OTRO EJEMPLO DE PÉSIMA GESTIÓN DE LA ECONOMÍA

(www.miscelaneasdecuba.net).- El bloqueo de la economía cubana tiene mucho más que ver con las decisiones de su Gobierno que con cualquier otra circunstancia externa. Un ejemplo lo tenemos bien reciente.

El anuncio de que a partir del 1 de mayo se exigirá a los turistas y residentes cubanos en el exterior que viajen a la isla tener un seguro médico se inscribe en esa larga lista de errores cometidos por un Gobierno que, los datos lo confirman, no tiene ni idea de economía.

¿Viajar a Cuba con seguro médico? Si, en efecto. El Gobierno se ha dado prisa y ha dispuesto al Ministerio de Salud Pública para que organice rápidamente el nuevo sistema. La medida será de aplicación obligatoria para "todos los viajeros, extranjeros y cubanos residentes en el exterior' que lleguen a la isla, y se concretará en el pago en moneda fuerte de una póliza de seguro de viajes que va a cubrir los gastos médicos por una entidad aseguradora reconocida por Cuba. De ese modo, Raúl Castro quiere convertirse en vendedor de pólizas de seguros cubanos a los viajeros procedentes del exterior.

Como sucede tantas veces con la indefinición en los asuntos económicos, la nota oficial no especificó el coste de las pólizas de seguro médico, ni tampoco qué tipo de servicios van asociados a las mismas, pero el control burocrático que siempre es fundamental en la estructura intervencionista de la economía cubana se adjudicó al todopoderoso e ineficiente Ministerio de Finanzas y Precios.

Lo primero que viene a la mente ante una medida de estas características es la influencia que puede tener sobre el turismo, una de las principales actividades que sostienen a la decadente economía cubana, y que aporta un volumen muy relevante de divisas al país. Las estadísticas disponibles confirman que el pasado año llegaron a Cuba 2,4 millones de turistas, así como unos 300,000 cubanos residentes en el extranjero.

En un marco competitivo, en el que los tour operadores modifican sus estrategias de comercialización de paquetes turísticos en los principales mercados mundiales en términos de porcentajes sobre el precio total, una medida que supone un aumento de los precios de las estancias en Cuba no pasa desapercibida, y va a tener sus consecuencias sobre la demanda, sobre todo en un año en el que la economía mundial no parece recuperada de la grave crisis iniciada en 2008.

Algunos analistas han destacado que esta medida va dirigida fundamentalmente a los cubanos residentes en el sur de Florida que, en un número ciertamente elevado, regresan a Cuba para obtener tratamientos médicos mucho más económicos que en Estados Unidos.

Tratamientos como quimioterapia, cirugía y hasta trasplantes de órganos, según las fuentes, que en la mayoría de los casos el paciente paga en efectivo. Incluso, las autoridades cubanas se han quejado de que algunos extranjeros se han hecho pasar por cubanos para recibir los servicios anteriores.

En los últimos años, los extranjeros que visitan Cuba observaban cómo el tratamiento médico, ante cualquier percance, se desarrolla con absoluta normalidad y eficiencia, en clínicas y hospitales para extranjeros en los que se realizaba el pago estipulado en efectivo. Generalmente, el visitante procedente del exterior, a diferencia de los ciudadanos cubanos, no ha tenido nunca dificultades para obtener escayola en caso de fracturas, anestesia, o sábanas limpias en caso de hospitalización.

El tratamiento recibido era profesional, esmerado, sin esperas o colas molestas, y muchas veces, incluso a domicilio, cuando el desplazamiento no resultaba posible. Experiencias de turistas visitados en hoteles se cuentan por centenares.

La gestión de esta actividad médica asistencial se había convertido en una referencia del máximo interés para la voracidad del aparato interventor del régimen, dispuesto a evitar y eliminar cualquier actividad en la economía cubana que generase riqueza.

La fijación de la póliza de seguros elimina esta actividad económica floreciente de un plumazo, y vuelve a poner el control económico en manos del Gobierno. El viajero paga por entrar en el país. Si resulta afectado y debe consumir los servicios sanitarios, la póliza cubre el coste por su traducción a moneda cubana. Si no enferma, mejor.

El Gobierno habrá obtenido una recaudación en divisa fuerte que es otra prioridad para el régimen. Al mismo tiempo, se pone fin a las prácticas médicas descentralizadas que no gustaban a los responsables económicos.

Todo vuelve a ser como antes. No, peor. En vez de ir abriendo y consolidar espacios para la actividad económica privada, el régimen destroza todo lo que funciona bien. Más embargo, imposible.

Comentarios

Un Banco central sin autonomía del gobierno, y a su servicio: malo para la economía cubana
[20-10-2019]
Elías Amor
Economista
Foto: cubadebate.cu   (www.miscelaneasdecuba.net).- Sin lugar a dudas, en la nueva mesa redonda de Randy Alonso, para continuar con las medidas económicas, y que contó con la participación de los mismos dirigentes comunistas que el día anterior, entre ellos, el vicepresidente, los ministros de Economía y Planificación, Finanzas y Precios, Comercio Interior y Comercio Exterior e Inversión Extranjera, la Ministra-Presidenta del Banco Central de Cuba y la Vicepresidenta Primera de la Corporación Cimex, no cabe duda que la intervención de la ministra-presidenta del Banco Central de Cuba, fue de las que tuvo un mayor interés, por el contenido de sus afirmaciones y el alcance de las medidas que están en su ámbito competencial.
Partió Abel, queda Caín
[20-10-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- De nuevo reafirmo mi percepción de que las más de las veces los primeros en partir al infinito son los buenos, los que cumplen sus deberes con la sociedad y la Patria, mientras los Caínes, esos que asesinan a sus hermanos, siguen disfrutando la cosecha de su maldad en Cuba.
El estado castrista se hace con el negocio de las "mulas"
[17-10-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las libertades económicas en Cuba han dado un paso atrás. Lo peor es que las medidas adoptadas por el régimen castrista, anunciadas en la “mesa redonda” de Randy Alonso, no van a servir para enderezar el deficiente rumbo de la economía cubana y tampoco van a proporcionar las divisas que se quieren conquistar a la población. Por el contrario, pueden hacer mucho daño a la maltrecha economía, y en contra de lo que afirman los dirigentes comunistas, no van a mejorar “los servicios y la adquisición en plaza de productos y artículos de uso duradero para el hogar”.
Las elecciones de la mafia castrista, una comedia  burlesca para otros tiempos
[13-10-2019]
CID
Obama en el Estadio Latinoamericano en La Habana comparte en un ambiente festivo con el dictador Raúl Castro un juego de pelota, acompañado de su esposa e hijas Michelle, Malia y Sasha Obama el 22 de marzo de 2016. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Este 10 de octubre la Asamblea Nacional castrista, que no representa ni los intereses ni las aspiraciones del pueblo cubano, puso de nuevo su manifiesto servilismo a Raúl Castro, eligiendo a Miguel Díaz Canel como “presidente” de Cuba.  Este teatro  es una comedia burlesca escrita para otros tiempos, aquellos en que Obama era el presidente de los Estados Unidos y le tendió sus dos manos a los Castro mientras la dictadura correspondía simulando cambios para hacer más digerible al pueblo estadounidense y a la comunidad internacional la cuestionable legitimidad que Obama daba al régimen restableciendo relaciones diplomáticas y codeándose como amigo de la familia del asesino en jefe de turno.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.