Reforma de la Constitución en Cuba: ¿Más de lo mismo?

Jorge Hernández Fonseca
Foto: genealogiadelnictalope.blogspot.com
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- La Cuba castrista --totalitaria e intolerante-- discute ahora tres grandes cambios nada menos que en su Constitución: Autorizar la propiedad privada, reconocer la economía de mercado y eliminar la palabra “comunismo” para referirse a los objetivos nacionales. Claro que no se refiere a dar libertades, democracia política o derechos humanos, civiles y políticos como todos desearíamos. Pero tampoco debe decirse que es “más de lo mismo”, en un país en el que “no ser comunista”, reclamar “propiedad privada” o defender la “economía de mercado”, era un insulto a la patria, una traición social y una segura reeducación por un grave desvío ideológico.

La reforma constitucional que lleva a cabo la Cuba castrista deja intacto el control político de la dictadura así como el control social que mantiene contra los cubanos. Su objetivo es liberar parcialmente los controles económicos. Los opresores cubanos han hecho énfasis en una apertura mayor al capital extranjero y no está claro si el capital de origen cubano en el exterior será también autorizado a entrar en la isla. Así las cosas, la reforma pretende abrir parcialmente su economía, al estilo de los chinos y vietnamitas, yendo a una economía de mercado.

De manera que, los comunistas cubanos, conscientes de que la estatización socialista fue un fracaso, quieren basarse en las ventajas de la propiedad privada junto a la aplicación de los mecanismos de la economía de mercado –que no es más que el viejo y buen capitalismo-- para entonces mantenerse en el poder usando el mecanismo productivo de sus enemigos políticos. Al eliminar el término “comunista” en la constitución, la “dictadura del proletariado” pierde el apellido y pasa a ser una dictadura pura y dura, sin las justificativas ideológicas comunistas.

La reforma constitucional actual en marcha lo que pretende es reformar su economía socialista, llevándola al capitalismo, sin decirlo de esa forma. Probablemente no permitirán de inicio a los cubanos de la isla ser “empresarios” (a los cubanos en general la revolución castrista nunca los ha respetado) pero autorizarán a los “explotadores” foráneos entrar en Cuba --si deciden arriesgar su capital y prestigio-- negociando con la dictadura. Es un primer paso. Estimo que el desarrollo social futuro avanzará sobre la marcha, con la desaparición de los “revolucionarios históricos” y la existencia de estos puntos ya en la constitución será acicate para otros cambios.

El dictador de Norcorea también pretende hacer en la economía de su país algo similar al esquema chino o vietnamita, para paliar el hambre de su pueblo. Por eso hizo un esfuerzo atómico con vistas a recibir garantías de EUA para una “estabilidad política”. Fidel Castro en vida se hubiera opuesto a esta reforma de Raúl, precisamente porque siempre temió un paso de este tipo sin garantía política de subsistencia. La pregunta obligada para la Cuba castrista actual es esta: ¿Daría EUA --como dio a Norcorea-- esas garantías políticas al castrismo?

El análisis perspectivo es que si EUA entra con inversiones en la isla, los ejemplos de China y Viet Nam demuestran la posibilidad de éxito material y productivo dentro un país con dictadura comunista cuya economía sea capitalista, como lo sería Cuba. Algo así encaminaría el problema material al interior de la isla, pero sin libertades, ya que la dictadura se reforzaría. Así tampoco se cumplirían los sueños martianos de libertad irrestricta para todos los cubanos.

Comentarios

El camino del deber, el más difícil
[05-12-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El autor del “Otro Comunismo”, Kewes S Karol, afirmaba que para formar  un firme militante comunistas lo más apropiado era enviar al candidato a la Universidad de La Sorbona en París o alguna similar, pero si se quería  lo contrario, un anticomunista de fuertes convicciones, lo conveniente sería remitir al elegido a la Universidad Lomonosov de Moscú o a la Patricio Lumumba, altos centro de estudios donde los educando terminaban como fieles anticomunistas.
Maduro, la mano roja que atiza a los vándalos
[05-12-2019]
Angélica Mora
New York
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El génesis de la subversión está en el hecho que ninguna nación se libra de la avaricia de la izquierda y su garra de hierro. Lo ha demostrado Cuba desde hace 60 años, acompañada hoy por Venezuela y Nicaragua.
Hay que acomoter más allá de las sanciones
[02-12-2019]
Lcdo. Sergio Ramos
  (www.miscelaneasdecuba.net).- El gobierno de los Estados Unidos ha incrementado las sanciones contra el régimen dictatorial de Cuba, no solo por las continuas violaciones a los derechos humanos que sufre el pueblo cubano de parte del régimen castrista, sino también por su constante intromisión en los países Latinoamericanos con el propósito de desestabilizar y derrocar las democracias del continente, para establecer regímenes totalitarios similares al que impera en Cuba, tal como lo ha hecho en Nicaragua y Venezuela. De hecho, en estos momentos Latinoamérica esta convulsa por la agitación castro-chavista. 
Derechos económicos: una aldea Potemkin
[02-12-2019]
José Azel
Investigador, Universidad de Miami
  (www.miscelaneasdecuba.net).- En política y economía una aldea Potemkin significa una falsa construcción que se presenta para ocultar un desastroso estado real. Literal o figurativamente, es algo creado para engañar a las personas haciéndoles creer que una situación es mejor que lo que realmente es. Históricamente los derechos se veían como reclamaciones de individuos frente al Estado. Más recientemente, la noción de derechos se ha expandido para incluir beneficios demandados al Estado, como seguridad social y cuidados médicos. Por encomiable que parezca la idea, los derechos económicos, como el derecho a la vivienda, o al trabajo, o a alimentos, son contrarios a la libertad, porque requieren intervención gubernamental. 
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.