LA MISIÓN AFRICANA DE LA STASI Y EL MININT

Berlín, Enero de 2008.- "Sabemos que es una dinámica difícil para Uds., pero en estos tiempos que construimos el Socialismo estarán presentes... como en el caso de Angola, la R.D.A.(la gran República Democrática Alemana) respondió juntos con otros países Socialistas con la rapidez que el caso requiere..." Nota escrita por el entonces Vice-Ministro del Interior de Cuba, Hector García Vidal, al Jefe del Sector Técnico Operativo de la Stasi, General Schmidt, en una carta del 25 de mayo de 1976.

Paralelamente a la presencia miliar cubana en África, especialmente en Angola, fueron estacionados oficiales del Ministerio del Interior de Cuba (Minint),  los cuales apoyados por la KGB y la Stasi,  entrenaban operativa-ideológicamente a los cuerpos de represión política en los Estados africanos con dirección o influencia socialista.

Durante la reunión de consulta, sostenida en La Habana en Octubre de 1987, entre los Servicios de Espionaje de la Stasi y el Minint,  se realizó una valoración sobre la cooperación entre la Seguridad del Estado de ambos países en África.

La delegación alemana encabezada por el General Werner Großmann, Jefe del Servicio de Inteligencia Exterior, (el General Markus Wolf ya se había retirado en 1986) y sus homólogos cubanos hacen un análisis de la situación político-operativa y reconocen que las posibilidades reales para actuar exitosamente en África son limitadas, causadas fundamentalmente por la "la latente crisis económica".

"La parte cubana utiliza todas las posibilidades del desarrollo de relaciones de los Estados (africanos) con los países socialistas... incluyendo totalmente las relaciones con los Órganos de la Seguridad del Estado..", explica el documento y señala que se "basa en la necesidad de no dejarle al enemigo espacio alguno para su actividad, perturbarlo en la realización de sus objetivos,  crearle dificultades e inseguridad mediante la presencia cubana".

Las actividades conjuntas entre los oficiales cubanos y alemanes-orientales en África, se fue desarrollando paulatinamente en los años 80, especialmente la coordinación operativa y la valoración/análisis de la situación en estos países "donde, de acuerdo al documento,  el Minint participa directamente en la solución de tareas operativas y hasta en los interrogatorios".

La Stasi ponía como condición,  para el trabajo conjunto y el apoyo a los cuerpos represivos africanos, un análisis "constante y critico de la situación desde el punto de vista del Espionaje", lo cual demandaba un continuo intercambio de informaciones con el Minint.

Estas reuniones de consulta y asesoramiento quedaron parcialmente interrumpidas después de las deliberaciones sostenidas en La Habana en Abril de 1983, debido a cambios internos y de estructura del Minint.

Desde 1986,  este sector de trabajo, se encontraba bajo la dirección del Ministro del Interior y era coordinado a través de el entonces Coronel "Lucio",  de la Secretaría del Ministro, el Tte. Coronel "Oscar" y subdividido en varias secciones, entre ellas la de África Occidental,  bajo la dirección del Mayor "Quesada". (El Dpto. África fue separado de los Servicios de Inteligencia de Cuba pues esta labor era considerada primordialmente como parte del "Internacionalismo" y no para solucionar tareas operativas de interés propio, aunque existía una estrecha coordinación con el Espionaje cubano. Nota del Autor. Traducción del Documento original en alemán).

La Stasi y el Minint reconocían como dificultades las relaciones de muchas de estas naciones con "países imperialistas", incluyendo los Servicios Secretos y evitar que las actividades de conspiración bilaterales entre los cubanos y los alemanes fueran descubiertas. Muy importante era la obtención y el intercambio de informaciones para los Órganos de Seguridad del campo socialista.

http://www.cvni.net/radio/nsnl/nsnl021/nsnl21echelon2.html

Los grupos operativos del Minint eran declarados como "Misiones" y formaban una "Unidad",  dentro de la Seguridad del Estado o el Ministerio del Interior en los países en los cuales estaban estacionados. En 1987, se encontraban en Angola 209 oficiales del Minint,  empleados en casi todos los sectores de la Seguridad del Estado,  incluyendo Tropas Guardafronteras, la Policía y los interrogatorios o Dptos. de Investigación. Mozambique: 17 oficiales como asesores de la Seguridad del Estado,  Contrainteligencia,  Seguridad Personal,  Comunicaciones, etc. Tanzania: 9 oficiales,  República Popular del Congo: 21. Etiopía: 2 oficiales.  Guinea-Bissau: 10.  Ghana: 5.  Sao Tomé: 6. Cabo Verde: 5 oficiales,  Benín: 5 y en Zimbabwe 1 oficial con funciones de enlace.

Paralelamente el Ministerio del Interior cubano realizaba cursos de entrenamiento en Cuba, especialmente en los sectores de la Seguridad del Estado y la Policía.

Los cursos, con una duración de 6 a 12 meses y con el objetivo de calificar a los oficiales de los cuerpos de represión política, incluían clases de Marxismo-Leninismo, métodos operativos, basados en las experiencias cubanas con la "actividad enemiga",  técnica operativa y su aplicación, así como cursos especiales en Seguridad Personal,  Observación, Comunicaciones y criminalística entre otros.

Los gastos de estos cursos, menos los de transportación, eran cubiertos por la parte cubana, mientras los costos de alojamiento y alimentación de los oficiales cubanos en estos países eran financiados por los gobiernos de los países africanos. Los cubanos eran informados sobre la presencia y tareas de los "Grupos Operativos y Oficiales de Enlace" de la Stasi en África y de las actividades bilaterales.

"Un buen trabajo conjunto se desarrolló en Angola y Tanzania",  señala el documento, precisando la "necesidad de intercambiar informaciones de interés y medidas de apoyo mutuo... propuestas de forma centralizada".

Diferencias existían en la actividad de cada uno de los Servicios Secretos. Mientras los especialistas cubanos y los asesores participaban en el trabajo práctico de los Servicios africanos,  los alemanes no realizaban actividades operativas, concentrándose solamente en el asesoramiento.

Durante el encuentro, los oficiales del Minint informaron a la Stasi de la situación existente en estos países y sobre la Seguridad del Estado en Angola y Mozambique, las cuales según subrayaban los colegas alemanes en su informe, "no superaban las informaciones que ya poseía el Espionaje Germano-Oriental, especialmente una valoración del Ministro del Interior de Angola Kito y el estado de la ofensiva en el Sur".

"A los compañeros cubanos se les entregó detalladas informaciones sobre la situación en Etiopía y la unificación entre el Ministerio del Interior y la Seguridad del Estado etíope, sobre las cuales ellos no tenían información". La parte cubana priorizaba la colaboración con Mozambique y Angola y veían en la intensificación de la colaboración con estos países necesidades objetivas para fortalecer las posiciones anti-imperialistas en África.

El Minint y el Ministerio de la Seguridad del Estado de la ex-R.D.A aportaron desicivamente en la desestabilización política en África, aprovechando problemas étnicos y económicos de estos países y su desorientación después de la etapa de colonización e independencia.

Documentos desclasificados de los Archivos de la ex-Stasi son testimonio de esta "colaboración técnica-operativa" y de la enorme cantidad de recursos invertidos en la subversión y perturbación de los jóvenes Estados africanos que buscaban una solución a sus problemas internos.

Fuente: Archivos y Actas de la Stasi, BSTU,  Berlin. Universidad Libre de Berlin. Investigación Nro. 33 sobre la Colaboración Stasi-Minint. Dr. Jochen S

Comentarios

El silencio de los docentes decentes
[25-03-2017]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La historia se repite hasta el cansancio. Cuando alguien cuestiona la labor de los educadores, un sinfín de personajes, en una actitud indisimulablemente corporativa, se sienten tocados y reaccionan desaforadamente desplegando una secuencia interminable de slogans.
Es hora de que EE.UU. aplique fuerte presión sobre el régimen de Nicolás Maduro
[25-03-2017]
Luis Fleischman
Director del Interamerican Institute for Democracy
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En un artículo de opinión reciente en The New York Times, David Smilde, miembro de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), pidió a Estados Unidos que no tome medidas unilaterales contra Venezuela. (“La democracia venezolana necesita la ayuda del Hemisferio”, New York Times, 14 de marzo).
Rafael Correa y el síndrome populista
[27-02-2017]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El 24 de mayo Rafael Correa abandonará la presidencia de Ecuador. Falta poco. No se desesperen. Lo entiendo: ha sido largo y doloroso. Lleva una década en el poder. Ese día comenzará a gobernar quien gane la segunda vuelta del 2 de abril. Si los demócratas de la oposición se mantienen unidos, Guillermo Lasso deberá sucederlo en el cargo.
Trump y el nuevo paradigma político
[22-02-2017]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
El globalismo. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Thomas Kuhn, el físico y filósofo de la ciencia estadounidense, acuñó en su obra clásica La estructura de las revoluciones científicas (1962) el concepto de un “cambio de paradigma”. El meollo del planteamiento de Kuhn sobre revoluciones científicas, es que una vez que se presentan suficientes anomalías importantes que cuestionan y consecuentemente debilitan la fundamentación intelectual y práctica del paradigma existente, se produce una crisis dentro del entorno disciplinario en cuestión. 
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.