LA MÚSICA PUEDE ESPERAR



(www.miscelaneasdecuba.net).- Desde hace casi cinco décadas, a la llegada de Fidel Castro al poder, comenzaron a salir por todos lados, armados de un lastimero e incontrolable espíritu compasivo, una verdadero ejército de “defensores de Cuba”.

Eran herederos de los antiguos admiradores de figuras ya desprestigiadas y demodé como Lenin, Stalin y Mao, y  quienes tras la muerte del Che Guevara en la selva Boliviana en 1967, la imagen del bandido argentino les vino como anillo al dedo para sustituir a la de sus anticuados, inquietantes e izquierdantes ídolos anteriores.

El problema mayor es que esta exclusiva “compasión cubana” parece tocar solamente a los cubanos simpatizantes de la dictadura mas antigua del planeta, ignorando y excluyendo completamente de su área compasiva a los cientos de miles de exiliados, familias separadas, marginados políticos y religiosos, presos, fusilados y muertos en el mar huyendo del paraíso castrista en el que estos turistas de revoluciones ajenas toman sus vacaciones ideológicas (pagadas con=2 0dólares), con o sin prohibición de viajar a la Isla. El embargo psicológico, podríamos llamarle.

Recientemente, un grupo de artistas, educadores, académicos,  profesionales y empresarios americanos, han escrito una carta al presidente Obama, quejándose de cómo han sido ellos adversamente afectados por el embargo cultural impuesto por el gobierno estadounidense contra la dictadura castrista.

Exigen su derecho inalienable a viajar libremente a la Isla, y a recibir sin condiciones a cuanto artista envíen a  puertos americanos las autoridades culturales de la Cuba de Castro. Ni una sola palabra en cuanto a los millones de cubanos que desean salir y entrar libremente de su país.

¡Qué egoísmo caray!, hablar del “desinhibido  flujo de arte, cultura, información, ideas y debates”, cuando a millones de cubanos se les niega el derecho a la más básica información a través del Internet, y mientras decenas de periodistas independientes viven amenazados o cumplen ya severas penas de cárcel por el solo delito de informar e informarse. Esto parece una broma.

¿Qué ciudadano cubano o grupo de ellos en la Isla podría enviarle un documento de esta índole a Raúl Castro sin terminar en la cárcel, después de una soberana y marxista pateadura? ¡Sino que le pregunten a la poetisa Maria Elena Cruz Varela, que le hicieron tragar lo que había escrito!

Que esta inoportuna carta de petición lleve las firmas de=2 0Harry Belafonte , Carlos Santana y otros miembros de la incoherente “Izquierda Caviar” americana, no me extraña. Pero la adherencia de algunos de mis compatriotas y colegas músicos, conociendo muy bien lo que significa realmente “un dialogo respetuoso con el gobierno de Cuba”, me parece cuanto menos, ridícula.

Mucho mas apropiado sería dirigir una misiva similar al gobierno de los Castro, demandando el derecho de TODOS los cubanos a expresarse sin coacción, entrar y salir sin trabas de nuestro país, elegir democráticamente nuestros gobernantes, y entonces pedir la firma de estos artistas, educadores, académicos,  profesionales y empresarios americanos, tan interesados en el libre flujo de las ideas entre nuestros pueblos. Mientras tanto, la música puede esperar, ¿no les parece?

Sinceramente:
Paquito D’Rivera
Músico y escritor cubano exiliado
Julio 28-2009

Comentarios

Foro Sao Paulo, política y crimen
[06-08-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad no descansan. Siempre están al acecho, en busca de oportunidades que les permitan controlar sociedades y gobiernos y el Foro de Sao Paulo, más allá de su efectividad desestabilizadora y antidemocrática, es el instrumento internacional más vigoroso en el hemisferio que poseen los liberticidas.
Fidel planeaba esclavizar a los trabajadores cubanos desde el principio
[30-07-2019]
Huber Matos
Huber Matos a la derecha y Fidel Castro a la izquierda en la entrada a La Habana en enero de 1959. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Por décadas se ha debatido sobre el fracaso económico del castrismo, señalando que es el resultado de la estatización de la economía cubana. La pobreza de los trabajadores cubanos es consecuencia de tal centralización, que sería o es el resultado de la aplicación del marxismo-leninismo.  Sin embargo el control directo de la economía por parte del estado obedece a la necesidad de mantener a los trabajadores en un estado de obediencia y servilismo que no les permitan tener otra necesidad que la supervivencia material. 
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista
[30-07-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista (1). El derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la URSS dos años después, no significó la caída del comunismo. El comunismo se mutó. El dictador cubano Fidel Castro fue el arquitecto y autor intelectual del rescate del comunismo internacional. (www.miscelaneasdecuba.net).- La Unión Soviética (URSS) no inventó el comunismo, pero sí fue el primer Estado moderno en implementar exitosamente este sistema. La versión del socialismo/comunismo que sobrevivió la guerra entre las facciones de las internacionales del siglo XIX fue la pseudocientífica que confeccionaron Karl Marx y Friedrich Engels.
Bolivia y Nicaragua, franquicias del castrochavismo
[30-07-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Tal parece que un número notable de políticos, dirigentes sociales, analistas, agencias internacionales veladoras por la gobernabilidad y los derechos humanos, además, de periodistas y medios de prensa, tienden a ignorar que Bolivia y Nicaragua son dos regímenes que cumplen al detalle las pautas del fracasado Socialismo del Siglo XXI, que incomprensiblemente sigue gobernando.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.