La deuda del régimen con el Club de París

Elías Amor Bravo
Economista ULC
(www.miscelaneasdecuba.net).- Hay un refrán español lleno de sabiduría que dice “cuando el río suena, agua lleva”. Imagino que algo de ello han debido pensar los integrantes del denominado Club de Paris, que de forma educada, se han dirigido recientemente a Raúl Castro para recordarle que la Isla debe a sus miembros 30.500 millones de dólares,  de los cuáles más de 20.000 millones se encuentran en rublos convertibles, de la época soviética.


El refrán viene a cuento porque son tantas las informaciones y noticias procedentes de Cuba, en el sentido de reformas introducidas para mejorar la eficiencia del sistema, de cumplimiento de los “lineamientos”, de cambios,  etc, que tanto ruido ha hecho que los ricos acreedores del régimen castrista decidieran tantear una de las promesas anunciadas por Raúl Castro de “mejorar la credibilidad financiera del país”. Así que, de forma muy amable y educada, han  invitado al régimen a debatir e intercambiar información sobre los miles de millones de dólares de deuda que tiene el régimen castrista con el Club de París.

Conocido es el sigilo y confidencialidad con que se mueve este tipo de entidades en los mercados mundiales. Por otra parte, el régimen castrista siempre ha escondido el monto y la existencia de dicha deuda, pero algo debe existir cuando después de un cierto tiempo de tranquilidad, vuelven las demandas de información y de relación sobre un asunto ciertamente controvertido.

El procedimiento del Club de París hasta ahora ha sido impecable. Según diversos medios, entre ellos Reuters, se envió una carta al Banco Central de Cuba en la que se solicitaba información sobre si el país comunista quería reanudar las negociaciones interrumpidas hace una década.

Cuba sigue estando presente en las reuniones del Club de París, como no podría ser de otro modo, dada la importancia cuantitativa y cualitativa de una deuda que tiene su origen antes del derrumbe del Muro de Berlín, a tenor de la composición en rublos. El hecho de que se analizase el tema específico de Cuba en la reunión del Club los días 9 y 10 de octubre después de muchos años aparcado, pone de manifiesto que las deudas, tarde o temprano se tienen que pagar.

Las mismas fuentes consultadas han informado que, como viene siendo habitual, no se ha producido una respuesta oficial del régimen, pero que en el Banco Central no han rechazado la realización de algunas entrevistas informativas.

Tal vez conviene recordar que el llamado Club de París es un grupo informal de gobiernos integrado por Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Suiza, los Países Bajos, Noruega, Federación Rusa, España, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos. A diferencia del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, de los que Cuba está excluida, el Club de París no emite préstamos multilaterales, sino que funciona en términos bilaterales.

En su reunión del pasado mes de octubre, el Club de París informó que Cuba debía a sus miembros 30.500 millones de dólares al cierre de 2010, pero más de 20.000 millones de la deuda es en rublos convertibles de la época de alianza con la ex Unión Soviética, que Rusia reclama, y que La Habana no reconoce.

Uno de los puntos más controvertidos de la economía castrista ha sido la gestión de su elevado nivel de endeudamiento. El hecho de que arrastre cifras de la magnitud expuesta, pone de manifiesto una vez más que el embargo ha sido un argumento carente de toda validez, teniendo en cuenta el amplio abanico de financieros que situaban sus fondos en la economía de la Isla a excepción de EEUU, obviamente.

Tal vez por ese motivo, la cifra de la deuda castrista con el exterior siempre ha sido un asunto difícil de cuantificar. El régimen, por ejemplo, sitúa esa deuda en unos 17.800 millones de dólares, aun cuando los analistas no la rebajan de 21.000 millones, cifras que representan más del 50% del PIB y alrededor de un 30% de los ingresos en divisas de la economía.

Uno de los argumentos esgrimidos por el régimen lo ofrece el Banco Central de Cuba al señalar que más de la mitad de la deuda fue clasificada como pasivo, decisión que se remonta a la época en la que el país suspendió sus pagos a fines de la década de 1980, mientras que el resto de la deuda activa se acumuló después de la desaparición de su antiguo benefactor, la ex Unión Soviética. Alternativamente, en los últimos años, China parece haberse convertido en el primer financiero de la Isla en cerca de 5.000 millones de dólares, ya que parece que
Venezuela contribuye por la vía petrolera con fondos corrientes.

Gestionar niveles de deuda de esta magnitud es un problema para la credibilidad internacional de la economía. En su caso, sería muy recomendable aceptar la negociación ofrecida por el Club de Paris y tratar de ajustar los saldos deficitarios, como hace cualquier deudor. Si en diez años el Club de París se ha mostrado expectante, y ahora con tanto ruido de la Isla actúa, es porque en ningún caso van a dar por muertas las obligaciones financieras del régimen.

Las referencias cruzadas sobre el desacuerdo entre las partes, no se han hecho esperar. Desde el Club se insiste en que, al igual que con otros países de desarrollo similar ha sido posible alcanzar acuerdos, con el régimen castrista ha sido imposible porque las demandas planteadas exigían “algo especial e insólito y estábamos a kilómetros de distancia”, según declaraciones de algún diplomático participante en las negociaciones. Aunque Rusia parece haber acordado con La Habana dejar la vieja deuda a un lado, en cualquier momento pueden exigir responsabilidades.

Desde esta perspectiva, el régimen no debería desaprovechar esta oportunidad de negociar con el Club de Paris un acuerdo favorable que mejore su posición multilateral y la credibilidad internacional. No obstante, esto no aparece en la agenda de Raúl Castro, pese a su importancia.

Comentarios

Bolivia, el derecho a la Rebelión
[17-11-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La firme embestida de la Resistencia Boliviana contra la dictadura castro chavista de Evo Morales lo obligó a abandonar el poder. La voluntad del pueblo se impuso a la represión y al fraude. Las fuerzas policiales y los institutos armados simplemente rechazaron usar la violencia contra quienes reclamaban el derecho a ser libres. No hubo golpe militar, ni otra gestión que se aproxime.
Los Reyes de España en Cuba: Una visita anti-norteamericana
[17-11-2019]
Jorge Hernández Fonseca
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Ha culminado la polémica visita de los Reyes de España a la isla con un recorrido por Santiago de Cuba, con el objetivo de que sus majestades visitasen el escenario de la derrota de la Corona, a fines del Siglo XIX, a manos del ejército de los Estados Unidos, que previamente entrara en la guerra de Independencia cubana a favor de los patriotas de la isla. Tal programación, hecha por los cubanos, sólo tiene un objetivo: recordar a los monarcas la hostilidad de EUA con España y la culpa estadounidense en perder la joya de su Corona.
Hacia un modelo de rescate democrático: lecciones de Bolivia
[13-11-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Ilustración: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Hacia un modelo de rescate democratico: lecciones de Bolivia, los ciudadanos se enfrentaron a una de las tiranías del socialismo continental y no solo ganaron, sino que impidieron que el castrocomunismo haya podido rescatar a uno de sus satélites.
El infame muro fue derribado hace 30 años 
[11-11-2019]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
    (www.miscelaneasdecuba.net).- El 9 de noviembre de 1989 comenzó el derribo del Muro de Berlín y la desaparición del comunismo en Europa. Hace 30 años de ese extraordinario episodio. La libertad era eso: poder luchar por un mejor destino sin un Estado que decidiera en nuestro lugar, sin un Partido que escogiera nuestras opciones, sin los ojos permanentes de la policía política posados en nuestra nuca. Si Gorbachov recurre a la violencia el comunismo seguiría imperando en la URSS y en el Este de Europa. Gorbachov no era un hombre sanguinario. Era comunista y patriota, pero no asesino. Gorbachov quería transformar a Rusia en una nación realmente desarrollada, próspera y libre, pero sin propiedad privada de los medios de producción, regida por un sistema planificado, de acuerdo con el proyecto colectivista marxista. “¿Por qué fracasó Gorbachov?”. ” Porque el comunismo no se adapta a la naturaleza humana”. A 30 años de su desaparición europea, el colectivismo, entreverado con el narcotráfico, regresa por sus fueros y asoma su oreja peluda en algunos países de América Latina. Ya no se trata de crear el paraíso en la tierra, sino el infierno. No prevalecerá. Tampoco se adapta a la naturaleza humana.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.