El fin del comunismo en Cuba

Héctor Peraza Linares

 

(www.miscelaneasdecuba.net).- Por estos días la prensa europea y mundial se hace eco del anuncio lingüistico hecho por el régimen castrista, a través de la Asamblea Nacional del Poder Popular, de eliminar la palabra comunismo de la Constitución.

Haciendo honor a la Historia, como quivicanero, tengo el deber de reclamar para mi pequeña tierra roja, que así le decían los indios guanahatabeyes, el ilustre mérito de haber sido el primer y único lugar de la isla de Cuba, donde se puso fin, en pleno inicio del régimen totalitario, al comunismo.


He aquí el extraordinario y desconocido hecho histórico:
A principios de la década del sesenta del siglo pasado, en Quivicán, pueblo al sur de La Habana, vivían varios borrachos empedernidos. A uno de ellos, el conocido como Matanzas, alguien lo puso a trabajar como vigilante nocturno en la granja de pollos estatal, ubicada en el sitio conocido como Cinco Palmas. 

Para pasar su primera noche laboral vigilando las naves avícolas, Matanzas, trajo, como chica de compañía, a una botella de matarrata, bebida elaborada por fabricantes clandestinos, con alcohol de bodega mezclado con agua y azúcar prieta caramelizada previamente pasada por un serpentín, que se bebió hasta el fondo, buche tras buche, recostado al tronco de una ceiba, en menos de lo que canta un gallo.

Dando eses y tumbos de una nave de pollos a otra, cayéndose varias veces de bruces entre los charcos que había dejado un reciente aguacero, nuestro hijo de Baco, tropezó, de pronto, en medio de la oscura noche tropical, con varios bidones de gran tamaño llenos de pintura de cal, encima de los cuales habían grandes brochas, que el administrador había traído esa tarde para que, al día siguiente, aniversario de alguna fecha o conmemoración castrista, los trabajadores pintaran los troncos de todos los árboles, incluidas las cinco palmas, y las fachadas de las naves de pollo. 

En ese instante, Matanzas, en medio de la tremenda juma que ya tenía, vio los cielos abiertos, porque, aunque muy poca gente de Quivicán lo sabía, él, secretamente, sentía un inconmensurable odio por el comunismo, impuesto por Fidel Castro. 

Agarró dos de las grandes brochas, una en cada mano, y comenzó a pintar todo lo que encontraba en su camino: en la cocina, el fogón de leña, las cazuelas, los jarros, el saco de arroz, el de chícharos, los huevos (que ya eran blancos), y los boniatos; en el comedor, las mesas, los bancos, el piso de cemento y el techo de fibrocemento; en las naves, las canoas y jaulones, y no hubo una sola ave a la que no le diera tres o cuatro brochazos; en el patio, las matas de plátano, las famosas cinco palmas, una yegua y un par de vacas que por allí había amarradas, y el asiento, el timón, el motor, las ruedas y los guardafangos del tractor de la empresa. 

A punto de desmayarse por el efecto del matarrata, de las salvajes caídas, y del extraordinario esfuerzo realizado al pintar de blanco todo lo inerte, y todo lo que allí tenía vida, incluido su propia ropa, su gran sombrero de anchas alas, sus botas, y hasta su cara, Matanzas, mirando al oscuro cielo quivicanero, gritó a pleno pulmón:
¡SE ACABÓ EL COMUNISMO EN CINCO PALMAS!


Si desea comunicarse con el autor, escriba a: heperli51@gmail.com

Comentarios

Foro Sao Paulo, política y crimen
[06-08-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Los enemigos de la libertad no descansan. Siempre están al acecho, en busca de oportunidades que les permitan controlar sociedades y gobiernos y el Foro de Sao Paulo, más allá de su efectividad desestabilizadora y antidemocrática, es el instrumento internacional más vigoroso en el hemisferio que poseen los liberticidas.
Fidel planeaba esclavizar a los trabajadores cubanos desde el principio
[30-07-2019]
Huber Matos
Huber Matos a la derecha y Fidel Castro a la izquierda en la entrada a La Habana en enero de 1959. Foto: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Por décadas se ha debatido sobre el fracaso económico del castrismo, señalando que es el resultado de la estatización de la economía cubana. La pobreza de los trabajadores cubanos es consecuencia de tal centralización, que sería o es el resultado de la aplicación del marxismo-leninismo.  Sin embargo el control directo de la economía por parte del estado obedece a la necesidad de mantener a los trabajadores en un estado de obediencia y servilismo que no les permitan tener otra necesidad que la supervivencia material. 
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista
[30-07-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Foro de Sao Paulo: La Internacional castrocomunista (1). El derrumbe del Muro de Berlín y la disolución de la URSS dos años después, no significó la caída del comunismo. El comunismo se mutó. El dictador cubano Fidel Castro fue el arquitecto y autor intelectual del rescate del comunismo internacional. (www.miscelaneasdecuba.net).- La Unión Soviética (URSS) no inventó el comunismo, pero sí fue el primer Estado moderno en implementar exitosamente este sistema. La versión del socialismo/comunismo que sobrevivió la guerra entre las facciones de las internacionales del siglo XIX fue la pseudocientífica que confeccionaron Karl Marx y Friedrich Engels.
Bolivia y Nicaragua, franquicias del castrochavismo
[30-07-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Tal parece que un número notable de políticos, dirigentes sociales, analistas, agencias internacionales veladoras por la gobernabilidad y los derechos humanos, además, de periodistas y medios de prensa, tienden a ignorar que Bolivia y Nicaragua son dos regímenes que cumplen al detalle las pautas del fracasado Socialismo del Siglo XXI, que incomprensiblemente sigue gobernando.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.