Ser candidato en dictadura es vestir al tirano de demócrata

Carlos Sánchez Berzaín
(www.miscelaneasdecuba.net).- Elecciones donde se violan los derechos humanos y las libertades fundamentales, con perseguidos, presos y exiliados políticos; donde no hay libertad de prensa; donde se manipulan los registros y la información; cuando el “estado de derecho” no existe y la “división e independencia de los poderes públicos” es una simulación, no son elecciones, es fraude, es crimen organizado en acción.

Los regímenes castrochavistas de Venezuela, Nicaragua y Bolivia son dictaduras electoralistas que tienen como elemento esencial la realización de elecciones manipuladas con las que buscan simular democracia. Se trata de procesos sin libertad ni justicia, en los que no hay posibilidad de que un opositor pueda llegar al poder aunque gane las elecciones. En estas condiciones, quienes se presentan como candidatos quedan convertidos en funcionales y cómplices del régimen, que con su participación visten al tirano de demócrata.

Conceptualizo la “dictadura electoralista” como “el régimen político que por la fuerza o violencia concentra todo el poder político en una persona o en un grupo, reprime los derechos humanos y las libertades fundamentales, y utiliza las elecciones como medio de simulación y propaganda para mantenerse indefinidamente en el poder”.

La esencia de elección es “escoger o preferir” a alguien para un determinado fin. Políticamente es “un proceso de toma de decisiones en que los ciudadanos eligen con su voto a una persona para determinado cargo público”. Las elecciones son parte del proceso electoral que es “el conjunto de actos realizados en fases de acuerdo a la Constitución y las leyes que mandan a las autoridades electorales, partidos políticos y ciudadanos para renovar periódicamente los miembros electivos del Estado”.

En las Américas, las elecciones en sí mismas no son democracia. Son un elemento esencial de la democracia, instituido por la Carta Democrática Interamericana como “la celebración de elecciones periódicas, libres, justas y basadas en el sufragio universal y secreto como expresión de la soberanía del pueblo”. Deben estar integradas y concurrir con el “respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales”, la vigencia del “estado de derecho”, un “régimen plural de partidos y organizaciones políticas”, y la “separación e independencia de los poderes públicos”.

Para que las elecciones sean libres y justas deben existir “condiciones de democracia”, esto es la presencia mínima de los elementos esenciales de la democracia que permitan ser electores y elegidos a todos los ciudadanos, la igualdad de opciones a los candidatos, transparencia del proceso, autoridades electorales imparciales, garantía de recursos ante jueces imparciales, libertad de asociación, libertad de expresión y de prensa, garantías contra el fraude electoral, inmediatez y más.

Sin condiciones de democracia las elecciones son convertidas en un mecanismo de burla de la voluntad popular, transformadas en el instrumento ilegal y criminal de perpetuación en el poder, un sistema de fraude, corrupción y de NO elección, impuesto en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia que son “dictaduras electoralistas”, donde los dictadores han transformado las elecciones en una penosa cadena de delitos de orden público, que cometen con impunidad y reincidencia.

Elecciones donde se violan los derechos humanos y las libertades fundamentales, con perseguidos, presos y exiliados políticos; donde no hay libertad de prensa; donde que se manipulan los registros y la información; cuando el “estado de derecho” no existe y la “división e independencia de los poderes públicos” es una simulación pues todo el poder esta concentrado en el jefe que es al mismo tiempo el candidato a perpetuar: no son elecciones, es fraude, es crimen organizado en acción.

En el siglo XXI, la experiencia mas larga, enriquecedora y terrible sobre que hacer desde la oposición y la resistencia democráticas, en un sistema de dictadura electoralista, es la de Venezuela que durante casi veinte años ha probado prácticamente todo y ha concluido en la “doble abstención” que consiste en no presentar candidatos y no votar o votar nulo. Este extremo recurso de resistencia civil frente a la dictadura ha resultado muy efectivo para “deslegitimar” al régimen, al que quita la careta democrática, pone fin a la simulación y demuestra los crímenes de los detentadores del poder.

Quienes se presentan como candidatos de oposición en las “dictaduras electoralistas” no tienen ninguna justificación pues su presencia cumple el único propósito de legitimar al “dictador candidato”. Cuando además los candidatos son varios y hasta muchos -lo que garantiza la manipulación del dictador candidato- como sucede ahora mismo en Bolivia, los llamados candidatos de oposición son simples cómplices en el vergonzoso papel de vestir al tirano de demócrata.

*Abogado y Politólogo. Director del Interamerican Institute for Demoracy

Publicado en Infobae.com el domingo 16 de diciembre del 2018

Comentarios

Bolivia, el derecho a la Rebelión
[17-11-2019]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- La firme embestida de la Resistencia Boliviana contra la dictadura castro chavista de Evo Morales lo obligó a abandonar el poder. La voluntad del pueblo se impuso a la represión y al fraude. Las fuerzas policiales y los institutos armados simplemente rechazaron usar la violencia contra quienes reclamaban el derecho a ser libres. No hubo golpe militar, ni otra gestión que se aproxime.
Los Reyes de España en Cuba: Una visita anti-norteamericana
[17-11-2019]
Jorge Hernández Fonseca
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Ha culminado la polémica visita de los Reyes de España a la isla con un recorrido por Santiago de Cuba, con el objetivo de que sus majestades visitasen el escenario de la derrota de la Corona, a fines del Siglo XIX, a manos del ejército de los Estados Unidos, que previamente entrara en la guerra de Independencia cubana a favor de los patriotas de la isla. Tal programación, hecha por los cubanos, sólo tiene un objetivo: recordar a los monarcas la hostilidad de EUA con España y la culpa estadounidense en perder la joya de su Corona.
Hacia un modelo de rescate democrático: lecciones de Bolivia
[13-11-2019]
Julio M Shiling
Escritor y politólogo
Ilustración: cortesía del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Hacia un modelo de rescate democratico: lecciones de Bolivia, los ciudadanos se enfrentaron a una de las tiranías del socialismo continental y no solo ganaron, sino que impidieron que el castrocomunismo haya podido rescatar a uno de sus satélites.
El infame muro fue derribado hace 30 años 
[11-11-2019]
Carlos Alberto Montaner
Escritor, periodista y político
    (www.miscelaneasdecuba.net).- El 9 de noviembre de 1989 comenzó el derribo del Muro de Berlín y la desaparición del comunismo en Europa. Hace 30 años de ese extraordinario episodio. La libertad era eso: poder luchar por un mejor destino sin un Estado que decidiera en nuestro lugar, sin un Partido que escogiera nuestras opciones, sin los ojos permanentes de la policía política posados en nuestra nuca. Si Gorbachov recurre a la violencia el comunismo seguiría imperando en la URSS y en el Este de Europa. Gorbachov no era un hombre sanguinario. Era comunista y patriota, pero no asesino. Gorbachov quería transformar a Rusia en una nación realmente desarrollada, próspera y libre, pero sin propiedad privada de los medios de producción, regida por un sistema planificado, de acuerdo con el proyecto colectivista marxista. “¿Por qué fracasó Gorbachov?”. ” Porque el comunismo no se adapta a la naturaleza humana”. A 30 años de su desaparición europea, el colectivismo, entreverado con el narcotráfico, regresa por sus fueros y asoma su oreja peluda en algunos países de América Latina. Ya no se trata de crear el paraíso en la tierra, sino el infierno. No prevalecerá. Tampoco se adapta a la naturaleza humana.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.