DE LA ASOCIACION JURÍDICA CUBANA A LA SOCIEDAD CIVIL

(www.miscelaneasdecuba.net).- “Lo que unge grande al hombre es el desamor de sí por el beneficio ajeno…un hombre es el instrumento del deber: así se es hombre” José Martí

Con profundo estupor y pesadumbre, la Asociación Jurídica Cubana ha venido siguiendo, desde hace unas semanas, una serie de acusaciones que conocidas personas de la oposición política nacional han hecho contra otras también conocidas figuras de la disidencia interna.

Estas acusaciones levantan interrogantes sobre la probidad, lealtad y decoro de cubanos que hasta hace poco eran referentes a los que muchos acudieron a por consejo, protección o ayuda.

Este problema se agudiza por el momento en que tiene lugar. Nunca antes en su historia la nación se había visto en una situación tan extremadamente peligrosa para su futuro: aquellos valores que caracterizaron al pueblo cubano se desvanecen a ojos vistas.

El buscar dinero a como de lugar, parece ser el imperativo por excelencia. El carácter solidario para con nosotros mismos, la palabra empeñada, el respeto a las mujeres y a nuestros mayores, el acatamiento de la Ley por la ley misma, la honestidad, la hospitalidad…todo eso parece haber desaparecido dentro del país, en tanto crecen y proliferan sus antípodas.

En ese entorno sombrío, cientos de miles (ya millones) de personas han adoptado una, para ellos, única alternativa: marcharse por cualquier vía, a cualquier precio, aún a riesgo de la vida.

Acudir a los responsables del desastre no tiene  sentido. No poseen la capacidad real ni la voluntad para subvertir el orden de cosas. De ellos sólo podemos esperar lo de siempre: su insistencia en descalificar, vilipendiar y acusar, poniendo así un cordón “sanitario” entre los disconformes declarados, y el resto de la población para que no se contaminen los que todavía vacilan o temen. Queda a la sociedad civil cubana buscar los asideros para salir del profundo pozo en que nos encontramos todos.

Es pues ineludible para los que quieren o dicen representar a personas, grupos o a la sociedad civil toda, ser ejemplos reales (no teóricos o demagógicos) de transparencia, lealtad a los valores tradicionales de la cultura nacional e intransigencia en la defensa de esos principios.

Hacer otra cosa es contribuir aun más a la pérdida de la fe del pueblo y, como nos enseñó el más grande de todos los cubanos, “los que no tienen fe en su tierra son hombres de siete meses” y “¿Para qué es la fe, sino para enardecer a los que no la tienen?”.

De ser ciertas las acusaciones de marras (y ciertas quiere decir en derecho presentación de pruebas irrebatibles), los responsables quedarían  manchados para siempre con los tristes  sellos de la corrupción, de la traición y de la ignominia.

De la corrupción, porque habrían caído en lo mismos hechos  que lo que dijeron combatir: es sencillamente de demagogos condenar lo que nosotros mismos somos.

De la traición, porque cuando hay cientos de compatriotas en las prisiones sufriendo penurias sin cuento, de decenas de miles sin vivienda y en albergues, de millones con serios problemas de alimentación etc., lucrar con los pocos recursos de que disponen para la causa y embolsillárselos miserablemente, sólo puede tener un calificativo: traición.

De la ignominia, porque a partir de ahora, y por la eternidad, padecerán de la afrenta pública que su actuar les ha ganado.

Por otra parte, pensar que dada la situación actual es posible estafar campantemente a la sociedad civil y escamotearle los escasos recursos para su defensa, ya que nadie pudiera ser acusado legalmente ante las actuales autoridades por actos semejantes, es un pensar, en el mejor de los casos, temerario.

Los que así razonan olvidan que no existen situaciones eternas. Dentro de un año (o de diez), las cosas cambiarán y los que no olvidan (que siempre existen), pudieran entonces reclamar ante la ley por los hechos de hoy… y la Ley escucharlos.

Comentarios

Los tres generales de Castro para el Periodo Especial
[14-05-2019]
Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La Ciénaga de Zapata es formada por una rica biosfera: bosques y pastizales de pantanos y manglares, aves endémicas y migratorias, peces y mamíferos exóticos, reptiles e insectos y el mayor reservorio de agua dulce del país.
La policía me arrebató a mi hijo de las manos
[13-05-2019]

Yoelmis Tamayo Milanez. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- A la Fiscalía: Yo, Yoelmis Tamayo Milanez, edad 30 años, dirección General Benítez, # 361, % Paredes y Santa Teresa, Reparto Gutiérrez, Manzanillo, Granma.
Julian Assange y la justicia ecuatoriana
[20-04-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba.- Las decisiones del Gobierno del Ecuador han desbloqueado la situación que rodeaba al conocido asilado en la Embajada de ese país en Londres.
“Estoy arrepentido de haber arriesgado mi vida por esta causa que fue solo una burla al pueblo”
[17-04-2019]

  (www.miscelaneasdecuba.net).- Muchos fueron los cubanos que participaron en las luchas de liberación nacional, arriesgando sus vidas. Algunos perecieron en el intento de darlo todo por una causa que creían justa, otros fueron burlados, traicionados y desamparados por un gobierno que se ha mantenido en el poder por la fuerza durante más de seis décadas. En esta situación se encuentra Rogelio Cala Fuentes, uno de los tantos ex combatientes, luchadores olvidados por este sistema que con franqueza declara: “Estoy arrepentido de haber arriesgado mi vida por esta causa que al final fue solo una burla al pueblo”.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.