Angustia y desesperación por cuenta propia

Raúl Lázaro Fonseca Díaz
Periodista Independiente
Un trabajador por cuenta lucha su pan diario en su bicitaxi. Foto del autor.
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- El trabajo por cuenta propia ha tenido varias etapas de “perfeccionamiento” durante el tiempo que hace que está establecido, algunas de ellas bien definidas.

En los años 90 la directora municipal de Trabajo y Seguridad Social, en Plaza de la Revolución, en la capital del país, nombrada Ángela, describía la actividad así: “El trabajo por cuenta propia es un caballo desbocado que se le trata de poner la montura y la brida, luego el jinete trata de domarlo con precario equilibrio”; además manifestaba su preocupación de que con la legalidad se sumaran muchas personas, para lo cual tenían que cumplir con las órdenes que se les bajaran.

Por aquel entonces, había que paliar el desempleo que en esos momentos enfrentaba el país, debido a la caída del campo socialista. En esos momentos era este municipio, el que tenía mayor cantidad de trabajadores por cuenta propia en todo el país.

Sin embargo, como es usual en Cuba, los funcionarios no duran mucho en un puesto de trabajo, unas veces se equivocan y caen para arriba, otras lo hacen para abajo. El caso es que en 1996 la sucesora de Ángela, nombrada Maritza fue atacada –de forma brutal- por unos hombres, al parecer contratados por los dueños de un paladar clausurado por ella.

En el periódico Tribuna de La Habana se publicó la noticia, por primera vez se utilizó la palabra “mafia” para designar al grupo de ciudadanos que participaron en el atentado a la funcionaria. A partir de ese momento se suspendieron las licencias para operar “paladares” (en aquel entonces pequeños restaurantes de 12 sillas).

La segunda etapa comenzó con el respiro que tuvo la economía cubana, obtenido con el dinero que llegaba de Venezuela; a partir de los servicios prestados por profesionales cubanos, y también el incremento del turismo extranjero.

Vino la sindicalización oficialista masiva de los trabajadores por cuenta propia, acción que el gobierno logró con mucha facilidad, pues al no existir mercados mayoristas, el discurso subliminal fue como si entonaran una pieza de la famosa orquesta cubana Van Van, que dice en su estribillo: “yo sé que tú sabes que yo sé”. La traducción es: el gobierno sabe que los cuentapropistas roban y/o compran mercancías robadas, y además violan el fisco; por tanto, deben alabar al régimen, su política y por supuesto sus sindicatos.

Con la llegada a la presidencia de Estados Unidos de América de Barack Obama en 2009, autorizando viajes a la isla de algunos ciudadanos americanos, y la flexibilización de la política migratoria cubana, se establece un tráfico entre los dos países de mercancías tanto legales como ilegales. Los cubanos también viajan al exterior, en lo fundamental a Centroamérica e importan grandes cantidades de mercancías y equipos electro-domésticos, aumentando de esta forma el comercio privado en el territorio nacional, lo que contribuyó a que se mejorara la calidad de los servicios en el sector privado.

En el año 1996 se elevó la categoría de los Inspectores de Trabajadores por Cuenta Propia, para lograr sanciones severas en los casos de corrupción. En estos años a veces en un mes las “instancias superiores” ordenaban retirarle las licencias a un grupo de actividades y luego casi inmediatamente devolvérselas, ejemplo de ello fueron los vendedores de flores y los choferes de taxis.

En la etapa actual el gobierno está enfrascado en quitar el poder económico, moral y político a este sector donde existen actividades que están generando a sus dueños, cantidades de dinero muy superiores a las que puede aspirar un trabajador estatal. De hecho, la modalidad de negocios privados ha creado otro estrato social, los que trabajan por cuenta propia o reciben remesas familiares se mueven y consumen en ese mundo, los que trabajan para el Estado se tienen que conformar con los servicios ineficaces, insalubres que brinda el oficialismo.

Se han anunciado medidas entre las cuales está la obligatoriedad de los trabajadores particulares de abrir una cuenta bancaria que será monitoreada y/o fiscalizada por el Estado, lo que garantizaría evitar las violaciones fiscales y el lavado de dinero entre otras cosas.

En definitiva, al caballo desbocado al que hacía mención la funcionaria, no se le ha podido poner la montura ni la brida, por consiguiente, están tratando de encerrarlo en el establo del “socialismo”, para evitar las comparaciones de la población.

Comentarios

Julian Assange y la justicia ecuatoriana
[20-04-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- LA HABANA, Cuba.- Las decisiones del Gobierno del Ecuador han desbloqueado la situación que rodeaba al conocido asilado en la Embajada de ese país en Londres.
“Estoy arrepentido de haber arriesgado mi vida por esta causa que fue solo una burla al pueblo”
[17-04-2019]

  (www.miscelaneasdecuba.net).- Muchos fueron los cubanos que participaron en las luchas de liberación nacional, arriesgando sus vidas. Algunos perecieron en el intento de darlo todo por una causa que creían justa, otros fueron burlados, traicionados y desamparados por un gobierno que se ha mantenido en el poder por la fuerza durante más de seis décadas. En esta situación se encuentra Rogelio Cala Fuentes, uno de los tantos ex combatientes, luchadores olvidados por este sistema que con franqueza declara: “Estoy arrepentido de haber arriesgado mi vida por esta causa que al final fue solo una burla al pueblo”.
Radio Reloj en la Televisión Cubana
[17-04-2019]
René Gómez Manzano
Abogado y periodista independiente
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La Habana, Cuba. Un reciente programa pone de manifiesto las diferencias abismales entre la radio de la Cuba de antaño y la de hoy.
Abandonada y desatendida
[16-04-2019]
Enrique Díaz Rodríguez
  (www.miscelaneasdecuba.net).- "La casa se me está cayendo encima", exclamó  Felicia Pérez Gordillo ante las condiciones de su hogar.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.