Y tú... ¿ regresarías Cuba ?

 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Muchos exiliados cubanos procuran combatir, infructuosamente,  la nostalgia, recreando en los lugares que escogieron o les tocó reiniciar sus vidas,  acontecimientos, actividades, establecimientos y fechas que tienen grabadas en la memoria de manera indeleble.

Por ejemplo una de las entidades de la República en la que muchos participan son los municipios, al extremo que todos los años la mayoría de sus asociados celebran al menos una fiesta en la que reviven algunas de sus tradiciones más importantes, a la vez que rinden tributo a la nación en su conjunto.  Es una actividad muy sentida en la que al rememorar la pequeña patria,  se sumergen en lo que nunca hubieran querido perder.

Recientemente el municipio de Ciego de Ávila celebró una de sus actividades, el Baile de las Flores,  una fiesta que efectuaban en la ciudad natal y que con orgullo siguen aclamando en suelo extranjero. En el festejo se podía apreciar como aquellos hombres y mujeres cargaban sobre sus espaldas el lugar donde nacieron. Abuelos como Berta y Matías Lopez, sentían orgullo al evocar el pasado, y muy satisfechos de haber trasmitido a sus nietos, el amor a la tierra que ellos no conocieron. 

Hace varios años el recién desaparecido Lorenzo de Toro, ciudadano ejemplar,  editor de la revista Ideal, dijo que muchos cubanos se percataban de cuánto amaban y añoraban a su país cuando se alejaban de sus costas, parafraseando la frase del Apóstol de que solo son bellas las playas del destierro cuando se les dice adiós. 

En verdad, muchos de todos descubrieron su profunda  cubanía cuando le dijeron adiós al convulso caimán. Fue en la lejanía cuando se dieron cuenta que unas inquietas neuronas se despertaron para decirles “yo no soy de aquí, yo soy de allá”. Cuba, ha sido para todos como el título de una vieja canción,  una sublime obsesión que no abandona, que te corta la voz, moja tus ojos y aprieta el estómago cuando te hacen una simple pregunta,  ¿regresarías ?

Es una realidad que un número importante de mujeres y hombres con talento y voluntad creadora, han producido una cultura en el exilio enraizada en el patrimonio  que se gestó en la isla. Si como individuos se labraron un nombre y marcaron pautas, también contribuyeron de forma relevante al acervo cultural cubano allende las fronteras, con independencia de la influencia y poder que ejercen los que gobiernan la isla. 

La globalización de la cultura cubana es una realidad, razón por la cual está en constante enriquecimiento. Tanto el exilio como el totalitarismo han impulsado el conocimiento de nuestras especificidades y ayudado a una interactuación con factores exógenos que no evitan nuestra singularidad. Esta globalización de lo cubano ha posibilitado una contradicción en nosotros como individuos: amamos al país que nos acoge y seguimos atados indisolublemente a la tierra de nuestros espíritus.

Paradójicamente, aunque la biología sigue inexorablemente acrecentando los obituarios, se aprecia que cada día son más los que dicen sentirse cubanos sin haber nacido en la ínsula. Son cubanos por sentimientos,  por su capacidad de identificarse con un dominio que aunque no conocieron directamente lo han asumido de sus abuelos y padres. El respeto de sus mayores a tradiciones y costumbres, les ha permitido en una especie de osmosis de los sentimientos, compartir recuerdos y vivencias y asumirlos como propios,  todo se ajusta a lo que en su momento dijo Fernando Ortiz: la cubanía es algo que se tiene en la sangre, es algo que está en el corazón. La cubanía es un trayecto del alma y del espíritu.

Pero  unos y otros, todos, hemos aprendido que las raíces nacionales cubanas trascienden las fronteras, que el ser cubano como dicen por ahí, más que un gentilicio es una profesión. Hemos sido capaces  de recrear en alguna medida la Cuba que conocimos, o de inventar la que queremos. La nostalgia la hemos cultivado con esmero y tal dedicación que es posible que aun los no creyentes tengan esperanzas cuando les toque partir,  que viajaran a la Cuba de sus sueños. Cuba Primero, como diría Agustín Tamargo, otro cubano de prosapia.

Comentarios

349, otra decapitación del castrismo
[17-12-2018]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Independiente al resultado de las valientes protestas de muchos artistas cubanos contra un reciente decreto de la dictadura que pretende regular todavía más las actividades culturales del país, es importante resaltar que el  régimen castrista, fiel a su naturaleza totalitaria, no ha dictado en 60 años de gobierno una ley que favorezca a sus ciudadanos, todo lo contrario, sus legislaciones siempre han estado orientadas  a restringir derechos y establecer parámetros sobre los cuales cada individuo debe actuar sin que importen sus convicciones, sexo, religión o aspiraciones.
La sangre de Khashoggi llega a la Casa Blanca
[10-12-2018]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Lo que es bueno para la sociedad lo determina el libre mercado y no los acuerdos mercantilistas de los gobernantes, Contrario a la leyenda, los países no tienen intereses económicos discernibles. Lo que es bueno para los exportadores es malo para los importadores y viceversa.
Los dos príncipes: Jair Bolsonaro y López Obrador
[02-12-2018]
Jorge Hernández Fonseca
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En épocas de derrotas socialistas a lo largo y ancho de Nuestra América, surge una victoria electoral inobjetable de la izquierda en México: el triunfo y la toma de posesión como presidente de ese país, de Andrés Manuel López Obrador, AMLO, que anuncia un “cambio de régimen” desde el viejo y esperpéntico capitalismo mexicano, hacia el socialismo de su partido MORENA. Algo así ya lo habíamos visto en la Venezuela de Hugo Chávez, en el Brasil de Lula da Silva y en la Nicaragua de Daniel Ortega, para no hablar de la decrépita dictadura de los Castro.
La desesperación latinoamericana
[27-11-2018]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Lo extraño de nuestra cultura es que, en lugar de corregir lo que anda mal, renunciamos a nuestros aciertos e insistimos, periódicamente, en nuestros errores. En América Latina “cada uno cultiva su singularidad, no aprende nada del vecino y los intercambios son prácticamente inexistentes”. ¿Por qué no corregimos los inconvenientes y ajustamos lo que vale la pena salvar en lugar de deshacerlo todo y movernos en la otra dirección del péndulo.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.