Más orden o más libertad: lo que realmente necesita Cuba y los cubanos

Elías Amor Bravo
(www.miscelaneasdecuba.net).- El pasado viernes se celebró una de esas reuniones del consejo de ministros ampliado a las que asiste Raúl Castro para lanzar todo tipo de mensajes y arengas a una cada vez más desmoralizada cúpula dirigente del régimen.

Como casi siempre, en estas reuniones se dicen cosas asombrosas. Pero esta vez, el llamado de Raúl Castro “a continuar fomentando el orden en todos los escenarios de la sociedad”, me ha llamado especialmente la atención, lo mismo que su mensaje de “la necesidad de seguir trabajando con disciplina y exigencia para que el país se desarrolle de manera sustentable”.


Lo primero que llama la atención es que una organización política e institucional dirigida de forma absoluta por el poder estatal, necesite “orden”. Si volvemos la mirada atrás descubrimos que la ausencia de orden en “los escenarios de la sociedad” es un rasgo más propio de una especie de quimera anárquica, que de la organización estalinista creada por los Castro desde el triunfo de la llamada revolución.


Orden ha sido mantener todo el control económico bajo el estado, eliminando cualquier vestigio de asignación de recursos por parte del mercado y la competencia. Orden ha sido eliminar y penalizar cualquier fórmula asociada a los derechos de propiedad, su transacción, crecimiento o acumulación. Orden ha sido eliminar cualquier iniciativa emprendedora de los agentes privados e intervenir en cualquier operación de inversión extranjera exigiendo distintas fórmulas de participación. Orden ha sido fijar un sistema del que ningún cubano puede escapar, emanado de las directrices de lo que llaman “sociedad socialista”, cuyo perfeccionamiento es el objetivo de esa carta de deseos contenida en los llamados “Lineamientos”.


Pasando revista a todo esto, no podemos preguntarnos más que, ¿qué clase de broma es ésta de la exigencia de “más orden en todos los escenarios de la sociedad?¿Cómo es posible que el máximo dirigente de un estado que observa que el orden establecido es directamente responsable del pésimo estado en el que se encuentra esa sociedad, siga exigiendo “más orden”.


Pero, ¿de qué orden hablamos? Tal vez del orden cuartelero procedente de cualquier militar con vocación política dispuesto a lanzarse a la arena en cualquier momento. ¿Acaso los Castro preparan a la sociedad y sus distintos escenarios a continuar recibiendo “órdenes” del ejército? Tal vez estamos ante el “orden” que reclama un juez en una sala. Lo dudo. En esos consejos de ministros ampliados rara vez se discuten los asuntos. No existe espacio para las opiniones alternativas en el sistema político e institucional creado por los Castro. Entonces, ¿de qué orden hablamos?



No se me ocurre otra cosa que de la reacción natural y humana al armatoste de ineficiencia, parálisis y decadencia del estalinismo que fue establecido en la otrora competitiva economía cubana por los hermanos Castro hace más de medio siglo. Por supuesto, que si el orden que se solicita viene a tratar de eliminar esas reacciones naturales a cualquier intento de sometimiento y obediencia a postulados difíciles de compartir, entonces, bienvenido el desorden, con todas sus consecuencias.


La consecuencia más alarmante que cabe obtener de todo este análisis, es que la petición de “orden en todos los escenarios de la sociedad” que formula Raúl Castro es causa y no efecto, del régimen imperante. Grave. Más orden, en la línea demandada por el máximo dirigente del régimen castrista, es justo lo que no necesita la economía para funcionar mejor. Más orden, no es lo que necesitan los cubanos para poder respirar aires de libertad y progresar. El orden, ese orden castrista que supuso la llamada “revolución”, es el único responsable del estado actual de atraso y postración de la sociedad, y por mucho que se empeñe la propaganda castrista en decir lo contrario a estas alturas, es necesario denunciarlo públicamente.


Basta ya de tanto orden. Lo que necesita la sociedad cubana para recuperar su trayectoria histórica va justo en la dirección  contraria, y se concreta en libertad, autonomía de decisión, responsabilidad, ética y competencia. Valores que, nada tienen que ver con ese “orden cuartelero” de Raúl Castro.


En esa operación, que seguro que no será tarea de un día, es donde los cubanos pueden sentir que recuperan su identidad nacional, capacidad para afrontar los problemas y darles solución como lo hace el resto de ciudadanos del mundo, y no recurriendo a fórmulas que ya han caído en desuso en todos los países en que se impusieron por la fuerza.


El camino de la libertad es el que necesita Cuba y los cubanos, y no el del “orden” de Raúl Castro.

Comentarios

Al Rescate del 20 de Mayo
[25-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
Izando la bandera en el Palacio de los Gobernadores el 20 de mayo de 1902. Foto: commons.wikimedia.org   (www.miscelaneasdecuba.net).- Frecuentemente pienso que el proceso cubano que algunos identificamos como castrismo tiene más semejanzas con un movimiento contracultura que uno de acción política. Fue notable la rigurosidad con la que se destruyó la República y sus valores, lo que evidencia que el objetivo no era un simple cambio político o la sustitución de la clase dirigente, sino la pulverización del pasado, para edificar un presente y futuro a conveniencia del liderazgo emergente enemigo de la esencia de la nación cubana.
Comunicado por el día internacional contra la Homofobia
[21-05-2020]
Fundación Cubana por los Derechos LGBTI
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Madrid, 17 de mayo de 2020. Como cada año es una fecha importante para nuestra organización donde coinciden un aniversario más de nuestra Fundación y un día reivindicativo para la comunidad LGBTIQ+ marcado por una lucha constante por nuestros derechos con matices en diferentes países y que en el nuestro se acentúa por una dictadura que ha marginado durante más de 60 años y ha vulnerado a los nuestros.
Alimentar al ganado porcino con yuca: la gran solución del ministerio castrista
[18-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Las autoridades del régimen castrista han mostrado, en diversas ocasiones, la preocupación por la escasa producción de piensos para el alimento de animales en la economía. En momentos como el actual, en los que se incrementan las necesidades de consumo de carne, si no se hacen crecer las unidades de ganado, los mercados se desabastecen. Y una vez más, Granma se hace eco de una experiencia en una Estación Experimental de Pastos y Forrajes, la “Indio Hatuey”, que dicen “ha sustituido un 30% del pienso que importa el país por una combinación a base de yuca, follaje de plantas proteicas como la morera y microorganismos eficientes”.
Dos etapas para superar la crisis económica y más ahorro: ¿a dónde quieren ir?
[12-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Un artículo en Granma titulado “Salvar vidas y estimular el desarrollo económico de Cuba” ofrece información de la nueva sesión extraordinaria del consejo de ministros en la que se aprobaron “nuevas indicaciones para la elaboración de la estrategia económica a implementar en la etapa de recuperación post COVID-19 para fortalecer la economía cubana”. Hay mucha inquietud en las autoridades por lo que están sucediendo, y tienen razón en preocuparse, porque lo que puede ocurrir es mucho peor.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.