EN EL BOCHORNO DE LA TARDE

(www.miscelaneasdecuba.net).- Venía ensimismado en mis pensamientos caminando por la acera cuando, repentinamente, el viejo auto marca Lada me cortaba el paso abalanzándose sobre la acera por la entrada de un garaje particular.

En un abrir y cerrar de ojos uno de sus dos ocupantes me quitaba un bolso de mano que llevaba. El sujeto en cuestión se identificaba mostrando el carné con las siglas verdes Departamento de Seguridad del Estado, DSE, al tiempo que me ordenaba entrar.

El hecho ocurría cerca de la intersección de la Avenida 17 y la calle 44 en el reparto Almendares del municipio Playa a las seis menos cuarto de la tarde del jueves 15 de enero del presente año.

A tres cuadras del lugar aguardaba otro coche, en este caso se trataba de uno moderno, color negro, en cuyo interior había tres oficiales de la policía política. Me hicieron cambiar de automóvil y me condujeron hasta la estación policial de Avenida 7ma. y Calle 62 en Miramar. Aquí estuvimos por espacio de media hora tras lo cual me trasladaron a otra estación ubicada en Avenida 31 y Calle 110 en Marianao, utilizando el mismo medio de transporte. 

Un pequeño recinto de unos diez metros cuadrados servía de local al interrogatorio. Se me pedía que relatara los pormenores del acto celebrado en la residencia del jefe de la Oficina de Prensa y Cultura de la Oficina de Intereses de los Estados Unidos, lo cual hice con toda desenvoltura sin omitir nada porque nada de lo allí acaecido tenía viso alguno de ocultamiento o secretismo. Fue una ceremonia sencilla con el único propósito de entregar los certificados de participación en el curso de periodismo que desde hace años ofrece, a los periodistas independientes, la Universidad de la Florida.

Sendas actas sobre la mesa; una de ellas contentiva de mi declaración y otra donde se relacionaba el decomiso de que fui objeto: una grabadora digital que generosamente me obsequió la Oficina de Prensa y Cultura y el certificado aprobatorio del curso de periodismo. Esto último fue lo que más dolor me causó. Firmé ambos documentos bajo las rígidas y agudas miradas de mis captores.

El mayor reproche recibido tuvo que ver con mi desobediencia; el haber asistido al curso en cuestión pese a la prohibición que al respecto me hizo la policía política en reiteradas ocasiones. Este argumento se me insinuó como causante principal del arresto.

Pienso que la verdadera razón de tan aparatoso despliegue policial no tuvo como causa mi rebeldía o trasgresión y si tiene que ver con el auge y la pujanza de que goza el periodismo independiente en los actuales momentos. Sobre todo en el interior del país donde la actividad emerge a pesar de las dificultades y al constante acoso de las autoridades locales.

La nueva hornada de jóvenes periodistas en el interior y en la capital tiene preocupado al aparato de seguridad y no es para menos. Quisieron pues, dar un escarmiento mediante un acto de fuerza contra un periodista viejo en el oficio y en edad.

Finalmente fui conducido en el mismo coche hasta mi hogar luego de cuatro horas de detención. Durante todo este tiempo me embargó un sentimiento en el que se mezclaban el temor, la indignación, la rabia y la impotencia. El temor, sobre todo, acrecentado por mi diabetes que luego de tantas horas de ayuno podía originar una hipoglucemia fatal para mi vida.

Una vez más, en mis avatares periodísticos, comprobaba la dulzura del hogar aunque hoy triste y desolado por la reciente pérdida de mi esposa. Dejaba atrás el lúgubre recuerdo de aquella tarde bochornosa. No pude evitar que acudieran a mi mente los días en que estuve preso en los calabozos de estas mismas estaciones policiales.

Mis perseguidores de un lado y yo del otro. Ambos como derrotados. Ellos vencidos por el cansancio y el hastío luego de tanto esfuerzo inútil contra un hombre enfermo y pacífico y yo también vencido por la tristeza de contemplar tanta gente joven y talentosa derrochando esfuerzos baldíos. ¡Pobre Cuba!

Comentarios

Cuba y el creciente repudio popular hacia la policía castrista
[18-02-2020]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
Reprimir a un ciudadano por expresarse en contra del gobierno constituye algo habitual para la Policía Nacional Revolucionaria. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba. – El pasado viernes —¡por fin! — el diario Granma se animó a ofrecer alguna información sobre la escandalosa violación de una niña perpetrada en Santiago de Cuba, así como sobre la consiguiente protesta popular. Quebrantando las reglas del buen quehacer periodístico, antes había insertado un artículo de opinión consagrado al tema, pero sólo ahora, con la firma de José Llamos Camejo, cubrió la noticia.
Cuba impide mis plegarias en el desayuno de oración nacional
[18-02-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La Habana, Cuba.  El Desayuno de Oración Nacional (NPB, sus siglas en inglés) es un foro anual, convocado por el Congreso de los EEUU y la organización cristiana de The fellowship Foundation; donde se reúnen muchas personalidades políticas, religiosas, empresariales y de la sociedad en general para reuniones, almuerzos y cenas, y juntos orar por la paz y la libertad.
Indignación de padres cubanos por falta de maestros
[18-02-2020]
ICLEP
No hay suficientes maestros. Texto y foto: Orelvis Hernández Pérez. Periodista Ciudadano.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Sancti Spíritus, Cuba. Padres de estudiantes de la Escuela primaria Remigio Díaz Quintanilla se quejan ante las autoridades municipales de Educación por la falta de personal pedagógico que reciba a los educandos en el horario de la mañana, carencia que afecta la llegada en tiempo a los centros de trabajo.
Díaz-Canel y Raúl, ¿dónde están las casas y el vasito de leche?
[10-02-2020]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba. Los castristas, en medio de la situación caótica en la que ellos mismos han metido a Cuba, piensan seguir huyendo hacia adelante.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.