LAS COOPERATIVAS DE CRÉDITOS Y SERVICIOS: UNA APUESTA POR EL FUTURO

(www.miscelaneasdecuba.net).- El diario Granma se ha hecho eco, en dos reportajes sucesivos, de las buenas perspectivas de producción que se han obtenido en dos cooperativas de créditos y servicios, CCS, una especializada en la producción de arroz, la otra en lácteos.

La noticia no deja de ser una novedad. Históricamente, el régimen comunista cubano a través de su vocero oficial siempre ha prodigado estadísticas de los “éxitos” de producción en las granjas del Estado y los pretendidos “logros” de las reformas agrarias. Todo ello, falso. La realidad es que la producción en las granjas estatales siempre ha sido muy deficiente, mal organizada y sin incentivos, incapaz de alimentar a la población y de generar los recursos que, en otras estructuras, como las CCS se obtienen muy por encima.

Las CCS vienen a ocupar uno de los pequeños espacios de actividad económica privada que permite el totalitarismo comunista en Cuba, y por ello, se encuentran muy controladas e intervenidas por el gobierno, en el ámbito de la economía cubana. Se definen en la legislación como asociaciones voluntarias de pequeños agricultores, con personalidad jurídica propia, que tienen la propiedad o el usufructo de las tierras y de los medios de producción, así como del resultado de su actividad.

Es un modelo de cooperativa agraria por medio del que se canaliza la ayuda estatal técnica, financiera y material (con la que se ejerce el control) para aumentar la producción y mejorar la comercialización. El carácter colectivo que poseen, no solo aparece como un aspecto positivo en el uso común de las precarias facilidades del medio rural cubano (riego, instalaciones, servicios, tramitación de créditos) sino que refuerza el carácter privado de las fincas y de las producciones obtenidas.

*El hecho de que estas CCS estén mostrando niveles de eficacia y productividad muy superiores al de otras fórmulas de explotación como las granjas estatales, es una buena noticia.

Es lo sucedido en la CCS "Manuel Ascunce Doménech", que especializada en la producción de arroz obtuvo el pasado año 9.779 toneladas de ese producto. Esta CCS está integrada por 217 asociados que poseen 2.500 hectáreas de tierra al sur de Camagüey, parte de las cuáles fueron entregadas en 2009 dentro de la política de reparto de tierras en usufructo, al haber estado abandonadas por su anterior propietario el Estado en el Complejo agroindustrial Ruta Invasora.

La otra CCS pertenece al sector lácteo. Se trata de la cooperativa Camilo Cienfuegos del municipio de Rodas en Camagüey, integrada por 135 ganaderos independientes, y que según Granma ha permitido en 2009 ahorrar la importación de 1.300 toneladas de leche en polvo. Esta CCS alcanzó durante el ejercicio 820.000 litros realizando una distribución prácticamente local a comercios próximos que distribuyen los productos a la población. Según los responsables de esta CCS el éxito obtenido responde, en gran medida, a la entrega de tierras en usufructo respaldada por el Decreto Ley 259.

Es evidente que el desarrollo y consolidación de estas organizaciones que ocupan los pequeños espacios que deja el castrismo para la actividad privada son el motor de la economía cubana. De paso, los éxitos productivos justifican la política de entrega de tierras emprendida por Raúl Castro, que sigue siendo de efectos muy limitados y a cuenta gotas.

La pregunta que surge es muy clara, a la vista de estos datos: ¿Cuándo se van a dar cuenta las autoridades de que la única vía para dar de comer a todos los cubanos es la potenciación de la iniciativa privada? Las CCS, integradas por agricultores independientes propietarios de su tierra, son un buen ejemplo de que es necesario introducir el mercado y los derechos de propiedad en la agricultura cubana para salir de la crisis estructural de un régimen ineficiente por naturaleza.

Existe campo de sobra para potenciar estas estructuras. Si se analiza la distribución de las tierras en Cuba, según datos de la Oficina Nacional de Estadística, de los 11 millones de hectáreas, el 60% pertenecen a la propiedad estatal, y sólo 1,4 millones se atribuyen a las CCS, menos del 10%. Una diferencia que no es tal cuando se analiza la superficie en cultivo que, de un total de de 6,6 millones, la relación entre las del Estado 2,4 y las de las CCS 1,2 pone de manifiesto los distintos niveles de eficiencia y aprovechamiento productivo. Si Raúl Castro quiere promover una agricultura competitiva y productiva, tiene que trasvasar más tierra del ineficiente Estado a la propiedad privada. Lo sabe, pero tiene miedo. ¿Miedo a qué o a quién?

Que Granma empiece a valorar de forma positiva los éxitos productivos y la eficiencia de estas cooperativas es una buena noticia. En la medida que suponen recuperar los valores de la propiedad privada, la eficiencia y la productividad, en Cuba se puede comprobar la diferencia en los modelos de gestión público y privado, y perder ese miedo paranoico al desarrollo de la economía de mercado, competitiva y eficiente, verdadera esencia del “bloqueo”.

Comentarios

El turno de aniquilar el despilfarro
[24-09-2018]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde hace décadas que el tema está en la agenda. Sin embargo, en los últimos meses ha crecido la preocupación en torno al desproporcionado gasto estatal, un déficit que se ha vuelto crónico impregnando todas las jurisdicciones y el consabido ajuste, ese mismo que nadie quiere enfrentar.
Equidad y justicia social en la economía libre de mercado
[24-09-2018]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Continuando con este análisis del batiburrillo económico del Título V de la nueva constitución castrista hoy toca prestar atención al papel que se reserva al estado.
La guerra contra Trump y la democracia estadounidense 
[24-09-2018]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Donald J. Trump ganó las elecciones presidenciales de los EE UU en 2016, sin ninguna duda o cuestionamiento. El Colegio Electoral, el sistema sui géneris, semi representación proporcional en uso en la nación norteamericana para elegir un presidente, evidenció en su quincuagésima quinta contienda presidencial, que éste al alcanzar los 304 votos electorales, logró superar los 270 requerido y se convirtió, válidamente, en el jefe ejecutivo del gobierno federal en la democracia estadounidense. Aunque ya es historia, vale la pena recalcar con quién contó Trump para su victoria.
Nisman, un juez honorable y los Kirchner, unos corruptos
[24-09-2018]
Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El fiscal Nisman descubrió la protección a los terroristas iraníes y del Hezbollah implicados en el caso de la AMIA por la presidenta de Argentina Cristina Kirchner (2007-2015). Esta denuncia le costó la vida y es uno de los asesinatos políticos extrajudiciales más abominables de la Nación.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.