EN EL BOCHORNO DE LA TARDE

(www.miscelaneasdecuba.net).- Venía ensimismado en mis pensamientos caminando por la acera cuando, repentinamente, el viejo auto marca Lada me cortaba el paso abalanzándose sobre la acera por la entrada de un garaje particular.

En un abrir y cerrar de ojos uno de sus dos ocupantes me quitaba un bolso de mano que llevaba. El sujeto en cuestión se identificaba mostrando el carné con las siglas verdes Departamento de Seguridad del Estado, DSE, al tiempo que me ordenaba entrar.

El hecho ocurría cerca de la intersección de la Avenida 17 y la calle 44 en el reparto Almendares del municipio Playa a las seis menos cuarto de la tarde del jueves 15 de enero del presente año.

A tres cuadras del lugar aguardaba otro coche, en este caso se trataba de uno moderno, color negro, en cuyo interior había tres oficiales de la policía política. Me hicieron cambiar de automóvil y me condujeron hasta la estación policial de Avenida 7ma. y Calle 62 en Miramar. Aquí estuvimos por espacio de media hora tras lo cual me trasladaron a otra estación ubicada en Avenida 31 y Calle 110 en Marianao, utilizando el mismo medio de transporte. 

Un pequeño recinto de unos diez metros cuadrados servía de local al interrogatorio. Se me pedía que relatara los pormenores del acto celebrado en la residencia del jefe de la Oficina de Prensa y Cultura de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos, lo cual hice con toda desenvoltura sin omitir nada porque nada de lo allí acaecido tenía viso alguno de ocultamiento o secretismo. Fue una ceremonia sencilla con el único propósito de entregar los certificados de participación en el curso de periodismo que desde hace años ofrece, a los periodistas independientes, la Universidad de la Florida.

Sendas actas sobre la mesa; una de ellas contentiva de mi declaración y otra donde se relacionaba el decomiso de que fui objeto: una grabadora digital que generosamente me obsequió la Oficina de Prensa y Cultura y el certificado aprobatorio del curso de periodismo. Esto último fue lo que más dolor me causó. Firmé ambos documentos bajo las rígidas y agudas miradas de mis captores.

El mayor reproche recibido tuvo que ver con mi desobediencia; el haber asistido al curso en cuestión pese a la prohibición que al respecto me hizo la policía política en reiteradas ocasiones. Este argumento se me insinuó como causante principal del arresto.

Pienso que la verdadera razón de tan aparatoso despliegue policial no tuvo como causa mi rebeldía o trasgresión y si tiene que ver con el auge y la pujanza de que goza el periodismo independiente en los actuales momentos. Sobre todo en el interior del país donde la actividad emerge a pesar de las dificultades y al constante acoso de las autoridades locales.

La nueva hornada de jóvenes periodistas en el interior y en la capital tiene preocupado al aparato de seguridad y no es para menos. Quisieron pues, dar un escarmiento mediante un acto de fuerza contra un periodista viejo en el oficio y en edad.

Finalmente fui conducido en el mismo coche hasta mi hogar luego de cuatro horas de detención. Durante todo este tiempo me embargó un sentimiento en el que se mezclaban el temor, la indignación, la rabia y la impotencia. El temor, sobre todo, acrecentado por mi diabetes que luego de tantas horas de ayuno podía originar una hipoglucemia fatal para mi vida.

Una vez más, en mis avatares periodísticos, comprobaba la dulzura del hogar aunque hoy triste y desolado por la reciente pérdida de mi esposa. Dejaba atrás el lúgubre recuerdo de aquella tarde bochornosa. No pude evitar que acudieran a mi mente los días en que estuve preso en los calabozos de estas mismas estaciones policiales.

Mis perseguidores de un lado y yo del otro. Ambos como derrotados. Ellos vencidos por el cansancio y el hastío luego de tanto esfuerzo inútil contra un hombre enfermo y pacífico y yo también vencido por la tristeza de contemplar tanta gente joven y talentosa derrochando esfuerzos baldíos. ¡Pobre Cuba!

Comentarios

¿Conoces tus deberes y derechos como defensor de DDHH?
[24-01-2020]
Moises Leonardo Rodríguez
Hablemos Press
(www.miscelaneasdecuba.net).- ¿Eres defensor de derechos humanos?  ¿Conoces las normas internacionalmente reconocidas que incluyen tus deberes y derechos como defensor? Si las quieres conocer, solicítala al correo electrónico corrientemartiana2004@gmail.com o al Whats app +53 59122070 -- Moisés Leonardo Rodríguez Valdés Defensor de derechos humanos !VERGÜENZA CONTRA LA MENTIRA!
Que con dos hijos no me ayudan, tengo que tener tres
[24-01-2020]
CID
Rosa González Díaz con sus hijos. Foto: cortesía de CID.   (www.miscelaneasdecuba.net).- A la oficina de Atención a la Población de la asamblea Provincial del Partido Comunista en Villa Clara.  Yo Rosa González Díaz con número de carnet de identidad: 94022134077.  Acudo a usted mediante la presente una vez más ya que he pedido incansablemente que me ayuden con materiales de construcción para arreglar la casa si es que se le puede llamar así a esto donde vivo con mis dos niños. 
Miembros del Proyecto Emilia celebran el séptimo aniversario de su fundación
[18-01-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
(www.miscelaneasdecuba.net).- Una docena de miembros del Proyecto Emilia se reunieron la semana pasada en La Habana para conmemorar el séptimo aniversario de su fundación. Entre los reunidos se encontraban el Dr. Oscar Elías Biscet, Presidente del Proyecto y de la Fundación Lawton de Derechos Humanos, así como Carlos Manuel Pupo Rodriguez, presidente del Partido Unión por Cuba Libre. A continuación reproducimos el documento fundacional del Proyecto Emilia.
El puñal de bruto no ha llegado al Kremlin bolchevique cubano
[18-01-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Del mismo modo en la esfera económica continúa la centralización y planificación de la economía. Aunque dieron un pequeño espacio a la propiedad particular, su existencia es efímera, pues puede desaparecer cuando el régimen castrista lo estime conveniente al estilo de la Nueva Política Económica de Lenin-Stalin de 1921..
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.