Quiñones Haces, periodismo libre, hombre libre

Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
Roberto Quiñones Haces, periodista independiente. Foto: cortesía de Cubanet.org
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- Una de las primeras metas de totalitarismo dinástico cubano fue establecer un control estricto sobre la prensa a través de la confiscación de los medios y  la intimidación a los periodistas, una situación que se complicó en extremo cuando un número importante de comunicadores, entre ellos algunos muy conocidos, se prestaron voluntariamente al aquelarre castrista que extinguió la República.

Cierto que un tiempo después hubo arrepentidos, pero ya habían matado, con tintas y  palabras, los derechos y libertades de muchos, como dice el novelista José Antonio Albertini, mientras los otros jenízaros de la dictadura sesgaban vidas sin piedad.

Fue una penosa realidad que trabajadores de los medios, periodista y demás, se convirtieron en  cómplices del nuevo régimen en la  instrumentación de una estrategia de intimidación paralela a la difusión de la certeza de que el país estaba siendo conducido por ciudadanos probos con un profundo sentido de justicia, un coctel que apoyado en el prestigio de los comunicadores,  la represión más cruenta y la desinformación sistemática, favoreció una pandemia de indefensión ciudadana que ha hecho posible la vigencia de un sistema fracasado por sesenta años.

Las dictaduras, ideológicas y no,  están conscientes que los periodistas comprometidos con sus deberes y derechos son una amenaza innegable a su sobrevivencia, y los Castro, en su estrategia totalitaria, supieron maniobrar con gran pericia en la estructuración de un régimen que ha controlado a la nación cubana por más de 22140 días.

La represión sistémica a la información y a los informadores determinó la transformación de los colegios profesionales de periodismo en centros de adoctrinamiento, mientras el régimen creaba organismos gubernamentales  como el Instituto Cubano de Radio y Televisión, ICRT, que programaba las trasmisiones como parte de la campaña política militar que procuraba el control absoluto del país y fundaba, con la fusión de varias entidades independiente, la Unión de Periodistas de Cuba, cuyo objetivo era reunir para beneficio del régimen, a todos los trabajadores en el pensamiento “patriótico”, léase, castrismo.

La prensa escrita no se quedó fuera, fue acosada, vilipendiada  y sometida como ejemplifica el fallido entierro del Diario de la Marina presidido por Raúl Castro en la escalinata de la Universidad de La Habana, que pretendía representar el fin de la prensa independiente cubana, un fracaso más de la dictadura castrista como demuestra el joven periodista libre, Luis Felipe Rojas Rosabal al describir brillantemente el doble compromiso de los informadores cubanos,  “ese doble papel que afrontan los periodistas independientes en Cuba: reportar y enfrentar el régimen, lo que no te aparta jamás de ser un activista de derechos humanos, es algo que no se entiende bien en el mundo libre, pero no hay un solo periodista independiente dentro de un régimen dictatorial que al intentar ejercer como ciudadano, no termine siendo un activista de su propia causa”.

La represión de inmediato gestó su propia contradicción porque a la vez que los medios y los periodistas eran sometidos surgían, aunque de forma artesanal,  comunicadores y publicaciones clandestinas  como el periódico “Trinchera” que publicaba Alberto Muller y Juan Manuel Salvat en la Universidad de La Habana y “Adelante”  que imprimían en un rustico mimeógrafo Ivan Portela, Héctor Caraballo y quien escribe esta columna.

La prensa independiente también se mudó a presidio. En las cárceles se escuchaba y leía Prensa Presa, gracias a precarios radios escondidos, fabricados en su mayoría en la prisión, se oían las noticias que eran transcritas por hombres como Ángel de Fana y Ernesto Días Rodríguez, y leídas en galeras y circulares.  

Y  aunque siguieron cruentas décadas  de represión, cárcel y paredones, la prensa libre no fue sepultada, al extremo que el pasado  9 de agosto otro hombre libre, el periodista independiente y abogado, Roberto Jesús Quiñones Haces, fue condenado a prisión por informar y difundir la verdad, lo que ha motivado numerosas reacciones internacionales.

El férreo control que ejerce la dictadura cubana sobre el periodismo ha determinado que la prestigiosa entidad Reporteros sin Fronteras, clasifique a Cuba como “el país más hostil a la libertad de prensa en América Latina” y uno de los más represivos del mundo en las comunicaciones.

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.