El fracaso anunciado de la política de entrega de tierras en Cuba

Elías Amor Bravo
Economista ULC
Agricultor cubano. Foto: cortesía de http://baraunda.blogspot.se/

(www.miscelaneasdecuba.net).- Sinceramente, no me alegro de haber acertado en las previsiones, pero contemplo con tristeza que las mismas se van cumpliendo. Varios medios se han hecho eco de que el proceso de entrega de tierras en usufructo, que comenzó en 2008 como una de las primeras medidas del raulismo para estimular la producción de alimentos, “presenta notables retrasos y limitaciones por motivos burocráticos y prácticos, como la falta de condiciones y experiencia de los nuevos agricultores”.

 

Incluso, el director del Centro Nacional de Control de la Tierra, Pedro Olivera, responsable de que este proceso, y que ya debería haber sido cesado, o liberado como dicen los castristas, por los resultados obtenidos, señaló en una rueda de prensa “que el proceso ha sido entorpecido y limitado por problemas como la demora en la aprobación de solicitudes”, para añadir, que “existen entidades estatales que no declaran toda la superficie ociosa bajo su administración”, así como la "lentitud y retraso" en la explotación de las tierras entregadas por falta de "control y seguimiento", la escasez de insumos para trabajar el campo y la poca experiencia y capacitación de los usufructuarios.


En suma, un diagnóstico bastante completo de la gama de problemas que ya anunciábamos que se iban a producir ante un proceso que supone actuar sobre uno de los elementos fundamentales sobre los que se cimenta el poder del régimen comunista: la ausencia de propiedad privada.


Desde que se anunciaron las entregas de tierras en usufructo, señalamos que tal medida, lejos de contribuir al desarrollo económico de la agricultura, iba a generar no pocos problemas de articulación institucional. La tierra es un bien de producción que, o está en manos de quien la trabaja y produce, o no hay mucho que hacer. En Cuba, como consecuencia de la política de confiscaciones de propiedades de la llamada revolución, en el inicio de este proceso de cambios el 51% de la superficie cultivable de la isla se encontraba ociosa o mal explotada, en manos de empresas estatales, de organismos de la administración, lo que podríamos denominar “manos muertas” e improductivas.


Las medidas adoptadas fueron parciales e incorrectas.


Primero porque sólo se aceptó vincular al proceso una cierta cantidad de la tierra de propiedad del Estado, que se pudo comprobar desde el inicio que era la de peor calidad, infesta de marabú, tras el cierre de la industria azucarera decretado por Fidel Castro a comienzos de 2002.


Segundo, porque el sistema de arrendamiento en usufructo es contrario a la actividad económica al convertir en aparceros sin tierra a los que dedican todo su esfuerzo a producir  en condiciones realmente adversas. Ni siquiera en los países capitalistas, la fórmula de aparcería es la más adecuada para el desarrollo de la actividad agrícola.


Con estas dos coordenadas, el régimen instauró un sistema burocrático para la concesión de tierras que, por un lado pretendía no liberalizar en exceso el sector, y por otro, mantener bajo estricto control político cualquier proceso de crecimiento económico.


A ello se tiene que añadir la lentitud del proceso, sólo 194.000 solicitudes que afectan a poco más de 1,4 millones de hectáreas, de los 2 millones inicialmente planeados para la entrega. El proceso ha sido tan deficiente que incluso, unos 14.000 arrendatarios han sido eliminados del proceso con posterioridad al renunciar por “incapacidad” a conseguir que la tierra sea productiva.


Este modelo de usufructo de tierras, dirigido por la cúpula del régimen, pretende convertir al Estado comunista en arrendador de tierras a los agricultores, limitando la superficie y las condiciones de la producción, a la vez que impide cualquier proceso de concentración de tierras que mejore la escala de los rendimientos o garantizar el destino libre de la tierra, la realización de inversiones de mejora o los equipamientos necesarios para producir.


El mantenimiento del statu quo basado en la propiedad estatal de los medios de producción, y el control político de la actividad económica no sólo se encuentra en la agricultura, sino en la lista limitativa y excluyente de actividades autorizadas para el trabajo por cuenta propia, lo que garantiza al régimen el control político de la economía.


Y la economía, para funcionar, no puede estar sometida a este tipo de miedos, prevenciones y dirigismos. La libertad de empresa significa que los productores deben determinar, libremente, el destino de sus bienes de producción para obtener los máximos rendimientos de los mismos. De nada sirve limitar entregas de tierras a 13 hectáreas para 10 años, porque ello supone un freno a cualquier proceso de mejora asociado a la gestión eficiente de los negocios.


Si el régimen no conoce estas cuestiones, que se retire e instaure el libre mercado y la propiedad privada como ejes de la actividad en la agricultura. Los cambios serán espectaculares y en muy poco tiempo. Si la producción de alimentos en un asunto de “seguridad nacional”, que se lo tomen realmente en serio.  Hace años ya contemplábamos la entrega de tierras como un “parche” sin visos de futuro. No hemos tenido que esperar mucho tiempo.


Ni aumenta la producción, ni se mejoran los rendimientos, ni se estimula la competitividad del sector cooperativo o estatal. Los mercados siguen desabastecidos, y a unos precios que escapan de los bajos sueldos de los cubanos. ¿Cuánto tiempo puede durar esta situación? Mucho me temo que no demasiado, porque es insostenible.


Desde hace mucho tiempo, las recetas económicas que más éxito han dado en otros países para superar el atraso del modelo comunista, no se han puesto en marcha en el régimen castrista, anclado en una absurda ideología que enuncia una serie de objetivos por un lado, que en la práctica no se pueden cumplir por las propias restricciones existentes. La política de entrega de tierras ha sido un buen ejemplo. Vendrán muchos más.

Comentarios

Al Rescate del 20 de Mayo
[25-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
Izando la bandera en el Palacio de los Gobernadores el 20 de mayo de 1902. Foto: commons.wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Frecuentemente pienso que el proceso cubano que algunos identificamos como castrismo tiene más semejanzas con un movimiento contracultura que uno de acción política. Fue notable la rigurosidad con la que se destruyó la República y sus valores, lo que evidencia que el objetivo no era un simple cambio político o la sustitución de la clase dirigente, sino la pulverización del pasado, para edificar un presente y futuro a conveniencia del liderazgo emergente enemigo de la esencia de la nación cubana.
Comunicado por el día internacional contra la Homofobia
[21-05-2020]
Fundación Cubana por los Derechos LGBTI
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Madrid, 17 de mayo de 2020. Como cada año es una fecha importante para nuestra organización donde coinciden un aniversario más de nuestra Fundación y un día reivindicativo para la comunidad LGBTIQ+ marcado por una lucha constante por nuestros derechos con matices en diferentes países y que en el nuestro se acentúa por una dictadura que ha marginado durante más de 60 años y ha vulnerado a los nuestros.
Alimentar al ganado porcino con yuca: la gran solución del ministerio castrista
[18-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las autoridades del régimen castrista han mostrado, en diversas ocasiones, la preocupación por la escasa producción de piensos para el alimento de animales en la economía. En momentos como el actual, en los que se incrementan las necesidades de consumo de carne, si no se hacen crecer las unidades de ganado, los mercados se desabastecen. Y una vez más, Granma se hace eco de una experiencia en una Estación Experimental de Pastos y Forrajes, la “Indio Hatuey”, que dicen “ha sustituido un 30% del pienso que importa el país por una combinación a base de yuca, follaje de plantas proteicas como la morera y microorganismos eficientes”.
Dos etapas para superar la crisis económica y más ahorro: ¿a dónde quieren ir?
[12-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Un artículo en Granma titulado “Salvar vidas y estimular el desarrollo económico de Cuba” ofrece información de la nueva sesión extraordinaria del consejo de ministros en la que se aprobaron “nuevas indicaciones para la elaboración de la estrategia económica a implementar en la etapa de recuperación post COVID-19 para fortalecer la economía cubana”. Hay mucha inquietud en las autoridades por lo que están sucediendo, y tienen razón en preocuparse, porque lo que puede ocurrir es mucho peor.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.