EL OBISPO INOLVIDABLE

Aimée Cabrera
Corresponsal de Misceláneas de Cuba
(www.miscelaneasdecuba.net).- El 21 de julio, la Conferencia de Obispos Católicos (COCC), presidida por el arzobispo de Santiago de Cuba, Dionisio García Ibáñez, y los principales medios  divulgadores del acontecer en  la Isla y la diáspora dieron la  noticia del fallecimiento, a los 79 años, de monseñor Pedro Meurice Estiú, arzobispo emérito de Santiago de Cuba en la ciudad de Miami, debido a un ataque al corazón.


Su humildad y honestidad le merecieron el respeto de quienes  lo conocieron, o lo  admiraron  a partir de sus palabras en la misa ofrecida en su querida Santiago, durante la visita del Papa Juan Pablo II, cuando entre otras frases dijo “Le presento el alma de una nación que anhela reconstruir la fraternidad  a base de libertad y solidaridad. Le presento, además, a un número creciente de cubanos que han confundido la patria con un partido, la nación con el proceso histórico que hemos vivido en las últimas décadas, y la cultura  con una ideología”. (1)

Los testimonios sobre su carisma y consagración pastoral son infinitos. A los cincuenta años de su servicio a finales de junio de 2005 fue noticia la celebración que católicos y cubanos en general, le dieron al prelado,…” el Pastor que nadie se siente  llamado a decirle Monseñor, sino simplemente Padre…” (2)

Adolfo Rivero Caro resumió su quehacer a partir de que el papa Benedicto XVI aceptara la renuncia de monseñor Pedro Meurice Estiú a inicios del 2007  y consideró el hecho como  desolador. “Se retira la única figura combativa  y popular de la jerarquía eclesiástica. Por esa combatividad Meurice tuvo que pagar un alto precio”. Al final de su artículo, el periodista sentenció “…Hay otro rostro decente y combativo, el del padre José Conrado. Pero son pocos. Y ahora perdemos a Meurice, el obispo del pueblo”. (3)

La Dra. Maybell Padilla Pérez actual secretaria general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC)  quien comparte su quehacer como dirigente sindical, con sus investigaciones etno religiosas redactó un testimonio en el que narra cómo conoció a Monseñor Pedro Meurice Estiú durante el Primer Encuentro Nacional de Historia  de la Iglesia Católica en Camagüey, en el que Padilla presentó una ponencia sobre el presbítero Félix Varela. Recuerda la abogada  la ayuda y consejos valiosos que recibió del Padre Meurice, y su  frase alentadora que nunca olvidó “Busca, quien busca encuentra”.(4)

Monseñor Pedro Meurice Estiú nació en San Luis, Santiago de Cuba en 1932. Comenzó sus estudios en el Seminario San Basilio Magno en El Cobre. Allí cursó estudios de Humanidades y Filosofía. Cursó los dos primeros años de Teología en el Seminario El Buen Pastor en La Habana, y los terminó en el Seminario Santo Tomás de Aquino en Santo Domingo, República Dominicana.

El 26 de junio de 1955 fue ordenado sacerdote y enviado al Seminario de Vitoria en España. Estudió Derecho Canónico en la Pontificia Universidad Gregoriana, en Roma Italia entre los años 1956 y 1958. Otros estudios de especialización  los cursó en Francia y Bélgica.

Al regresar a Santiago de Cuba fue nombrado vicecanciller y secretario del arzobispo monseñor Enrique Pérez Serantes. En 1963 fue nombrado canciller y en 1966 párroco de la iglesia Vista Alegre. En 1967 fue consagrado obispo por Mons. Pérez Serantes; y en 1970 fue promovido a la sede metropolitana de Santiago de Cuba.

Durante 37 años fue arzobispo primado y sustituido, una vez que hizo su renuncia, por monseñor  Dionisio García Ibáñez, actual arzobispo de Santiago de Cuba. Sus restos serán repatriados y  sepultados en el cementerio de Santa Ifigenia en la ciudad de Santiago de Cuba, por ser ésta “su voluntad” como destacara un portavoz del Arzobispado.

Notas.
(1)Fragmentos de sus palabras pronunciadas en la misa ofrecida en  Santiago de Cuba  durante la visita del Papa Juan Pablo II en enero de 1998.
(2)Noticias. Cincuenta años de entrega y servicio, página 79. Revista Vitral Julio-agosto 2005.
(3)El Obispo del pueblo. Adolfo Rivero Caro. Revista Lux. Edición Enero 2007.
(4)El Monseñor Pedro Meurice Estiú Que Conocí. (Testimonio). Maybell Padilla. La Habana, 21 de julio 2011.

Comentarios

Díaz-Canel y Raúl, ¿dónde están las casas y el vasito de leche?
[10-02-2020]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba. Los castristas, en medio de la situación caótica en la que ellos mismos han metido a Cuba, piensan seguir huyendo hacia adelante.
Carros y guaguas del Partido en fiesta y filas de gas para los cubanos de a pie
[07-02-2020]
CID
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Al Poder Popular de la provincia Granma:
Aumentan las agresiones contra discapacitados en Cuba
[05-02-2020]
ICLEP
Funcionario de la empresa eléctrica, maltrata a discapacitada física, y golpea la puerta de su casa. Texto y foto: Alberto Aquino. Periodista Ciudadano.  (www.miscelaneasdecuba.net).- Artemisa, Cuba. Por no contar con recursos monetarios inmediatos, Juliana, discapacitada que solo cuenta con la chequera que dejara su difunto padre, resultó lastimada luego que el agente cobrador propinara golpes a la puerta de su casa exigiendo el cobro del recibo.
Régimen castrista reprime ideario de Martin Luther King
[05-02-2020]
Dr. Oscar Elías Biscet
Presidente de la Fundación Lawton de Derechos Humanos
(www.miscelaneasdecuba.net).- Los principios de justicia, igualdad, democracia y libertad promovidos por King son parte del paradigma que deseamos para una Cuba libre.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.