UN SEGUNDO DESPUÉS DE UN SEGUDO ANTES DEL DESPERTAR DE UN SUEÑO

Juan Francisco Cancio Lazo. Foto: Cortesía del pintor.

(www.miscelaneasdecuba.net).- El asunto de la simbología es fundamental en mis cuadros, es como escribir un libro con las mismas palabras pero ordenadas de diferentes maneras para expresar estados de ánimos y pensamientos. (…)

Desde que decidí vivir en la Argentina la distancia ha formado parte de mi vida y sin querer he tenido una mirada de lejos que me hace ver las cosas más como las he sentido que como son (…) el dolor del exilio ha producido en mí una necesidad de expresión que ha permitido elaborar, no sin dolor, un complejo mundo raro y muy personal.
Juan Francisco Cancio

   
Pienso que eso de que la creación finalmente se independiza, que se derrama del creador, es aunque un muy cierto y manido concepto, y el destino pre escrito y sabido de todo lo que creamos; algo que no podemos sin embargo impedir nos deje en el cuerpo una sensación de incómodo rompimiento, de satisfacción llorosa, de nostalgia risueña y de irremediable pérdida que de alguna manera, aun cuando dicha sensación sea fecunda, de algún modo hace que queramos darle a nuestra obra un último gesto, un último consejo antes de escucharle desaparecer para siempre y a merced de su propio futuro, bajo el fuego inclemente de “El Público”.

El artista plástico invitado a colgar su arte en nuestras, no siempre, convencionalmente planas paredes de papel con letras y otras verdades, es el diestro pintor cubano, profesor de artes plásticas y muy buen dibujante: Juan Francisco Cancio.

Nacido al sur de la Ciudad Habana en noviembre del 1967, crecido y formado en su natal Santiago de las Vegas; lo cual no le liberó de tener que incursionar en Angola, es graduado de la Academia de Bellas Artes San Alejandro en 1996 y desde principios de este siglo, residente en la sureña nación latinoamericana, Argentina.

Una condimentada ristra de exposiciones individuales y colectivas personaliza la carrera de nuestro invitado, entre las cuales figuran por ejemplo algunas como:

Exposiciones colectivas:
- 2009 Arte en Vivo Alto Noa Shopping - Local 66 - Salta - Argentina – Abril.
- 2007 3ra. Muestra de Obras originales,
www.miexposicion.com.ar, El Palacio Galerías.
- 2do ARTESALTA 07, Espacio de
www.miexposicion.com.ar, El Palacio Galerías, Salta.
- 2002 Patrimonio Artístico Salteño, Museo Provincial de Salta, Salta, Argentina.
- 1998 Paisaje Cubano, Alfredo Martínez Gallery, Miami, Estados Unidos.
- II Salón de Arte Contemporáneo, Centro de Artes de Boyeros, La Habana, Cuba.
- El paisaje en la Universidad, Galería L y 21, El Vedado, La Habana, Cuba.
- Salón Nacional, Paisaje Cubano, Jardín Botánico Nacional, La Habana, Cuba.
- Fasonnable, Galería “La Acacia”, La Habana, Cuba.
- 1996 Obras en la Ciudad, Casa de la Obrapía, Casco Histórico de la Ciudad, La Habana, Cuba. Académica 96, Galería de la Academia “San Alejandro”, La Habana, Cuba. 1996.
- 1985 Salón I, Casa de la Cultura de Santiago de las Vegas, La Habana, Cuba.

Exposiciones Individuales:
- 2008 Cancio 2008, Museo de la Ciudad "Casa de Hernández", Salta, Argentina – Agosto.
- Salta, vista por Cancio, El Palacio Galerías. Salta, Argentina - Noviembre.
- 2001 El Sueño del Navegante, San Lorenzo, Salta, Argentina, De lo Cubano a lo Universal, Dupla personal, Museo de Bellas Artes, Salta, Argentina.
- 1997 Fragmentos, Casa de la Pintora Venezolana Carmen Montilla, La Habana, Cuba.
- 1990 Espejismo, Museo de Santiago de Las Vegas, La Habana, Cuba.

En la obra de Francisco Cancio, veo un ferrocarril surrealista fundido en el Santiago de las Vegas donde también se fungió nuestro pintor, es inevitable el no advertir las alargadas patas del caballo y los elefantes Dalí en La Tentación de San Antonio, aun cuando esta vez en las Vegas de Santiago, rumbo a La Estación Lunar y a La Parranda de los Tueros.

Para Juan Francisco Cancio, según sus propias letras, simbolizan los trenes el tiempo que pasa, las fronteras del tiempo, los años, la sutileza de la fragilidad de la vida; por eso las líneas de madera y muy frágiles. Las estaciones, son para Cancio, los puntos de inflexión en la vida del hombre, los momentos de decisiones, las que marcan el camino. O te bajas o te subes del tren de la vida, sentencia finalmente nuestro artista invitado.

Con largo casi Greconiano y derretido ablandamiento, en una suerte de postmoderno y caluroso cubismo La Piedad y La Anunciación de todos modos nos hablan de un artista bajo el influjo y blindado de lo que Dalí llamara “La Paranoia Crítica”. Porque Juan Francisco Cancio no solo nos deja, con su indudable dominio de las más ortodoxas técnicas académicas, hábilmente ver su delirio detrás del paño pintado, sino que aun con más habilidad y cariño nos enseña su delirio un tanto desolado.

Con la intención quizás de que le comprendamos y así finalmente aceptemos esa realidad como la realidad. Al menos mientras estemos en la galería a los pies de una Virgen de las Nubes en la que precisamente, como al desamparo de La Virgen de Guadalupe que en 1959 pintara Dalí, es el entorno y no la cara de la inmaculada en sí, lo más interesante, ya que antes siempre le hemos visto.

La Virgen de Cancio aunque en las nubes está parada sobre fetos humanos y una barca destrozada, risueña ella con un chiquillo en su regazo, con luna y cielo en combustión azul a sus espaldas, un candil, árida meseta, una palma tal vez real y al propio Cancio suplicante. A La Virgen de las Nubes se la puede sin dudas tomar como a la virgen patrona de una Cuba destartalada, vista desde un exilio en el que toda esperanza está precisamente ahí, en las inciertas nubes.

El Sueño de Mafalda o la pesadilla del comic, como yo mismo debo llamarle, es una etiqueta de precio pegada sobre la tela al fondo, y otra manera supongo, de decir que el artista tiene también que comer. Algo que André Bretón bien sabía cuando hizo al Avida Dollars.

Mafalda, los asnos cargados y la llama pastando en las lunas de Francisco, nos hablan del sur en donde los trazos del un poco más al norte y antaño Santiago de las Vegas, van de la embriaguez etílica y el calor habaneros a lo onírico del entrecomillado sueño de nuestro artista hoy en Los Andes.

Otro símbolo que como a la tierra asecha la obra del pintor, es la luna, quien según el mismo Cancio marca un estado de mucha sensibilidad, de estados alterados de la conciencia, de expectativa y creatividad sin par, derroche de sueños, fantasías y proyectos. Las lunas rotas en cambio, continúa el artista; denotan etapas de dolor, crisis y fatiga, tristezas y desgarros. Cuando cae una cascada de agua, como en su obra Los Días del Agua anexo yo a las palabras del pintor, simboliza renacimiento del dolor y las frustraciones.


Al mismo tiempo en el que para mí también La Luna Llena en el Estrecho de la Florida, bellamente rematada y nítidamente engarzada por Francisco Cancio con el óleo en la tela, encuentra irónicamente y no viceversa la manera de sostenerse en donde está, gracias a la fe de los hombres en el mar.

Un grupo de palabras llaves en la obra de Juan Francisco Cancio, o al menos las que a mí me sirvieron en esta tremenda visita al interior de un pintor cubano, y que seriamente a nuestro público extiendo som:

Surrealismo, pop, postmodernismo, viaje, cercanía y distancia. Viendo a la luna dormido desde el tren que en algún momento pasó por Santiago de las Vegas.

Sin más entonces doy las gracias a nuestro pintor e invito al espectador a degustar de su arte en nuestra miscelánea pared llena de letras.

La dirección a la página oficial en Internet de Juan Francisco Cancio Lazo es:
http://cancioart.com.ar/

Comentarios

CANDIDEZ ENTRE HADAS Y CENTAUROS
[10-07-2010]
Julio César Soler Baró
Redactor de Misceláneas de Cuba
Cándida Rodríguez. Foto: Cortesía de la artista plástica. (www.miscelaneasdecuba.net).- “Advenimiento” es la aceptación de la equivocación o la pérdida.  “Amaneciendo después del naufragio” la posibilidad del renacimiento.“Canción para después” el desamor. “El fin” la inutilidad del logro.                                         Cándida Rodríguez. A finales de 1993, fue enviada por el Museo Nacional de Bellas Artes, sito en La Habana, Cuba, al Centro de Restauración y Conservación del Instituto de Bellas Artes de México, para ganar experiencia como restauradora de pintura de caballete. Culminada dicha empresa viajó a los Estados Unidos, en donde hoy reside, nuestra artista plástica invitada.
SALVADOR LORENZO... PORQUE LA ESPERANZA SON TRES GLOBOS
[05-04-2010]
Misceláneas de Cuba
ESPERPENTOS DE BRONCE Y PINCEL
[24-12-2009]

Roberto Wong, artista plástico. Foto: Mario Romero. (www.miscelaneasdecuba.net).- En este cuarto número impreso de nuestra Revista de Asignaturas Cubanas, Misceláneas de Cuba, tenemos el placer de presentar al artista plástico cubano Roberto Acosta Wong, con el que conseguimos oportunamente compartir algunos de los aspectos interesantes de su historia personal y de su obra.
EXPRESIONISMO EN LA FINÍSIMA NOCTURNIDAD DEL ALMA Y DEL REINO
[12-07-2009]

(www.miscelaneasdecuba.net).- María Sonia Martin [foto], mujer humana, artista universal, cubana y americana. Nació en La Habana, Cuba, en el año 1951. Y 10 años más tarde, en enero del 1962, emigró María Sonia hacia los Estados Unidos en compañía de su hermana mayor, quien entonces solo tenía 11 años.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.