El último emperador y la Revolución Cultural china (Parte I)

Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zedong, 1963. Foto: wikimedia.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- "- ¡ Qué título más rimbombante y contradictorio!,  ¿ Qué tienen de relación Puyi, el úl-timo monarca de la dinastía manchú Qing de China y la Revolución Cultural de Mao Zedong?"

Así, se interrogará y reflexionará contrariado el devoto lector de estas páginas dedicadas al 7mo Arte ante un tema que no encontrará lógica o pie y pisada para este comentario de marras al caso... Pero en las confusiones, peligra la razón... Sí,  ambos tienen una profunda interrelación freudiana con el complejo de Edipo; ambos son testigos del principio y fin de una época y de una página trágica de la Historia de la China con-temporánea. 

Todo un holocausto voraz saturnal entre los comensales del dogma, doctri-na y utopía de una revolución(¿proletaria?) o campesina marxista-stalinista, que ahogó en sangre, sudor, lágrimas, mierda y fango, los pocos espacios plurales de democracia participativa y representativa en ese gigante continental asiático del Extremo Oriente en el siglo XX. 

En una ojeada a la memoria y anales de China y su revolución Maocomunista,  la denominada Revolución Cultural proletaria china(Wéngé) de 1966-1976 fue una campaña de masas de extremo radicalismo y agresividad en la República Popular China,  RPCh,  organizada por el Máximo Líder del Partido Comunista chino, PCCh,  Mao Tse Tung/Mao Zedong, secundado por el auxilio de su esposa Jiang Qing, el Jefe del Ejército Rojo o Popular de Liberación(EPL), Mariscal Lin Biao y la famosa Banda de los Cuatro: Jiang Qing, Wang Hongwen, Chang Chunqiao y Yao Wenyuan, todos acólitos del PCCh. 

Iba dirigida contra altos cargos del Politburo partidista y miembros de la Asamblea Nacional Popular; a todos los intelectuales y artistas liberales, progresistas o revisionistas a los que Mao y sus seguidores acusaron de traicionar los ideales revolucionarios y proletarios, al ser -según palabras de Mao-, partidarios del camino capitalista, burgués y contrarrevolucionario. 

En realidad, supuso una radicalización extremista, arbitraria y aberrante de la Revolución comunista china.  Mao, apoyado por un sector dirigente del Partido, La Banda de los Cuatro, utiliza una gigantesca movilización estudiantil: Los Guardias Rojos para desacreditar al ala derecha-reformista del PCCh que era favorable a una apertura a la economía de mercado procapitalista: Liu Shaoqi,  Peng Zhen y Deng Xiaoping dentro del aparato partidista.  La asonada permitió a Mao recuperar el poder unipersonal político, del que había sido apartado tras el fracaso de su Gran Campaña comunal campesina- industrial o Programa del``Gran Salto Adelante.´´

Dicha campaña de 1958-1965 y en medio del segundo plan quinquenal, buscando invertir en la industria pesada y de pequeña escala, como las pequeñas refinerias de acero en las comunas familiares campesinas,  el esquema devino en una de las mayores catástrofes en la historia de China y no consi-guió el aumento de riqueza, productividad y crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB. El Gran Salto Adelante fue la obra única y exclusivamente del voluntarismo utópico de Mao, autártico, irracional y quimérico sin sentido experimento económico/industrial.

Como consecuencia que llevó al cataclismo y a una de las peores hambrunas en la historia china y de la humanidad, aún desconocida en su totalidad en Occidente.  Esta situación de caos, conmoción política u de lucha por el poder, alcanzó niveles tan altos de violencia y de desorden social, que costó la vida de millones de víctimas, acompañada de numerosos episodios de lucha armada fratricida, en su mayoría protagonizados por los grupos juveniles de los Guardias Rojos, especie de Hitlerjurgens, apenas niños y adolescentes,  que organizados en Comités Revolucionarios, atacaban a todos aquellos que habían sido acusados de deslealtad política/doctrinal al régimen y a la fígura y el pensamiento del dictador Mao Zedong(1893-1976).

Comenzaba un fatídico y espantoso culto a la personalidad del caudillo Mao en vida, a imagen y semejanza del usado por Stalin en la entonces URSS hasta su fallecimiento en marzo de 1953.

La hecatombe recorre todo el país al afectar las áreas rurales, terminandose por extenderse a la clase obrera industrial,  y fi-nalmente, alcanzó a los soldados y oficiales del Ejército Popular de Liberación, EPL y al resto de los cuadros y funcionarios del Partido, con golpizas, actos de repudio, purgas, de-tenciones y arrestos, con interrogatorios, torturas, falsas confesiones, procesos judiciales amañados con condenas a trabajos forzados o de``rehabilitación´´en los campos de concentración del sistema penal, el Gulag chino, con añadiduras de la pena capital, con ajusticiamientos o linchamientos por turbas fanáticas, son el ejemplo con la escritora Dai Qing al ser entrevistada, comentó como durante la Revolución Cultural, uno de sus parientes fue enterrado vivo por los Guardias Rojos de Mao,  según el etnólogo/sinólogo Kenneth Lieberthal, fue testigo de ver flotar cadáveres amarrados, muchos decapitados, salieron flotando en el Pearl River en Hong-Kong; la locura llegó a tal punto que en la provincia de Guanxi los revolucionarios, sedientos de sangre y de hambre, cometieron actos de antropofagia con los``capitalistas´´a quienes habían hecho ejecutar.

Para el escritor       Cheng Yi, que vivió ese genocidio, ``esas personas que fueron devoradas en Guangxi-re-lató-, eran aquellas sobre las que se cristalizaba el odio;fueron víctimas de acciones de venganza porque la``revolución´´estimulaba el odio a la burguesía. Las personas asesi-nada para satisfacer el apetito voraz de la chusma eran campesinos ricos, terratenientes,  contrarrevolucionarios y sus hijos.´´(ChengYi,  en Scarlet Memorial).  Este``espectacular´´show fue convirtiendose en un cuestionameinto generalizado contra la autoridad del PCCh, que amenazó con escapársele de las manos a los promaoístas y llevar a la nación a una vasta guerra civil. 

Esta situación duró hasta 1976 con la muerte de Mao, en el momento en que un golpe de Estado militar encabezado por el exhereje Deng Xiaoping y sus más íntimos comprometidos, controlaron al EPLN rojo, mediante una dura represión,  restauraron el poder a su facción a favor, procediéndose al arresto y procesamiento judicial de la viuda de Mao, Jiang Qing y su Banda de los Cuatro, con el retorno al status quo al emprender cambios económicos y financieros, bajo el nombre de``socialismo de mercado´´iniciaran la vuelta a la economía de mercado capitalista en el gigante de Oriente.

Las consecuencias de la Revolución Cultural proletaria fueron desastrosas: tuvo como chivo expiatorio principal y víctima a la clase intelectual/dirigente del país; se llegó a una paralización del desarrollo tecnológico, científico, académico y educativo nacional,  al ser purgada la clase calificada docente universitaria/profesional, acusados de``contra-rrevolucionarios.´´ Las universidades y los altos centros de estudio superiores cerrados,  más de dos generaciones de jovenes se les privó el acceso de una educación superior,  al primarles la obligatoriedad de la enseñanza ideológica/doctrinal promaoista.

Las turbas airadas destruyeron obras de arte nacional y extranjeras, se levantaron hogue-ras con montañas de libros de lo mejor de la literatura local y universal(imitando la mar-cha de las antorchas de las Juventudes hitlerianas)que fueron quemados, vandalizados los templos y pagodas, museos, edificios antiguos, etc,  a manos de los estupidos Guardias Rojos, ávidos de mostrar su espiritu revolucionario en exterminar la``cultura burguesa y decadente del Oeste.´´ Cualquiera que expresara en su vida pública/profesional un interés cultural, científico, docente o artístico que no fuera la exaltación y el culto a la personalidad del Gran Timonel Mao Zedong podía ser acusado de reaccionario o proimperialista, abochornado, ridiculizado, apaleado y torturado en foros o plazas del Estado. 

No es de extrañar que artistas y escritores disidentes sufrieran persecusiones y razzias durante más de una década;fueron heridos y incluso muertos por el salvajismo extremo de los Guardias Rojos y sus actos de repudio. Muchos otros optaron por el suicidio, como el famoso escritor Lao She(1899-1966), autor de la novela``El camello Xiangzi´´y las piezas teatrales``El salón de Té´´y``La ciudad de los gatos.´´

Según estimaciones y cifras extraoficiales, se calcula entre cientos de miles a 2, 5 millones de víctimas mortales de la furia de los Guardias Rojos,  y más de 3 millones de miembros del PCCh fueron perjudicados en las purgas, depuraciones y desapariciones en la cúpula de poder.  Afecto también la vida monástica, ritual y religiosa de millones de creyentes tradicionales, cristianos, islámi-cos, católico-romanos, judaícos, ... con el cierre y desmantelamiento de templos, pagodas,  santuarios, iglesias, mezquitas, sinagogas; los textos bíblicos, coránicos, la Torá o los proverbios de Confucio eran quemados en grandes fogatas y maldecidos junto a las obras de Shakespeare, Balzac, Cervantes, Tolstoi y las partituras de Beethoven, ... como especimenes de la degeneración burguesa.

Muchos monjes, sacerdotes recibieron palizas, arrastrados por las inmundicias, junto a los pocos misioneros cristiano-evangélicos residentes en China-, fueron a parar a campos de concentración del Gulag maoista, para seguir los programas de``reeducación´´marxista-neostalinista, del cual el Gran Conductor copiaba al 100% de catequización del extinto caudillo georgiano del Kremlin.
Continúa. 

Comentarios

Memorias de cinéfilos
[05-10-2019]
Alejandro Tur Valladares
Jagua Press
Lo que queda del cine Jagua en Cienfuegos. Foto del autor.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Cienfuegos, Cuba. La historia del cine en Cienfuegos está matizada por destellos de ensueño y pesadillas, todo dependiendo de la época en que se ubique la narrativa.
El último emperador y la Revolución cultural (Parte II)
[04-07-2019]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
Mao Zednng. Foto de archivo. (www.miscelaneasdecuba.net).- En un enfoque más analítico más racional sobre el affaire Puyi, apreciaremos que el trinomio freudiano entre Edipo-Layo-Yocasta, es un cataclismo pesonal, subjetivo, retrospectivo y introspectivo-introvertido del último soberano real de la dinastía manchú, al verse su personalidad y vida-trayectoría, aplastada por un destino fatalista y inexorable, del cual dan fe dos testimonios documentales importantes: el ensayo novelado, Twilights in the Forbidden City /Crepúsculo en la Ciudad Prohibida, escrito por Sir. Reginald Fleming Johnstone, consul británico y extutor docente de Puyi en su corte y la autobiografía del exmonarca, From emperor to citizen/De emperador a ciudadano, un auténtico best seller mundial, cuyi título llamó la atención póstuma planetaria de su autor en 1967.
Duandy Oscar Gómez gana concurso ‘Reinaldo Arenas 2018’
[31-01-2019]
Redacción de Misceláneas de Cuba
Reinaldo Arenas. Foto: cortesía del jurado.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Los organizadores del concurso de narrativa ‘Reinaldo Arenas 2018’ anunciaron este mes de enero de 2019 al ganador del certamen en la categoría ‘Cuba’, el escritor Duandy Oscar Gómez. La categoría ‘Exilio’ quedó desierta.
De una insularidad a Otra: Viva
[30-12-2018]
Francisco Blanco Sanabria
Periodista independiente
    (www.miscelaneasdecuba.net).- El poderío del Séptimo Arte y los audiovisuales en la proliferación y expansión de la cultura transnacional, la globalización, la emigración y la multipolaridad de sus campos gravitatorios es un tema que no pierde vigencia.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.