EL PUEBLO CUBANO TIENE POCO INTERÉS EN LA OEA

(www.miscelaneasdecuba.net).- No hace falta más que escuchar y analizar las opiniones de los distintos sectores que convergen sobre el régimen castrista para comprobar que a los cubanos, al pueblo cubano que vive en la Isla; sí, esa población silenciosa que no tiene capacidad para expresarse libremente, ni para trasladar al mundo su opinión, le importa un bledo que la OEA abra las puertas a Cuba casi 50 años después de su expulsión, o que le entregue un salvoconducto a un Fidel Castro en fase terminal para reivindicar sus enloquecidas posiciones una y otra vez.

Los verdaderos perjudicados por el desastre económico, político y social de Cuba son los propios cubanos, los que malviven en condiciones pésimas de escasez, miseria y postración. Sobre todo, sin libertad, el bien más preciado que tienen los seres humanos, y que ellos no han podido ejercerla durante medio siglo.

Los cubanos saben que la OEA no va a resolver los problemas de la Isla, ni tampoco va a permitir que mejore la dieta alimenticia actual, que se consigan más y mejores productos y bienes básicos en los mercados libres, o que se pueda hacer frente a la nueva temporada ciclónica en condiciones de seguridad, cuando aún se está a medio reparar los daños del pasado ejercicio.

La OEA no va a servir tampoco para que el régimen facilite la libertad de expresión o abra las puertas de sus cárceles para liberar a los presos políticos que cumplen injustas condenas por delitos como conspirar contra el jefe del estado y otras sandeces típicas de las dictaduras.

Por último, la OEA no va a facilitar la creación de un necesario marco estable de respeto a los derechos de propiedad ni la transición de la economía cubana de la planificación soviética al mercado libre.

No creo que al pueblo de Cuba le preocupe lo más mínimo la OEA, la política regional o las eternas discusiones con el vecino del Norte. Lo que quieren es que Cuba salga del atolladero en que se encuentra, poder salir y entrar libremente en el país, acceder libremente a internet para comunicarse con el exterior, acceder a una vivienda digna y con los servicios básicos, llegar a fin de mes, evitar los alimentos racionados y de pésima calidad, poner fin a los atropellos y planes de un régimen que convierte a la sociedad en un instrumento al servicio de sus fines políticos. Eso es lo que verdaderamente preocupa a los cubanos.

Ya son demasiados años. Es cierto que Cuba fue expulsada de la OEA hace casi medio siglo por abrazar el marxismo leninismo, y que nunca ha abandonado realmente tales principios, ahora que se cumplen 20 años de la caída del muro de Berlín. Basta con echar un vistazo a la constitución cubana en vigor para comprobar qué poco han cambiado, incluso sin referentes a nivel internacional.

Pero es cierto que los tiempos cambian, y que el presidente Obama está empeñado en trasladar hacia América Latina una nueva forma de hacer política, aunque ello suponga ceder en sus posiciones. Si la Administración Obama, Clinton incluida, piensan que esta actuación favorable al régimen castrista va a suponer una mejora de las relaciones de Estados Unidos con sus vecinos de América Latina, está equivocado.

Cualquier cesión con el régimen cubano termina siendo perjudicial, y si no que se lo pregunten a la Unión Europea, que no sabe cómo afrontar con un marco estable las complejas relaciones con el castrismo.

El tiempo lo dirá, pero las correlaciones políticas que se están instaurando en la mayoría de países de América Latina cimentan sus cuotas de poder en el enfrentamiento y el conflicto permanente con el vecino del Norte. Es como si hubieran aprendido de memoria el catecismo castrista, y lo estuvieran repitiendo una y otra vez.

Sí. Cuba puede volver a la OEA cuando quiera, pero al pueblo cubano, el que está esperando que Raúl Castro impulse de verdad alguna de las medidas anunciadas, le importa muy poco.

Comentarios

Los dos 11 de Septiembre
[22-09-2019]
Angélica Mora
New York
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Escribir sobre el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile es doloroso. Sin embargo, no puedo dejar pasar la fecha sin aportar lo que sé, quizás en una tentativa de que se conozcan algunos pormenores no sabidos por la mayoría de la gente.
¿Cuándo se perdió el deseo de regresar a Cuba libre?
[22-09-2019]
Esteban Fernández
  (www.miscelaneasdecuba.net).- ¿Cuándo se puso la cosa mala en el exilio? Cada cual puede dar una opinión diferente. La mía sincera es: Cuando la mayoría de los exiliados llegaron a la conclusión de que no había regreso a Cuba y que jamás se acostumbrarían a vivir alli...
Cuba, huelgas y marcha de Girasoles
[22-09-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Mientras hay sujetos que se prestan a  conculcar los derechos de sus pares, hay ciudadanos que arriesgan su libertad, y hasta la vida, para defender los derechos de todos, aun, siendo conscientes,  de que tal vez solo recibirán agravios,  como le escribiera José Martí, al generalísimo Máximo Gómez, “no tengo más remuneración que ofrecerle que el placer del sacrificio y la ingratitud probable de los hombres”.
De inauguraciones y regímenes autoritarios:el caso del turismo en Cuba
[18-09-2019]
Elías Amor
Economista
Hotel Meliá Internacional Varadero. Foto: Cortesía de Cubanet.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cada dictador inaugura lo que puede, o lo que le dejan. Existe una estrecha relación entre poder autoritario e inauguración política. En el caso de Franco, era habitual verlo en el NODO, inaugurando pantanos y embalses para la producción de energía hidroeléctrica y almacenar agua con destino a las zonas de más baja pluviometría del sureste español. Ahí están los pantanos que han quedado para la posteridad y tienen un uso mucho más amplio del que inicialmente estaba previsto. Generalmente, nadie los cuestiona, salvo alguna organización ecologista radical. En el caso de Díaz-Canel, otro dirigente autoritario, le encanta asistir a la inauguración de hoteles.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.