EL PAPEL DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE CUBA EN EL FUTURO

El reciente artículo de Rafael Rojas, Para entender la “democracia” cubana publicado en El Nuevo Herald, plantea un primer análisis del nuevo escenario que se abre para la Asamblea Nacional del Poder Popular que resulta de las elecciones celebradas el pasado domingo, y que se deberá constituir el 24 de febrero en La Habana.

Tras una detallada descripción del proceso electoral vivido en la Isla para la designación por el aparato del Estado de los miembros de la Asamblea, garantizando una vez más su inmovilismo y manipulación para los fines de la cúpula dirigente, Rojas se plantea la posibilidad de que esta institución, ante su nueva etapa, pueda impulsar los cambios hacia la democracia que necesita el país.

Su apuesta va dirigida en dos direcciones. Una reforma en profundidad de la ley de asociaciones que suponga la ampliación progresiva del espacio político para la competencia política de organizaciones no comunistas. En segundo lugar, una reforma electoral en profundidad que garantice el acceso a la Asamblea de opositores al régimen en concurrencia individual. Lo veo muy difícil.

Estoy de acuerdo que la obsesión del régimen comunista cubano contra todo lo que signifique diferencia o alternativa va a suponer obstáculos complejos de remover para que este tipo de reformas se puedan impulsar con visos de realidad. La construcción del sistema político castrista se ha formalizado a partir de una idea fuerza: o estás conmigo, o contra mí.

La asociación de los que disienten con la línea oficial marcada por el partido comunista que sustenta la ideología del régimen con el enemigo exterior, la pérdida de soberanía o la eventual amenaza de Estados Unidos, es una pesada carga histórica que los cubanos sólo consiguen perder una vez que abandonan la Isla y se sienten liberados de la propaganda enfermiza que les acosa desde niños. No en vano, la “batalla de las ideas” de Fidel Castro se basa, en líneas generales, en estas cuestiones. Mientras él viva, difícil será que en la Asamblea Nacional se apueste por reformas políticas y electorales.

De lo que no me cabe duda es que esta Asamblea que extenderá su vida, al menos en el papel hasta 2013, sí que va a iniciar cambios en materia económica. Aunque Rojas no parece prestar atención a estas cuestiones, sin duda fundamentales para la Isla, creo que la existencia de un 49% de personas nacidos después de la revolución, casi el 43% de mujeres, un 35% de negros y mulatos, ofrece una muestra de indicadores favorable a impulsar los cambios de estructuras que necesita la economía de la Isla para superar su permanente escasez, su miseria, su déficit de infraestructuras, su incapacidad para generar alimentos para la población.

Mi apuesta es que la nueva Asamblea puede empezar a desarrollar material legislativo sobre estas cuestiones en un plazo no muy lejano, incluso aunque Fidel Castro, desde su retiro hospitalario las cuestione y lance continuamente ataques para desacreditarlas. Ya existe en Cuba un proceso de diálogo y debate abierto desde el verano pasado, aparentemente liderado por Raúl Castro, sobre el qué hacer con la situación de la economía, y hacia donde orientar el país. No es una tarea fácil. Demasiado tiempo perdido en quimeras y modelos intervencionistas ideados por un dirigente político que carece de conocimientos básicos de economía y que ha destruido el patrimonio económico y humano de la Isla, provocando una diáspora que no parece tener fin.

Pienso, sin embargo, que existe espacio en el programa legislativo de la nueva Asamblea para introducir reformas valientes y modernas en materia laboral y social, en aspectos de funcionamiento de mercados y estructuras comerciales, de acceso de los cubanos en condiciones de igualdad a hoteles o teléfonos móviles, de utilización de una moneda en todas las transacciones, de suprimir los racionamientos perniciosos.

Ha llegado el momento de legislar con valentía en materia de derechos de propiedad, creación y puesta en marcha de pequeñas y medianas empresas por cubanos, de empresas de economía social y cooperativas dentro del mercado, fomento de operaciones joint ventures apoyadas en opciones reales de negocio para atraer inversión extranjera de calidad y de futuro, planes de explotación de recursos turísticos, y sobre todo, obtener el máximo provecho del capital humano existente en la Isla.

Ahí es donde hay que situar el reto que tiene por delante la Asamblea Nacional de Cuba. Para mí sólo eso. Me van a permitir que suprima “del Poder Popular”, es que tanta retórica marxista me aburre.

Comentarios

Rafael Acosta Arévalo. Presente
[11-07-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Es justo recordar que en muchos de los actos celebrados en el presidio político cubano, también en el exilio, se hace un pase de lista de algunos de los caídos en la lucha, llamado,  que los asistente responden con un firme presente, razón por la cual evocamos de igual manera a la más reciente víctima venezolana del castro chavismo, el torturado y asesinado capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo.
EE UU: Revolución, Declaración y Nación
[04-07-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Declaración de Independencia. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- EE UU: Revolución, Declaración y Nación. Cada 4 de Julio se celebra, en los EE UU, el Día de la Independencia. Es curioso que esta fecha haya sido la que ha quedado grabada en la tradición estadounidense. ¿Por qué prevaleció el día 4 como la fecha encumbrada? 
El suicidio de la izquierda fanática
[21-06-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Quieren sustituir a una sociedad capitalista y personalista con una sociedad socialista y colectivista. Algo así como transformar seres pensantes en autómatas y hombres libres en esclavos.
Socialdemocracia no es socialismo y socialismo "democrático" no existe
[21-06-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Una utopía. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Socialdemocracia no es socialismo y socialismo "democrático" no existe. En EEUU se está viendo un fenómeno atípico, antihistórico y delirante. Algunos en la clase política estadounidense se están catalogando abiertamente como "socialistas democráticos". Colocar el adjetivo "democrático" detrás de socialismo, convierte el término en un oxímoron. En otras palabras, es una contradicción en términos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.