En Cuba y en Venezuela la lucha tiene que continuar

Huber Matos
Fidel Castro, Hugo Chávez y Raúl Castro. Cortesía de Huber Matos.

(www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad quisieran que la frustración y la desmoralización  nos paralizaran,  pero no hay tiempo ni espacio para el derrotismo. En Venezuela las elecciones no fueron limpias ni tampoco un fracaso total para la oposición. 


Cuando los precios del petróleo no puedan continuar sosteniendo la anarquía chavista, los demócratas venezolanos estarán listos para asumir el liderazgo del país. Cuando en Cuba se acerque el abismo del que ha advertido Raúl Castro, la oposición democrática también tiene que estar igualmente organizada.


En Venezuela nosotros esperábamos un milagro, esperábamos demasiado. El castrochavismo estaba luchando por su supervivencia.  La derrota hubiera obligado a los chavistas a desconocerla o a aceptar el  inicio del desmantelamiento de su régimen de corrupción y abusos.


Una buena parte de la dirigencia chavista habría terminado ante los tribunales o en el exilio.  Para el castrismo habría sido el principio del fin.  Sin la subvención de petrodólares venezolanos  la dictadura en Cuba es insostenible.  Este fue un escenario posible pero improbable.


Improbable porque a favor de Chávez estaba la maquinaria de un estado poderoso con recursos económicos ilimitados y el temor de siete millones de votantes que creyeron que sin el Comandante procastrista podrían perder el espejismo socialista en que están embaucados. Para ellos la confrontación no era entre la democracia y la dictadura.   Quien no entienda esto no ha  comprendido el poder que tiene la demagogia en Latinoamérica.   Tampoco podrá combatirlo.


En el 2006, con el Estado en sus manos, Hugo Chávez ganó por un margen de votos del 26%.  En el 2012 a pesar de los altos  precios del petróleo su ventaja en las elecciones se redujo al 9.43% de la votación.  Chavez 54.42%, Capriles 44.99%.


Si Enrique Capriles y la Mesa de Unidad Democrática hubieran contado con recursos similares a los de Hugo Chávez, los chavistas habrían hecho  imposible las elecciones; no iban a arriesgarse a perder el poder.  Las elecciones permitieron que la oposición democrática se uniera y alcanzara el 45% de los votos. Un éxito que no puede tirarse por la borda.


En el caso cubano la dictadura ha ganado tiempo pero no lo aprovecharán con inteligencia. Siempre que han atravesado una crisis que los ha obligado a ceder en su rígido centralismo, frenan los cambios y regresan a posiciones reaccionarias.  Segura la tiranía del triunfo de Chávez antes de las elecciones, anunció  que no necesitaban ninguna inversión del exilio porque su problema se resolvía con inversiones de cientos o millones de dólares.  Con esa mentalidad seguirán cavando su tumba.


Las circunstancias exigen que la oposición cubana no pierda un día. La experiencia de la Mesa de Unidad Democrática en Venezuela debía imitarse en Cuba aunque sea con una unidad muy elemental.  Una  que evite fricciones y fortalezca la imagen de la oposición ante el mundo y la  población.  Mientras esto se alcanza no se puede esperar.  Hay que continuar sin tregua el enfrentamiento para impedirle el descanso a un régimen corrupto y decrépito.

Comentarios

El suicidio de la izquierda fanática
[21-06-2019]
Alfredo M. Cepero
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Quieren sustituir a una sociedad capitalista y personalista con una sociedad socialista y colectivista. Algo así como transformar seres pensantes en autómatas y hombres libres en esclavos.
Socialdemocracia no es socialismo y socialismo "democrático" no existe
[21-06-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Una utopía. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Socialdemocracia no es socialismo y socialismo "democrático" no existe. En EEUU se está viendo un fenómeno atípico, antihistórico y delirante. Algunos en la clase política estadounidense se están catalogando abiertamente como "socialistas democráticos". Colocar el adjetivo "democrático" detrás de socialismo, convierte el término en un oxímoron. En otras palabras, es una contradicción en términos.
A ese cubano "extranjero" que piensa invertir en Cuba
[14-06-2019]
Elías Amor
Economista
    (www.miscelaneasdecuba.net).- En una extensa entrevista en Cubadebate, cuya lectura recomiendo, la directora de inversión extranjera castrista, Débora Rivas ofrece argumentos para justificar la afirmación de su ministro Malmierca hace unos días según la cual “con la nueva ley 118, los cubanos residentes en el exterior pueden invertir en Cuba”. Según criterio de la directora, no existe limitación alguna para hacerlo, salvo el cumplimiento de la ley y la adecuación del proyecto a las prioridades del régimen. Casi nada. La inversión extranjera es un asunto delicado. No está para titulares ni propaganda castrista al uso. Ahora el régimen se vuelca con los cubanos residentes en el exterior para que inviertan en la isla. ¿Tendrán éxito? Lo dudo.
Alma Mater
[11-06-2019]
Martín Guevara Duarte
Escritor
La Universidad de La Habana. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Hay malas hierbas que se expresan a través de cardos y otras en forma de flores. Hay zonas umbrías por el efecto de una amenazante tapia guardiana y otras por la sombra de un manzano en flor. Así mismo hay tristezas y tristezas.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.