LA CONSPIRACIÓN DEL SILENCIO TOCA A YOANI SÁNCHEZ

(www.miscelaneasdecuba.net).- Los comunistas, silencian, acusan y encarcelan injustamente a quienes les hacen sombra para evitar que a ellos, justamente, se les silencie, acuse y encarcele.    

Parangoneando a Fedor Mijailovich Dostoiewski.


El tres de diciembre del 2008, ante la noticia de que Yoani Sánchez, bloguera por la libre, acababa de ser citada por la Policía Nacional Revolucionaria a la estación local; me anticipé contrariamente a mi costumbre, a emitir unos comentarios sucintos corriendo todos los riesgos inherentes.

Escribí. Supongamos que algo similar ocurriera en El Salvador, Chile o Brasil. Seguramente a estas horas el cable internacional estaría ardiendo, al estallar, dada la proyección superlativa del suceso.

A sus efectos, distinguidos ganadores de los más codiciados premios de Literatura, La Paz, cineastas de universal reconocimiento, parejas progresistas de Hollywood, homosexuales, lesbianas y pedófilos de pura cepa, aborteros consuetudinarios, comentaristas culturales de indiscutible prestigio, el Gobierno de España, y todo un abanico abarcador de nombres y nombradías seleccionados escrupulosamente entre lo más granado del intelecto contemporáneo, estaría en jaque, a pesar de haber pasado sus setenta abriles cargados de condecoraciones, acumulados montones de diplomas, y escondidas las botellas de Champán porque los médicos se lo tienen prohibido.

Pero en el caso de Yoani Sánchez ni remotamente ha sucedido como lo hubiéramos deseado. La paz octaviana propia de esos dómines egregios, abaciales, y tan pundonorosos los hace disfrutar su otoño ceremonial que no se verá alterado por nimiedades.

No es dable esperarlo; al menos de mi parte. En consecuencia considero que enumerar ahora todo punto racionalmente convincente en casos semejantes, como represión a la libre información, hostigamiento a una mujer, tapabocas a corriente de criterio joven, censura contra Internet, etc.

Nada de esto hubiera sido, debidamente, tomado en cuenta en este "undo feliz" a lo Aldor Huxley. No precisamente porque el tema sea harto conocido, carente de actualidad o interés. Tampoco jamás la opinión pública mundial ha perdido sus valores, ni el ser humano acalla su conciencia.

Aunque por nuestra parte la omisión predominará dado que esta columna debe por ahora aprovecharse para sacar a la luz otros perfiles de esa vuelta de orejas esperada.

Sencillamente se pretende exponer otra cara de la baraja. Sin descontar que plumas y teclas mejor reconocidas que la nuestra ya dieron en el clavo ardiendo con certera puntería.

Retomo pues la idea. Escribo. Yoani Sánchez representa una vez más la voz de los de abajo, la juventud, los desconocidos, las víctimas que perennemente fueron orilladas o aplastados por lo que se llama el statu quo, el poder, la derecha.

Un ojeo al pasado glorioso corrobora los ecos contestatarios, las protestas por dar a conocer la noticia en caliente, perseguidos, torturados, desaparecidos que suman dígitos incalculables en el trayecto de los dos últimos siglos.

Así fue escrita la historia moderna desde tiempos del gran Alfonso Lamartine y se prosigue rubricando al mismo compás en esa sociedad a la que con excelente humor negro bautizamos como de la información.

De la misma manera acentúo que su componente integral no es de forma exclusiva, aquello que no menos eufemísticamente reconocemos con el mote de izquierdismo.

No; los camaradas de la tea incendiaria y la boina del Che no poseen el monopolio en esta conspiración del silencio. Su componente integral es más variado, compacto y complejo. Su ideario, los que lo conservan, incluye a la reacción más empedernida, nada menos.

Recordemos, o mejor, que algunos descubran de una vez cómo los extremos se tocan. Puesto que en esta corrida participan toreros de España y México, gladiadores de Atenas y Esparta, Cartago y Roma, Kutusov y Napoleón,  Churchil y Hitler, los Yankees de Nueva York contra los Medias Rojas de Boston.

Por carambola o rocambole la conspiración del silencio, en el caso de la ganadora del Premio Ortega y Gasset en la red, realiza su labor de zapa con la complicidad expresa o tácita de los intereses más adversos y enconados activos en nuestra esfera de influencias.

Todos coinciden en mantener los labios cerrados, bien o mal cerrados. Es que no responden sólo a estándares al punto conocidos y de los que se esperaría que a la larga redundaran a favor de la verdad mediática.

Caramba, en estas latitudes se ha echado al olvido aquel viejo adagio: “de la discusión sale la luz.” Ese establecimiento, esa normalidad, el burocratismo de oficio entre los medios ni se ha enterado que en otros tiempos se buscaba la veracidad de muchas cosas, la luz a la vuelta del camino.

Pero pretender hoy algo semejante sería hablarles en chino pekinés, o español chabacano, el peor dialecto de Filipinas.     

Con razón Tom Wolfe los califica de periodismo canalla. Es mejor decir que no se salen de una programación, línea trazada, donde los supuestos méritos de la libertad, democracia, y demás monserga, para ellos esto último, se canalizan mediando elementos taxativamente clasificados, estudiados y reconocibles en claves.

El periodista de mayor fuste es quien mejor repite los lugares comunes. Luego entonces, al referirse a situaciones nuevas que, todavía no aparecen en sus manuales, agendas y textos oficiales, a dichos amanuenses y corifeos no les corresponde usarlas puesto que pudieran constituir innovaciones que se salen de la línea.

Desconocen olímpicamente a todo vocero fuera de gríngola. Los catalogan cual casos desconocidos cuyo origen ignoran, y como contradicciones inexplicables o inexplicables contradicciones que a sus directrices no competen.

Ellos tienen por misión primordial conservar el establecimiento a toda costa, estrictamente. Sostener a flote el mundo tangible de la mediocridad. Poner el lugar común al derecho y al revés. El culto religioso a la monotonía. Copiar el úkase con puntos y comas.

No se pierda de vista que para la gran prensa internacional, con honrosas excepciones, Cuba no se rige por una dictadura que dura medio siglo. Para ellos el doctor Fidel Castro Ruz es expresidente de la República. Cuidado con atribuirle esos calificativos propios de peleles al servicio del imperialismo yankee, nombrados por el embajador de Washington en Costa Rica, o Colombia.

Continuará. . . 

Comentarios

Canto a Maceo
[05-12-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).-  Antonio de la patria, arcángel de la guerra, general de esperanza de mi indómita tierra. Hay un sueño frustrado en los campos fecundos, donde yacen sepultos tus antiguos soldados.
Humor del día: Regresan Los Cinco Héroes a Cuba
[01-11-2019]
Redacción de Misceláneas de Cuba
Memorias de cinéfilos
[05-10-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Lo que queda del cine Jagua en Cienfuegos. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cienfuegos, Cuba. La historia del cine en Cienfuegos está matizada por destellos de ensueño y pesadillas, todo dependiendo de la época en que se ubique la narrativa.
El último emperador y la Revolución cultural (Parte II)
[04-07-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zednng. Foto de archivo. (www.miscelaneasdecuba.net).- En un enfoque más analítico más racional sobre el affaire Puyi, apreciaremos que el trinomio freudiano entre Edipo-Layo-Yocasta, es un cataclismo pesonal, subjetivo, retrospectivo y introspectivo-introvertido del último soberano real de la dinastía manchú, al verse su personalidad y vida-trayectoría, aplastada por un destino fatalista y inexorable, del cual dan fe dos testimonios documentales importantes: el ensayo novelado, Twilights in the Forbidden City /Crepúsculo en la Ciudad Prohibida, escrito por Sir. Reginald Fleming Johnstone, consul británico y extutor docente de Puyi en su corte y la autobiografía del exmonarca, From emperor to citizen/De emperador a ciudadano, un auténtico best seller mundial, cuyi título llamó la atención póstuma planetaria de su autor en 1967.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.