CUBA: SEXO, COSTOS Y MÁS POLICÍAS

(www.miscelaneasdecuba.net).- No es extraño en el Vedado, localidad capitalina de Ciudad de la Habana, andar de madrugada entre las 2:00 y 4:30, tropezándose con homosexuales en la calle 23, haciendo señas a los autos en busca de dinero a cambio de sexo.

Practicar sexo oral, está al costo de 1.00 CUC, equivalente a 25.00 pesos moneda nacional, hasta 3.00 CUC, según necesidad y apuro del que se vende. Tener sexo con penetración, unos 5.00 CUC, y si el que paga lo desea sin preservativo, de 20.00 CUC en adelante consigue lo que quiere.
 
La realidad es así. Muchos adolescentes y jóvenes LGBT son pacientes viviendo con VIH-SIDA. La carencia material y los bajos ingresos económicos que ofrecen los empleos, hacen del cubano adquirir ilícitamente el sustento diario para costear la alimentación de su familia y el vestuario personal para poder seguir su profesión nocturna.
 
Cada puto o jinetero, como se les llama acá en La Habana a los jóvenes que se prostituyen, viven diariamente bajo peligro de asaltos sea a mano armada o no por delincuentes que se camuflean como compradores de sexo, muchos de estos andando en automóvil, en pandilla o de forma solitaria, casi siempre a mano armada.
 
El asunto de la Policía Nacional Revolucionaria, PNR, deteniendo, apresando y poniendo cuantiosas cuotas de multas a estos jóvenes a cambio de entregar más de la mitad de las ganancias recaudadas convierten al puto en sujeto peligroso, obligándoles las circunstancias a subsistir mediante el robo, el chantaje y cometer crímenes sobre buscadores de sexo ilícito.
 
Ya la Policía se ha convertido en chulo del maricón, ya no es salvaguarda del orden, sino parte de los incidentes que atentan contra el bienestar y la seguridad social.

La comunidad LGBT cubana es la más proclive a cometer actos vandálicos a causa de las pocas oportunidades que les entrega el Gobierno.

Comentarios

Fallece reo en prisión
[17-12-2014]
Dania Virgen García
Cuba por Dentro. Corresponsal de Misceláneas de Cuba
(www.miscelaneasdecuba.net).- El preso Carlos Manuel Díaz de 29 años de edad, natural de la provincia de Santiago de Cuba falleció el pasado 15 de diciembre.
A la hora de compra mucho ojo
[17-12-2014]
Amparo M. Morejón Díaz
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las tiendas recaudadoras de divisas devienen, con el paso del tiempo, una fuente de venta de productos defectuosos, lo que arremete contra las políticas que enarbola el Estado cubano, en cuanto a este tema, promoviendo excelente calidad y seguridad al consumidor.
¿Alfonso Urquiola: de héroe a víctima?
[17-12-2014]
León Padrón Azcuy
Activista de derechos humanos
Victor Mesa y Alfonso Urquiola. Foto: Cubanet.org.  (www.miscelaneasdecuba.net). La Habana.- La periodista Daily Sánchez, escribió para Cubadebate un artículo titulado “Serie 54: bebé con problemas antes de nacer”. Su alarma no era para menos, ya que había visto en la nómina del equipo Matanzas a Demis Valdés, sancionado a no participar por un año en cualquier evento deportivo en Cuba, por agredir con un bate al pitcher villaclareño Freddy Asiel en la pasada campaña. Incluso señalaba: “La Serie Nacional no necesita nuevas reglas si apenas sabe cumplir con las que tiene. Se toman medidas arbitrarias y se violan o se derogan como si todo fuera coser y cantar… Por eso estamos como estamos”.
Prohibición de medicamento
[17-12-2014]
Arnaldo Ramos Lauzurique
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Vía telefónica el recluso Oscar Ramírez Sardiñas, quiso dar a conocer, que en la prisión San Ramón, en Campechuela, Granma, donde se encuentra, los oficiales deciden en lugar de los médicos si se suministran o no los medicamentos a los internos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.