Cuba 2017: Trump, Raúl y el problema cubano

Jorge Hernández Fonseca
Donald Trump, el hombre que preocupa al mundo. Foto: commons.wikimedia.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- A sólo horas de la toma de posesión de Donald Trump como presidente de EUA, se abre la incógnita del futuro de sus relaciones con Cuba. A continuación un pronóstico probable de lo que pudiera suceder en el seno de las negociaciones entre Raúl Castro y Donald Trump.

Mi análisis parte de dos hipótesis: Primero, EUA –bipartidistamente-- jerarquiza en Cuba mucho más su estabilidad social interna que la derrota de la dictadura. Segundo, la desaparición física de Fidel Castro deja a Raúl Castro y su equipo con las manos libres para hacer cambios en el área económica, que satisfacerían las ambiciones materiales de los herederos del castrismo.

La primera premisa parte de una óptica crítica, extendida en Washington después de la deposición desastrosa de Sadam Hussein en Irak y de Muamar El Kadaffi en Libia, que convirtió ambos países en campos de batallas hasta hoy. La élite norteamericana teme que similar medicina en Cuba la convierta en algo incontrolable, sobre todo porque a los ojos norteamericanos la oposición política cubana no es opción de poder real en Cuba a corto plazo y el narcotráfico en México y Centroamérica es demasiado poderoso para permitirlo en la isla.

La segunda hipótesis parte de suponer que Raúl –sobre todo el equipo joven que lo acompaña-- tiene claro el fracaso del socialismo a nivel planetario y Trump pudiera ayudarlos en el camino de resolver los problemas económicos internos mediante un modelo al estilo chino, dándoles garantías al gobierno cubano de que con una apertura económica --donde los cubanos pudieran hacer negocios y ganar dinero-- no habría ningún tipo de dificultades futuras con EUA.

Estimo que, por lo dicho anteriormente y la propia naturaleza de Trump, este va a hacer presión en dos puntos: cambios profundos en la economía y respeto a los Derechos Humanos. Los cambios en la economía llevarían a la isla a un camino similar al adoptado previamente en China y Viet-Nam. Sobre los cambios en Derechos Humanos, Raúl está preparado para ofrecer un abanico de “cambios”, como sería dejar marchar las Damas de Blanco por la Quinta Avenida de la Habana sin acosarlas y/o arrastrarlas por las calles, pues eso ya fue así durante anos.

Creo que Raúl, sus hijos –junto a los hijos de sus generales-- herederos todos de la economía cubana, desean un futuro en el cual reciban seguridades desde EUA para administrar como propios los negocios que actualmente dirigen como representantes del estado. En ese sentido la isla tiene antecedentes en el Tratado de París entre EUA y España, donde los intereses de los nacionales cubanos quedaron en segundo plano. Raúl y Trump garantizarían sus intereses.

El panorama que veo ante mis ojos no satisface las ansias de libertad del pueblo cubano, pero sí su mejora material. Creo que las conversaciones se encaminarán a una solución integral del problema cubano a medio y largo plazo, con un período de libertad económica inicial y una mejora de los Derechos Humanos -- al mando del partido comunista-- para posteriormente, en función de la dinámica de lo que suceda con la dividida oposición política cubana, tratar de llevar el país hacia un régimen de derechos y libertades en todos los órdenes, incluso político.

Comentarios

349, otra decapitación del castrismo
[17-12-2018]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Independiente al resultado de las valientes protestas de muchos artistas cubanos contra un reciente decreto de la dictadura que pretende regular todavía más las actividades culturales del país, es importante resaltar que el  régimen castrista, fiel a su naturaleza totalitaria, no ha dictado en 60 años de gobierno una ley que favorezca a sus ciudadanos, todo lo contrario, sus legislaciones siempre han estado orientadas  a restringir derechos y establecer parámetros sobre los cuales cada individuo debe actuar sin que importen sus convicciones, sexo, religión o aspiraciones.
La sangre de Khashoggi llega a la Casa Blanca
[10-12-2018]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Lo que es bueno para la sociedad lo determina el libre mercado y no los acuerdos mercantilistas de los gobernantes, Contrario a la leyenda, los países no tienen intereses económicos discernibles. Lo que es bueno para los exportadores es malo para los importadores y viceversa.
Los dos príncipes: Jair Bolsonaro y López Obrador
[02-12-2018]
Jorge Hernández Fonseca
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En épocas de derrotas socialistas a lo largo y ancho de Nuestra América, surge una victoria electoral inobjetable de la izquierda en México: el triunfo y la toma de posesión como presidente de ese país, de Andrés Manuel López Obrador, AMLO, que anuncia un “cambio de régimen” desde el viejo y esperpéntico capitalismo mexicano, hacia el socialismo de su partido MORENA. Algo así ya lo habíamos visto en la Venezuela de Hugo Chávez, en el Brasil de Lula da Silva y en la Nicaragua de Daniel Ortega, para no hablar de la decrépita dictadura de los Castro.
La desesperación latinoamericana
[27-11-2018]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Lo extraño de nuestra cultura es que, en lugar de corregir lo que anda mal, renunciamos a nuestros aciertos e insistimos, periódicamente, en nuestros errores. En América Latina “cada uno cultiva su singularidad, no aprende nada del vecino y los intercambios son prácticamente inexistentes”. ¿Por qué no corregimos los inconvenientes y ajustamos lo que vale la pena salvar en lugar de deshacerlo todo y movernos en la otra dirección del péndulo.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.