Cuba: ¿Otro Socialismo?

Jorge Hernández Fonseca
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Ahora que ya es evidente el fracaso del socialismo en Cuba, el país se encamina hacia la creación de otro engendro castrista: capitalismo de estado en la economía --con militantes y sin emprendedores-- y socialismo estalinista en toda la sociedad, sin libertades de ningún tipo. En ese ambiente, hay unas pocas voces que pregonan por la implantación de otro experimento socialista con el argumento de que “Fidel no era socialista, ni sabía lo que hacía”, mientras el país navega sin rumbo en medio de una piñata de oportunistas ávidos por dinero fácil.

El capitalismo es --sobre todo-- un sistema económico para producir bienes y servicios. El capitalismo no es un sistema social en el sentido estricto de la palabra y aunque su aplicación implique consecuencias en toda la sociedad, no es un sistema social propiamente dicho. Puede decirse que el capitalismo nadie lo “inventó”; es el sistema económico más eficiente que la sociedad humana ha desarrollado a lo largo del lento y continuo desarrollo de la humanidad.

El socialismo por su parte es --sobre todo-- una elucubración teórica de “lo que debería ser”; es un sistema económico-social “inventado” desde posiciones teóricas, basado en suposiciones filosóficas (no productivas); así, no es un sistema “natural”, sino que es producto de esquemas mentales que hacen énfasis en la “distribución” y no en la “generación” de riquezas.

Las diferencias anteriormente señaladas nos lleva de la mano a la respuesta del por qué el socialismo ha fracasado en casi todos los ámbitos donde ha sido aplicado como sistema económico-social, en función de que no hay una sola palabra escrita por los llamados “clásicos” del socialismo de cómo generar o producir bienes y/o servicios. Aquellas sociedades supuestamente socialistas, fracasadas en sus sistemas productivos, se han visto obligadas a adoptar el esquema capitalista en los sectores económicos para generar bienes y servicios.

Por todas estas razones, en el caso cubano los cambios fundamentales que programa Raúl Castro son del tipo económico, intentando materializar tibios cambios hacia el capitalismo en la economía de la isla, pero sin el concurso de la capacidad emprendedora de todos los cubanos, limitando así el accionar capitalista en su economía. Al dejar los negocios en manos de la “nomenclatura”, Raúl Castro comete un error típico del socialismo: imaginar que “cualquiera” (sin capacidad emprendedora) puede ser exitoso en la función de producir bienes y servicios.

En el sistema capitalista los dueños no se “eligen”, ni se designan; ellos surgen por selección natural de entre toda la sociedad civil, como personas con aptitudes especiales en el mundo de los negocios, que nada tienen que ver con el compromiso político y mucho menos con que sus padres hayan sido guerrilleros de la Sierra Maestra, ni militantes de un cierto partido político.

Los cambios de Raúl Castro al capitalismo en la economía están baldados por un grave error: no tiene “capitalistas” cubanos, es decir, la sociedad cubana no puede aportar su talento y capacidades dejándosele solamente el papel segundón de empleados del estado. Así, las pretensiones socializantes de marxistas opositores y gobernistas lo que pretenden es organizar otro experimento socialista tratando la sociedad cubana como conejillo de indias. Libertad general, democracia pluripartidista y economía de mercado son las únicas alternativas de solución.

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.