"CIEN MIL FIRMAS A FAVOR DEL DERECHO DE PROPIEDAD"

(www.miscelaneasdecuba.net).- No tengo más que decir que la iniciativa del Dr. Darsi Ferrer de presentar a la Asamblea Nacional una petición firmada por 100.000 cubanos, residentes en la Isla, reclamando el derecho a la propiedad privada, me parece acertada, valiente, correcta y desde luego, posiblemente, de lo mejor que se ha impulsado en Cuba en los últimos años.

Vaya por delante mi felicitación. Me parece que este tipo de iniciativas, su justificación, apoyo social y racionalidad deben servir al régimen castrista para que reflexione sobre lo que necesita verdaderamente la sociedad cubana e impulsar las reformas que he venido destacando en mis artículos en los últimos años.

He dicho que la petición me parece acertada. No cabe duda que la principal razón que explica la incapacidad de la economía cubana para avanzar, sus deficiencias estructurales y su funcionamiento dentro de un “círculo vicioso”, se encuentra en la ausencia de un sistema de derechos de propiedad estable y con garantías.

La obsesión de la revolución comunista desde sus inicios por establecer un sistema coercitivo que eliminaba cualquier acción independiente del control del partido único, ha llevado a que millones de cubanos malvivan en condiciones pésimas de vivienda, de suministro de bienes y servicios básicos, de ropa, transporte, energía y, en general, se sitúen en términos comparativos, a años luz del nivel de consumo de los países más pobres del mundo.

El diagnóstico que subyace la propuesta del Dr. Darsi es correcto. Se puede demostrar fácilmente que, con propiedad privada, Cuba podría ser mucho mejor, y los cubanos alcanzar un nivel de vida y prosperidad muy superior al actual.

No existe ningún impedimento para que el sistema económico comunista reconozca su absoluto fracaso histórico e inicie pasos en la dirección de una mayor libertad, del derecho de todos los ciudadanos a la propiedad y a dirigir sus vidas de acuerdo con sus deseos y aspiraciones. Este es el derecho humano más importante que debe respetar el comunismo cubano. Su desaparición, necesariamente, pasa por ese paso fundamental.

Segundo, creo que es una iniciativa valiente. Nada nos dice que en las actuales condiciones, el régimen castrista vaya a aceptar el marco de derechos de propiedad que solicitan los cien mil firmantes del escrito. Saben que, al aceptar esa condición, el comunismo habrá perdido buena parte de su poder de opresión sobre la sociedad civil.

La valentía de esta propuesta reside en que, precisamente hasta ahora, son muy pocas las iniciativas que se han dirigido a la Asamblea Nacional en demanda de un marco estable de derechos de propiedad. Los representantes del partido único van a tener que tomar esta demanda en consideración. Un mero rechazo de la propuesta, les puede llevar a un callejón sin salida, del que pueden arrepentirse más tarde.

Además, a Raúl Castro le puede interesar, en un determinado momento, abrir puertas al ejercicio de la propiedad privada, estableciendo límites en una primera fase. Con todo, no conviene olvidar que estamos hablando, en las condiciones actuales, de un “peligroso delito” penado con la cárcel en el régimen comunista. Por lo tanto, cabe reconocer la valentía de aquellos que sancionen con su firma la propuesta.

También he destacado que me parece una iniciativa correcta. Comprobado que la colectivización ha sido un rotundo fracaso, y que la ideología comunista carece de todo fundamento en el mundo actual, no existe ninguna razón que obligue a los cubanos a ser distintos, bajo un régimen que les impide objetivamente progresar.

Es correcta porque el artículo 21 de la Constitución cubana puede ser modificado, y el sitio para hacerlo es precisamente la Asamblea Nacional, en teoría el espacio para la elaboración y aprobación de las leyes. Con Fidel Castro cada vez más lejos del poder, y notablemente diluida su influencia política, una vez más la Asamblea Nacional va a tener la oportunidad de desempeñar el papel que tiene reservado dentro del proceso de transición, y que hasta ahora ni ha querido ni ha podido jugar.

No existe inconveniente alguno para modificar el texto del articulado constitucional, sobre todo, si aparece una demanda social amplia y coherente. Los debates abiertos hace año y medio por Raúl Castro a lo largo y ancho de la Isla insistían en la necesidad de legalizar el ejercicio de la propiedad privada.

El lo sabe. Mucha gente dentro de Cuba lo sabe. El partido único también es consciente de esta prioridad que no ha sido atendida. Existen soluciones técnicas viables y que se pueden preparar ahora para ir despejando las incertidumbres. Aun cuando aparezcan riesgos, es mejor la propiedad privada que su ausencia o prohibición.

Los que defendemos la propiedad privada como espacio fundamental para la dignidad del ser humano, para apostar por la construcción de una potente sociedad civil, para empezar a dinamizar las actividades productivas en la Isla a partir de la construcción de mercados libres en los que se puedan intercambiar los bienes y servicios generados por el esfuerzo y la dedicación productiva de los cubanos, no podemos más que felicitarnos una vez más por la iniciativa del Dr. Darsi Ferrer.

Y yo, aunque resido fuera de Cuba, también quiero estampar con mi firma la petición de “Cien mil firmas por el derecho de la propiedad”.

Comentarios

La difícil tarea de ser emprendedor en Cuba
[10-11-2019]
Elías Amor
Economista
Cuentapropistas, como se les llama a los emprededores en Cuba. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- No dan descanso a los emprendedores. El régimen no quiere que la actividad económica independiente florezca en Cuba, ni siquiera en momentos especialmente críticos como el actual, en el que la productividad del sector privado es claramente superior a la del sector presupuestado bajo control comunista. La Gaceta Oficial ha publicado una serie de nuevas medidas para continuar limitando, controlando y reprimiendo la actividad empresarial en Cuba.
Evo, el tramposo
[09-11-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
Evo Morales, presidente de Bolivia. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- La ciudadanía boliviana, con independencia de la estrategia que patrocinen, está mostrando tener conciencia de que los derechos se defienden en caliente y en todos los ámbitos, que los reclamos hay que hacerlos al instante, sin concesiones, y que la renuncia del fullero Morales es la única salida que le queda al país para recuperar la democracia pérdida.
¿Auge del consumismo en Cuba? Pautas para entender el proceso
[01-11-2019]
Elías Amor
Economista
Consumismo en Cuba. Foto: cortesía de Cubanet.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- En estos días especialmente complejos para la economía cubana, en los que se hunden las estadísticas de turismo y las ventas de alimentos en las distintas formas comerciales, sorprende comprobar cómo los diarios oficiales del régimen hacen propaganda, mostrando largas colas de cubanos a las puertas de las tiendas donde se venden los electrodomésticos y piezas de autos. Parece mentira que estos mismos diarios se auto definan como “comunistas”, y al mismo tiempo, hagan exaltación de este alarde de consumismo materialista.
Sobre las cuentas y tarjetas en dólares: aquí hay gato encerrado
[28-10-2019]
Elías Amor
Economista
Una de las tarjetas lanzadas en Cuba. Foto: cortesía de Cubanet.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- La campaña que está lanzando la prensa oficial castrista para informar sobre el uso de las nuevas cuentas en dólares y las tarjetas magnéticas viene a confirmar lo que ya se sabía: los índices de bancarización en la economía cubana son muy bajos, y el país muestra un considerable atraso en el uso y práctica de las operaciones financieras más habituales en otros países del mundo.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.