BERLÍN, PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS

(www.miscelaneasdecuba.net).- La concesión del premio Príncipe de Asturias a la ciudad de Berlín es una magnífica noticia de la que todos debemos alegrarnos. La caída del muro, construido por los comunistas rusos al ocupar la ciudad en un intento de evitar la fuga al oeste de la población que no deseaba vivir bajo el dominio de una ideología que frenaba cualquier aspiración de libertad y prosperidad, es uno de los acontecimientos más importantes de nuestro tiempo.

Han transcurrido casi 20 años desde aquel 9 de noviembre en el que los berlineses empezaron a destruir la valla que los separaba del resto del mundo y, cuando los medios de comunicación accedieron al otro lado, descubrieron que el paraíso construido por los defensores de las ideas de Marx no era otra cosa que un mundo de espías y delatores, de ineficiencia y escasez, de ausencia de derechos y libertades, en suma, un auténtico desastre económico y social.

Durante décadas, el muro de Berlín, su existencia misma, se había convertido en un ejemplo de lo que representa la sinrazón de una ideología fracasada, carente de valores y referencias democráticas, que sólo aspira a ejercer sobre la ciudadanía un control y vigilancia tras un falso sentido de la igualdad y equidad.

Eliminando la posibilidad de que las personas puedan ejercer su libertad para llegar a donde sus posibilidades les permitan, el sistema produjo un tipo de organización social que resultaba cómodo para los gobernantes que, instalados en el poder, no aspiraban a otra cosa que a mantenerse de forma indefinida al frente de las instituciones bajo la convicción, ciertamente equivocada, de que defendían mejor que nadie los intereses comunes.

Detrás, se escondía una obsesión por el control y la delación, muy bien documentada en la película “La vida de los otros”, una notable ineficiencia económica y productiva, un escenario de ausencia de oportunidades en el que los privilegios se disfrutaban solamente por una clase política cercana al aparato del poder.

El muro de Berlín dividió a los europeos durante décadas entre este y oeste. Sentó las bases de un diálogo difícil e inexistente, basado en la distancia y la oscuridad, la falta de transparencia, el engaño y la ocultación. Los europeos no podían avanzar en su proyecto de unidad continental, porque el dominio ejercido por la URSS detrás del telón de acero, impedía a las sociedades de estos países ejercer sus derechos libremente.

La caída del muro supuso la aceleración del proyecto de unión de todos los europeos, convirtiendo a la Unión de 15 miembros en una gran organización política, económica y social de 27 estados, que todavía tiene espacio para crecer y que ha supuesto un cambio cualitativo importante en la geopolítica internacional.

La superación del debate abierto en el período denominado de la “guerra fría”, con la caída del muro de Berlín, ha supuesto la apertura para el mundo de un nuevo escenario mucho más dinámico, integrado y próspero que en el pasado. Por supuesto que se mantienen notables diferencias de renta y riqueza en distintas zonas del planeta, pero no cabe duda que el ascenso de nuevas potencias a la economía mundial, como China, ha supuesto un giro sin precedentes en los acontecimientos mundiales.

Berlín es un gran ejemplo para todos. El reconocimiento otorgado por el Premio Príncipe de Asturias así lo atestigua.

Ahora, como cubano español déjenme soñar, y pensar que algún día, la ciudad de La Habana, libre por fin de un régimen opresor, descendiente de la “guerra fría”, que comparte los rasgos ya descritos anteriormente, y que se convierte en una anomalía en el mundo actual, pueda obtener un reconocimiento similar por su capacidad para convertirse en un espacio de diálogo, concordia y respeto a la pluralidad democrática y los derechos humanos.

Que ese premio pudiera ir dirigido a los presos políticos, casi 300, que todavía malviven en las cárceles cubanas, a los opositores que dentro de la Isla realizan sus tareas en defensa de la democracia frente a la amenaza permanente de los violentos de las Brigadas rápidas o la policía política, mal denominada Seguridad del Estado.

Déjenme soñar que ese mismo premio pueda ser algún día para Cuba, finalmente instalada por derecho propio en el conjunto de naciones libres del mundo, un país en el que todos los cubanos puedan ejercer libremente sus derechos democráticos, entrar y salir del país, expresar su opinión, desarrollar sus proyectos empresariales y poseer bienes y propiedades. Ese sueño podrá hacerse realidad algún día. En Berlín se ha hecho, por qué no en Cuba también.

Comentarios

Mi Dios, Mi Patria y Mi Familia
[20-01-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Estoy seguro de que Dios escucha mis súplicas sin necesidad de usar como intermediarios a sus pastores descarriados. Comienzo con la afirmación repetida hasta el infinito por hombres y mujeres de todas las latitudes y de todos los idiomas de que "cada hombre es un mundo". Unos hombres y unos mundos donde algunos son más imperfectos que otros porque la perfección no existe en la Tierra. Y comienzo por admitir que tanto yo como mi mundo somos tan imperfectos como los demás mundos y los demás hombres que poblamos este planeta.
Una economía que no mejora sus cifras, y que va a peor
[13-01-2019]
Elías Amor
Economista
La economía cubana no avanza, más bien retrocede. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- El programa televisivo Mesa Redonda del pasado 26 de diciembre, se dedicó al análisis de la situación.yprevisiones de la economía. Y en vez de contar con un cuadro macroeconómico cerrado, los espectadores debieron conformarse con explicaciones parciales y fragmentarias ofrecidas por el ministro del ramo, Alejandro Gil Fernández, al que compete la endiablada planificación de la economía castrista, que rara vez acierta en sus previsiones.
La Masacre de la Loma de San Juan: 60 años después
[13-01-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- La Masacre de la Loma de San Juan: 60 años después. Uno de los tantos crímenes de lesa humanidad que recae sobre los hombros de la dictadura que aún tiraniza a Cuba.
Venezuela, la obcecación del castrismo
[13-01-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Este enero Cuba y Venezuela conmemoran aniversarios de sus respectivas revoluciones, dos procesos políticos prácticamente simultáneos, solo un año de diferencia,  pero totalmente opuestos en espíritu y obra.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.