La Saga de la Farmacia Cubana

Steve Maikel Pardo Valdes

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- Sabido es que las Constituciones y las Instituciones no pueden hacer milagros por si solas, es decir si no son letra viva. Por lo que no tendremos buenos Gobienos si carecemos de los instrumentos de gobierno adecuados, que marquen las pautas de la politica y la economía de la Nación. Estas estructuras normativas deben ser capaces de generar gobernabilidad y contribuyen a la sostenibilidad del sistema social.

Y citando a Guiovanni Sartori: la estructura legal de un país ordena y disciplina los procesos de toma de decisiones en el Estado, aspecto fundamental para el buen funcionamiento de la Democracia. Claro está que en Cuba es obvio, que no estamos en precencia de una democracia o de un sistema previsto para mejorar las condiciones de vida de la población. En una Tirania no podemos esperar otra cosa. Las afectaciones se perciben en cada renglón de la vida diaria del cubano de a pie de la Isla. 
 
Hoy el la falta de medicamentos en el pedido que realizan las farmacias municipales a su organismo central posee una carencia de unos 165 farmacos de alrededor de 330 que conforman el pedido base. Entre los grandes ausentes: la Metformina, utilizada po los pacientes diabéticos, los inhaladores de salbutamol (asthma spray) tan necesario para los asmáticos, los unguentos y pomadas antibióticas o antimicóticas imprescindibles en el tratamiento de afecciones dermatológicas tan comunes en nuestro clima tropical y con el transporte urbano colapsado que padecemos.

Las largas colas en las farmacias de toda Cuba no parecen tener fin. Desde el establecimiento del sistema de almacenamiento en las droguerías provinciales, la distribución semanal para la venta al día siguiente y la proliferación de revendedores de medicamentos de todo tipo, se ha tejido una madeja bastante difícil de deshacer. La proliferación de revendedores de medicamentos y productos farmacéuticos de venta por receta médica o racionada ha llevado a que la gente vea este ejercicio como una actividad comercial más.

Otra de las alternativas han sido las dependencias que expenden sus productos en moneda fuerte, en CUC, aunque a precios prohibitivos para la mayoria de la poblacion. Para un cubano que no tiene familiares en el extranjero las farmacias internacionales son la única opción para encontrar ciertos tipos de medicamentos que solo se comercializan en CUC, pero a que precio¡ La escasez de medicamentos básicos y la total ausencia de otros en la red de farmacias en moneda nacional convierten a las farmacias internacionales en un centro de discordias para los cubanos. Mientras unos encuentran en ellas la única alternativa para encontrar medicamentos “perdidos” otros no se resignan a que sus familiares padezcan teniendo el remedio tan cerca.

Según la página web de la empresa Servimed, Turismo y Salud existen en el país unas 46 farmacias internacionales, la mayoría de ellas en instalaciones hoteleras, además de siete Clínicas del Sol, cinco Ópticas Miramar y otros centros especializados con pequeños establecimientos donde se comercializan medicamentos en CUC.

En las farmacias internacionales de Cuba “encontramos medicamentos que son hasta de primera necesidad”, dice Ramón Zamora, especialista en ortopedia de Holguín, uno de los miles de médicos dentro de la isla que ante la escasez le recomiendan a sus pacientes comprar en estos centros “si tienen la posibilidad”.

La diferencia entre unas y otras “es abismal”, acota Zamora, “en primera, por el precio de los medicamentos que está elevadísimo en comparación con el salario de los trabajadores” y también porque algunos no los llevan a la farmacia en moneda nacional, sin embargo, “siempre te los encuentras en divisas. En algunos casos los medicamentos terminan venciéndose”, concluye apenado este galeno, conciente de que esa historia se repite en toda la Isla.

Las farmacias internacionales se fundaron en 1993 y aunque en los inicios sólo podían comprar en ellas los extranjeros, “la necesidad obligó a que las abrieran para los cubanos”, dijo un vendedor ilegal en condición de anonimato. “Yo vivo para esto, me paso los días de la semana en las colas para esperar el día en que llegan los medicamentos pero te digo que a veces no aparecen ni en los centros espirituales”, sentenció.

Para el cubano de a pie, sin familia en el extranjero, después de buscar el medicamento en el mercado negro, tocar las puertas de las iglesias y agotar todas las posibilidades de tener a alguien que te pueda ayudar en el extranjero e ir a consultar su precio en las farmacias internacionales, solicitar la ayuda de ONGs ha sido otra de las opciones encontradas para resolver el déficit de fármacos en la isla.Otros medicamentos requeridos por las personas más desfavorecidas en la isla son los aditamentos para las prótesis y las vitaminas por la deficiente alimentación.

Otro tanto es la calidad del producto que se expende en moneda nacional, como es el caso de las almohadillas sanitarias que, segun mencionan muchas cubanas de pueblo que no pueden comprar las lindas que venden en la tienda en divisas, no alcanzan las que te dan por la libreta, vienen aveces conlas alas rotas o media sueltas, sin pegamento o con demaciado y este se corre para donde no debe, en fin desastrosas e incomodas, ademas de que poseen un bajo coeficiente de absorcion y luego andas por ahi toda manchada, es sencillamente vegonzoso´´.

Algunos ciudadanos de la isla se quejan de que los medicamentos producidos en la isla los envíen a otros países como Venezuela y Bolivia. Solo entre enero y junio del 2013 Cuba le vendió a Venezuela medicamentos por un valor de 53 millones de dólares. Luego La Habana firmó un proyecto (ALBAMED) para exportar medicamentos a los países del ALBA. Para colmo de males las normas de la Aduana cubana restringen a los pasajeros internacionales la entrada de hasta 10 kg de medicamentos libres de impuestos siempre y cuando viajen en equipajes separados y con sus debidas etiquetas. 
 
Entonces como culpar al siempre presente Bloqueo americano, creo que realmente lo que esta bloqueado, es la verguenza de los dirigentes de este pais¡ 

Sumele a ello otra arista muy poco tratada, las malas condiciones de trabajo de los farmaceuticos cubanos, mujeres en su gran mayoria, que muchas veces no almuerzan y en otras tantas estos locales carecen de baño o esta en pesimo estado, al igual que la farmacia en si, con filtraciones y humedades en techos y paredes que afectan la vida util del medicamento y atentan contra el humor de quien debe servir a una poblacion arta de tanta miseria y vicisitudes.
 
Como que no nos dejan muchas alternativas.

Comentarios

Abandonada y desatendida
[16-04-2019]
Enrique Díaz Rodríguez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- "La casa se me está cayendo encima", exclamó  Felicia Pérez Gordillo ante las condiciones de su hogar.
Ex combatiente internacionalista que en cualquier momento amanecerá muerto de hambre o de frio
[06-04-2019]
CID
Manuel Ignacio Peñate García. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- A: Partido Provincial Holguín.  De: Vecinos del Reparto Harlem. Nos dirigimos a ustedes para hacerle saber de la situación penosa en la que vive un ex combatiente internacionalista que luchó en la guerra de Angola hasta el final. 
Semanario La Nueva República 245
[06-04-2019]
La Nueva República
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Leála aquí.
Crónica para un círculo infantil abandonado
[06-04-2019]
Enrique Díaz Rodríguez
Mi círculo totalmente abandonado. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- En uno de esos calurosos días, en los que el sol cubano arremete contra todo caminante, salgo a las calles de la Habana en busca de una historia.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.