No al cambio fraude, Sí a la liberación

Oswaldo José Payá Sardiñas
(www.miscelaneasdecuba.net).- MOVIMIENTO CRISTIANO LIBERACIÓN. Por una parte agradecemos que Su Santidad Benedicto XVI haya venido a Cuba a predicarle a nuestro pueblo la Palabra de Dios y a bendecirlo. Por otra parte las maniobras desleales del régimen para confiscar los encuentros del Papa con el pueblo y la  represión contra la oposición pacífica han sido un escándalo del cual muchos cubanos son conscientes.


Consideramos que esta represión contra la oposición no ha sido ajena al desprecio,  la exclusión y descalificación que los opositores, católicos o no, venimos sufriendo por parte de cierta élite  dentro de la Iglesia. Esta élite a través de sus medios como las revistas Espacio Laical y Palabra Nueva  y en muchos eventos, viene practicando durante años la descalificación de la oposición pacífica y promoviendo el apoyo a las supuestas líneas de cambio del Gobierno.


Es en este ambiente en el que hoy en el Centro Padre Felix Varela, antiguo Seminario,  “el  empresario y político cubano, radicado en los Estados Unidos,  Señor Carlos Saladrigas”, disertará sobre: Actitudes y políticas que hemos de asumir para lograr la inserción de los cubanos de la Diáspora en el quehacer social de la Isla.


El Movimiento Cristiano Liberación denuncia que esa misma élite que mencionamos  insiste públicamente en que en Cuba no existen movimientos y partidos independientes.  Nunca hemos procurado espacio político dentro de la Iglesia, sino los derechos para todos los cubanos en la sociedad. Eso todos lo saben. Pero ya es penosamente notorio que el espacio que la Iglesia  pudiera ofrecer a todos para el diálogo entre cubanos, católicos o no, con respeto a la pluralidad y abierto a la participación, ha sido confiscado, al menos en La Habana, por esta élite que con apoyo de la jerarquía se comporta como el partido político de la Iglesia, que ni es un partido ni debe tener partidos.


Este pequeño grupo que se apropia del espacio de todos los laicos en los temas políticos y sociales, no sólo excluyen a otros, sino que niegan la realidad de nuestra lucha por la libertad y nuestro derecho a existir. Coinciden con el Partido Comunista en su pretensión de ser partido único, pero en  la iglesia y coinciden en la exclusión y la descalificación de los que no se someten.


No solamente se da la coincidencia de esta  élite con los métodos excluyentes e impositivos del Partido Comunista, sino que en gran medida han coincidido en la promoción de la línea que atribuye a la oligarquía el papel protagónico en los supuestos cambios y piden el voto de confianza para el gobierno de Raúl Castro.


Nuestro Movimiento denuncia el intento del régimen de imponer un cambio fraude, es decir de cambios sin derechos y la inserción de muchos intereses en este cambio que escamotea la democracia y la soberanía al pueblo de Cuba. El intento por vincular a la Diáspora en este cambio fraude es hacer  a la víctima participe de su propia opresión.


La Diáspora no tiene porque “asumir actitudes y políticas para insertarse en el quehacer social de la isla”. La Diáspora es Diáspora porque son cubanos desterrados  a los que el régimen les niega los derechos como se los niega a todos los cubanos. No es en ese marco de opresión, sin derechos, ni transparencia en el que tiene que insertarse la Diáspora, eso sería ser parte del cambio fraude.


La gradualidad sólo tiene sentido si hay perspectivas transparentes de libertad y derechos. Los cubanos tenemos derecho a los derechos. ¿Por qué no los derechos? Ya es hora. Ese es el cambio pacífico que impulsamos y reclamamos. Cambios que signifiquen libertad, reconciliación, pluralismo político y elecciones libres. Entonces la Diáspora dejará de ser Diáspora, porque tendrán todos los cubanos derechos en su propio, país libre y soberano. Por eso luchamos.

Comentarios

El ineludible costo social
[22-08-2016]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El debate contemporáneo ha instalado una falacia tan clásica como burda. Propios y extraños defienden la idea de que los cambios no pueden ni deben hacerse porque no están dadas las condiciones mínimas para llevarlos adelante dado el elevado costo social que provocaría hacerlo.
¿Qué peso tiene Fidel en el gobierno?
[15-08-2016]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El 13 de agosto Fidel Castro cumplió 90 años. Padece graves problemas de salud, como prácticamente todos los ancianos de esa edad. Hace una década casi lo mata una diverticulitis. Tuvo que operarse varias veces y le quedaron como secuela un ano artificial y el abandono del poder.
Un obstáculo para el progreso
[09-08-2016]
Alberto Medina Méndez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Existen muchos temas políticamente incorrectos que jamás se abordan. Indudablemente, uno de los más postergados por los dirigentes y la sociedad es el de la imprescindible reforma a la legislación laboral vigente.
La convención de Hillary Clinton
[02-08-2016]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El día previo a la convención demócrata, Hillary Clinton viajó a la Florida para revelar quién era su candidato a vicepresidente: Tim Kaine, senador por Virginia y exgobernador del estado. Un demócrata moderado, amistoso, con fama de ser una persona decente, que aprendió español como misionero en Honduras de la mano de los jesuitas. Les enseñaba a los jóvenes a trabajar como carpinteros o soldadores, mientras debatía internamente si se convertía en sacerdote o en político. Optó por el servicio público y desde entonces no ha perdido una elección en Estados Unidos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.