MONEDAS QUE NO LLEGAN, NI VAN NI VIENEN

(www.miscelaneasdecuba.net).- Jaimanitas, La Habana, 12 de junio de 2009.- La periodista Lourdes Pérez Navarro, del periódico Granma, publicó el pasado 29 de mayo un artículo que titula Monedas que no llegan.

Vuelve a la carga con la socorrida propaganda del pago del ómnibus. Argumenta que antes el “camello” costaba 20¢ y la guagua 40¢, tildando esos precios de asequibles cuando no simbólicos. Cosa que justifica con la trillada letanía: “si pensamos en los costos de combustibles, piezas de repuesto, neumáticos, baterías…, lo imprescindible para hacerlos rodar”.

Sigue un panegírico sobre la mejora del trasporte y los esfuerzos del régimen en tal sentido. Luego se vuelve contra los malos usuarios que no quieren pagar el ómnibus, los que echan otros objetos en lugar de las monedas correspondientes.

Agrega un sinnúmero de absurdos y banalidades, cuya interpretación se aproxima más a un chiste que a un análisis. Por momentos parece ganar en coherencia, cuando habla del “boleto prepagado para bajar el dinero de la guagua” lo cual juzga como la respuesta más efectiva al problema; a mi entender, la única cosa en que tiene razón.

Pero después da como válido el argumento espurio de que conllevaría una elevada inversión de recursos, que no explican en que consiste, una más de las socorridas justificaciones para la imposición de mal intencionados planes gubernamentales. Y termina la Pérez Navarro diciendo, “hay que tocarles el bolsillo a los infractores”.

Sra. Lourdes, en la década de los años 50 con un salario mínimo de $60 pesos el ómnibus costaba 8¢ más una transferencia de 2¢ adicionales si iba a tomar otra guagua, que sumaban 10¢ por tomar dos consecutivas, tenían un conductor en cada ómnibus más los inspectores y era un negocio rentable. En cierta ocasión intentaron aumentarle un centavo al pasaje y los estudiantes armaron lo tremendo.

Treinta años después en la década de los años 80, el salario mínimo era de $81 pesos, mientras que el pasaje costaba 5¢ por cada guagua, sin conductores. En ambas épocas había una infraestructura monetaria que permitía que la fracción se obtuviera con facilidad en la red comercial: si te tomabas un café con un peso te devolvían 95¢, sin dificultad.

Pero ahora todo cambió, el salario se multiplicó por dos mientras que el pago del ómnibus lo hizo por ocho, es decir cuatro veces más y sin que nadie proteste. Pero además existe un grave problema, no hay infraestructura, no hay donde obtener fracción de forma operativa: si te tomas un café cuesta un peso (20 veces más que en los 80 y 33 veces más que en el año 50).

En los pocos lugares que se paga con fracción, como la panadería normada, no tienen cambio. Los únicos que aliviaban la situación eran los conductores del transporte y esos los quitaron. Me imagino que a propuesta de expertos en insolución de los problemas, como los que le dijeron a la periodista Lourdes que no era posible establecer el bono de prepago (que puede ser una tarjeta mensual).

La salida que da el gobierno al asunto, es que los usuarios vayan al banco a buscar menudo, que significa ir a un lugar distante y hacer una cola de más de una hora (cosa que se agravaría de tomarse como recurso asiduo de la población).

En fin ponerla difícil, subterfugio recurrente para aumentar el pago del pasaje a un peso, lo cual significa 100 pesos mensuales, para un trabajador promedio; casi la tercera parte del salario. De hecho le he oído decir a algunos chóferes, que tal incremento del pasaje está planificado.

Esto es precisamente lo que se colige, barruntando todo lo sucedido y lo escrito. Será otra exacción más, igual que la libra de pan que costaba 15¢ con los malos capitalistas y ahora nos la cobran a $10 pesos (68 veces su precio, un día de haber para muchos), o el impuesto de 240% y más de las tiendas en divisas; utilizado para pagar las andanzas de un régimen malévolo que se empeña en engañar al mundo para luego ponerle los grillos.

Todo sin que los estudiantes protesten como antaño, ni los periodistas cumplan con la misión de alertar al pueblo; por el contrario, esos se suman para aletargar al pueblo de zombis como hace el artículo que comentamos. Solo el periodismo independiente levanta la voz para señalar el engaño, por eso le molestamos tanto al régimen.

Mientras el pueblo timorato atina a escapar de forma sinuosa, no pagando lo estipulado y con ello sin saberlo, protestan desde la sombra. Por eso yo los aplaudo. Las justificaciones de Lourdes Pérez sobre el gasto de transporte, serían validas también para los esclavistas, de hecho nuestro estatus resulta muy similar al de aquellos.

Para que las monedas lleguen a las alcancías de las guaguas como pide el artículo que firma Lourdes, primero tienen que llegar a los bolsillos de los trabajadores en proporción racional. Por eso le pedimos al gobierno que se ajuste a la práctica regular de los países de la zona, como Jamaica y República Dominicana; que resulta rentable.

De manera que los cubanos cobren por su trabajo igual que aquellos y paguen los productos a precios similares. ¡Con adquirir similitud con esos obreros pobres y explotados, de seguro ganaríamos en mucho!

Comentarios

El Departamento Ideológico vs. José Daniel Ferrer
[29-11-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
El reportaje retransmitido por la Televisión Cubana pone de manifiesto el alto grado de manipulación de la propaganda castrista. (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba. – En su Emisión Estelar de este miércoles, el Noticiero de la Televisión Cubana transmitió un material consagrado al fundador de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y gran líder opositor oriental José Daniel Ferrer García. Tan bueno les pareció a los burócratas del Departamento Ideológico del Comité Central, que lo han repetido en más de una ocasión.
Fui teniente coronel en Angola y hoy vivo sin un techo y en la miseria extrema
[29-11-2019]
CID
Abelardo González Lezcano. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Fui teniente coronel,  participé en la Guerra de Angola durante los años 1976-1979.  Me desempeñé como artillero terrestre y estuve en 22 combates arriesgando mi vida al punto de perder la pierna izquierda a causa de un disparo de una bala trazadora. Por tal motivo sufrí la amputación completa, fui regresado a Cuba y licenciado del ejército con una pensión de 318 pesos moneda nacional. En aquel entonces esta gratificación cubría las necesidades del ser humano, hoy en día no alcanza para nada, me muero de hambre y no tengo otra cosa de que vivir. Hoy vivo en la miseria extrema, no tengo techo propio donde guarecerme, vivo a la merced de Dios, de lo que algunas personas me puedan dar.
Boletín de Primavera Digital
[29-11-2019]
Primavera Digital
(www.miscelaneasdecuba.net).- Léalo aquí. 
Odisea en Cuba para comprar medicamentos
[20-11-2019]
ICLEP
Si no compras el turno a los que duerme en la cola, es casi seguro que no puedas comprarlos. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Mayabeque, Cuba. Surtidas una vez a la semana, las farmacias de la provincia enfrentan un déficit prolongado de medicamentos. Para comprar sus medicinas, los enfermos o sus familiares tienen que dormir en las colas o sobornar a las farmacéuticas.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.