Mesa de Diálogo de la Juventud

Carlos Millares Falcón
Analista Político y Director del Centro de Estudios Políticos y Sociales

 
 
(www.miscelaneasdecuba.net).-  El pasado sábado 25 de abril tuve la maravillosa oportunidad de ver trabajar a los jóvenes cubanos; pertenecientes a la Mesa de Diálogo, que efectuaron su reunión trimestral en la Sede de la FUNDACIÓN SUCESORES.

Desde horas muy tempranas comenzaron a llegar al lugar de la cita; jóvenes provenientes de diferentes provincias del país, incluso algunos habían salido desde la noche anterior para llegar en tiempo, evadiendo así la posible intervención de la policía política; que tanto gusta de impedir la celebración de actividades de la Sociedad Civil; ellos, hombres y mujeres comprometidos con el futuro del país, pertenecen a una amplia gama de Organizaciones de todas las tendencias políticas y con ideas diferentes acerca de cómo actuar, para llevar a Cuba hacia la democracia.

Durante más de tres horas discutieron sus asuntos, diseñaron estrategias y llegaron a acuerdos con este fin, sin un tono más alto que el otro, sin asomos de pedantería, sin regionalismos o afán de liderazgo, en un ejemplo de ejercicio democrático y buen actuar, como si allí se estuvieran tomando las decisiones trascendentales que un parlamento pudiera estar discutiendo para enrumbar los destinos de su país.

Cuando ya despedí al último de los participantes, me senté un rato a meditar sobre aquello que había presenciado y un cálido soplo de esperanza me invadió desde lo más profundo de mi ser, estaba siendo testigo presencial del accionar de nuestra juventud y lógicamente me refiero a aquellos jóvenes comprometidos con la causa de la libertad y la democracia y que forman hoy parte activa y fundamental de la Sociedad Civil Independiente y Democrática.

Vi a los futuros líderes de nuestro país y ¿por qué no? quizás entre ellos se encuentre el futuro Presidente de Cuba o destacados Ministros o Representantes y Senadores que redacten nuestras Leyes “Con todos y para el bien de todos” como lo señalo Martí.

Pensé ¡qué ejemplo nos dan estos jóvenes! a todos nosotros, líderes trascendentales de un sinnúmero de Movimientos, Partidos Políticos, Organizaciones defensoras de DD.HH.,ONGS Académicas, Intelectuales o Movimientos Culturales, que no somos capaces de sentarnos en una mesa común y elaborar estrategias consensuadas, a los cuales nos consume la división, el regionalismo, el caudillismo, las diferencias personales y somos tan ineptos e incapaces de poner por encima de todo esto los altos destinos de nuestro país, tan necesitado hoy de una unidad de acción y un frente común de batalla; ante un futuro incierto, que se nos echa encima y en el cual se nos ignora, por los de adentro y por los de afuera.

Mucho se escribe en estos momentos acerca de nuestro futuro; pero, lo que realmente yo veo es como se reparten las riquezas de mi país; como, cual aves de rapiña se acercan a la presa buscando un pedazo del cadáver de mi desmembrada y moribunda Cuba. Desde ya es necesario oponer inteligencia, valor, estrategias comunes, planes oportunos para resarcir y restañar los daños políticos, estructurales, éticos, sociales, culturales y morales. ¿Cómo hacerlo? se preguntan muchos.

Comentarios

En torno al "acomodo de la mentalidad importadora" del ministro Gil
[14-06-2019]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Vaya. Ahora resulta que tenemos un ministro castrista de economía que se hace el gracioso. No sé si con buena intención, o con el ánimo de confundir más aún la situación, el ministro ha dicho, durante la conferencia magistral del octavo Congreso de la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba, que “la mentalidad importadora acomoda y frena la iniciativa y la creatividad”. Apaga y vamos. Después de esto, el último en salir, que cierre la puerta. ¿De verdad el señor Gil está en condiciones de asumir las funciones de su puesto, si piensa en estos términos? Tengo mis serias dudas. En este post explico por qué.
El genocidio como política de estado
[11-06-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Una de las características de los regímenes comunistas es su indolencia hacia la vida de las personas, sobre todo, respecto a aquellos que disienten o se les oponen. Una crueldad que ocultan tras la máscara de supuestos defensores de los pobres y reivindicadores del proletariado, cuando en realidad solo sirven a sus intereses y ambiciones desmedidas de poder y riqueza de una nueva clase que se apropia de los derechos y el poder que le corresponde al pueblo. Para ellos, no hay moral ni principios, sino que “el fin justifica los medios”, como sentenciara Vladimir Lenin. El fin supremo del comunista es el poder absoluto, y para conseguirlo todo está justificado: Mentir, usurpar, robar, esclavizar, matar….
Justicia Cuba en Costa Rica
[09-06-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Son muchos los países latinoamericanos como Cuba, Venezuela y Nicaragua  que ocupan con frecuencia espacios en la prensa internacional por sus serios problemas de gobernabilidad y la continua violación a los derechos de sus ciudadanos, pero Costa Rica, está libre de esas afrentas por las convicciones de su pueblo y el compromiso con la democracia demostrada por sus líderes desde hace muchas décadas.
Una Alianza mortal, otra necesaria
[20-05-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El régimen cubano es la única dictadura con proyección transnacional con prácticas sistemáticamente injerencistas que ha conocido el continente. Un régimen que ha victimizado a sus ciudadanos, también a otros de muchos países por su naturaleza subversiva e imperialista.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.