Recordando a Bola de Nieve

Mileydi Fougstedt
Redactora
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Un día como hoy en 1911 nació en Guanabacoa Ignacio Jacinto Villa Fernández, más conocido por su apodo artístico Bola de Nieve. Para mí es el Louis Amstrong cubano. 

Cuenta una leyenda que cuando cantó en el Carnegie Hall de Nueva York, tuvo que salir nueve veces al escenario para agradecerle al público que lo había escuchado y no paraba de aplaudir y de ovacionarlo. 

Bola de Nieve, es uno de los músicos más geniales de su época y un verdadero icono de la idiosincracia cubana. Gran cantante, compositor y pianista cubano que llevó su música al mundo entero, en ocasiones compartiendo el escenario con grandes artistas internacionales como la española Conchita Piquer; Teddy Wilson, Art Dayton y Lena Horne en Filadelfia; Ary Barroso y Dorival Caymmi en Brasil; la cubana Esther Borja y la argentina Libertad Lamarque.

Villa nació en Guanabacoa, uno de los barrios más representativos de las tradiciones musicales y folklóricas de Cuba. Uno de trece hermanos e hijo de Inés Fernández, ama de casa y Domingo Villa, cocinero de una fonda. 

Aunque venía de una familia modesta pudo dedicarse a la música. Comenzó sus estudios a los ochos años en el conservatorio Mateu y luego en 1923 comenzó a estudiar solfeo y teoría musical. Su aspiración era ser doctor en Pedagogía y en Filosofía y Letras, pero cuando se matriculó en 1927 en la Academia Normal para Maestros, la crisis que provocó el gobierno de Gerardo Machado le hizo dedicarse a la música para vivir.

En 1929 se presentó como aficionado en un espectáculo en el Teatro Nacional de Cuba imitando al alemán José Bohr, pero no tuvo un gran éxito. Obtuvo su primer contrato profesional con la banda de Gilberto Valdés, que tocaba en el cabaret La Verbena en Marianao.

Luego, una noche de presentación en 1933 en La Habana, en el bar Biltmore del hotel Sevilla, Rita Montaner se quedó encantada con su música, de tal manera que lo contrató como acompañante.

Entonces viajaron a México y allí, ante las 4.000 personas que llenaban el Politeama, improvisó "Tu no sabe inglé, Vito Manué" (de Eliseo Grenet y Nicolás Guillén), sustituyendo a la artista que debía interpretarlo, es decir, la misma Rita Montaner.

Tuvo un éxito enorme y desde entonces, aunque la Montaner había regresado a Cuba en el mismo 1933, continuó tocando en lugares como los teatros Principal, Lírico y Cine Máximo. En este último tocó por primera vez con el pródigo Ernesto Lecuona, quien se convirtió en su asiduo espectador y llegó a convencerle de que retornara a su Cuba natal, a tocar el piano para el público cubano.

A su regreso a la capital cubana tocó junto a Lecuona en el teatro Principal temas compuestos por el mismo, como "El cabildo de María la O" y "Como arrullo de palmas". Continuó en una gira por la isla y en 1936, como parte del elenco del compositor que lo había lanzado en Cuba, paseó su arte por toda América Latina, Estados Unidos, Europa, Rusia, China y Corea, entre otros.

Hacia fines de 1940 empezó a cantar exclusivamente composiciones propias y el estreno fue en Matanzas, donde interpretó temas como "Carlota 'ta morí" y "Mamá Inés", que rendía honor a su propia madre.

En 1950 se inició en la cadena de radio cubana CMQ "El gran show de Bola de Nieve", en el que cantaba acompañado por una orquesta e invitaba a artistas nacionales e internacionales de renombre. El triunfo de la Revolución Cubana en 1959 no disminuyó su actividad y nada se le impidió, incluso ofreció conciertos gratuitos. Aun prudente en temas políticos, simpatizó con la revolución y continuó dedicándose a su arte y a expandir la música cubana por el mundo.

En 1965 el restaurante Monseñor del centro de la capital cubana fue reparado y convertido en el Chez Bola. Este sitio se convirtió en habitual para sus actuaciones y le permitía estar más cerca del público. Bola de Nieve cantaba principalmente en español y cuando era preguntado por su nacionalidad, siempre se definió latinoamericano, aunque también interpretó numerosas canciones en inglés, francés, italiano, catalán y portugués.

Su última actuación fue el 20 de agosto de 1971 en el teatro Amadeo Roldán, durante un homenaje a Rita Montaner. Apareció en la televisión por última vez en el programa musical "Álbum de Cuba", un día después de haber cumplido 60 años.Chabuca Granda junto a amigos y admiradores le preparaban un homenaje en Perú y, antes de partir, concedió una entrevista en Radio Habana Cuba que sería la última.

Entre sus composiciones más famosas se encuentran "No puedo ser feliz", "Mama Inés" y "Drume negrita". 

Ignacio Villa tenía talentos desconocidos como profesor de matemáticas y también participó en diversas filmaciones interpretándose a sí mismo. 

Bola de Nieve falleció el 2 de octubre de 1971 en México. 

Comentarios

Simposio: El socialismo en los EE.UU.
[29-04-2019]
Patria de Martí
Cuba 60 años - Parte 3 de 7
[25-01-2019]
Radio Martí, Youtube.com
El retorno del Quinquenio Gris vs. el nuevo cine cubano
[21-01-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
    (www.miscelaneasdecuba.net).- Un fantasma y una historía de horror vuelven a recorrer el mapa politico, cultural e ideológico de la mayor de las Antillas: salen de sus tumbas y féretros, una nueva legión de zombies/talibanes, con su conde Drácula; recorren todos los rincones del archipiélago, para repetir con sus orgías, las memorias draconianas de hace más de cincuenta años, - en aquel virtual 1968.- de una gran tragedia cultural que socavó los cimientos la cultura comunitaria y a las élites de los artistas e intelectuales criollos.
La reconstrucción de Cuba: Rev. Martín Añorga
[23-08-2018]
Patria de Martí
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.