico más racional sobre el affaire Puyi, apreciaremos que el trinomio freudiano entre Edipo-Layo-Yocasta, es un cataclismo pesonal, subjetivo, retrospectivo y introspectivo-introvertido del último soberano real de la dinastía manchú, al verse su personalidad y vida-trayectoría, aplastada por un destino fatalista y inexorable, del cual dan fe dos testimonios documentales importantes: el ensayo novelado, Twilights in the Forbidden City /Crepúsculo en la Ciudad Prohibida, escrito por Sir. Reginald Fleming Johnstone, consul británico y extutor docente de Puyi en su corte y la autobiografía del exmonarca, From emperor to citizen/De emperador a ciudadano, un auténtico best seller mundial, cuyi título llamó la atención póstuma planetaria de su autor en 1967.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.