Subcultura, marginalidad y socialismo en Cuba

Raúl Lázaro Fonseca Díaz
Periodista Independiente
 
(www.miscelaneasdecuba.net).- La Habana. Contrario a lo proclamado por la guerrilla verde olivo marxista triunfante por la huida de Fulgencio Batista en 1959 respecto a la cultura, la destrucción de la misma, fue uno de sus principales objetivos.

“Nosotros comprendemos que haya personas que no piensen igual que nosotros; nosotros comprendemos que tiene que haber mentes que no logren asimilar la Revolución; más que mentes, tiene que haber algunos corazones que por haber nacido incapacitados para el bien, que por haber nacido incapacitados para la justicia, que por haber venido al mundo sin sensibilidad humana de ninguna clase (APLAUSOS), sean incapaces de convertirse a la Revolución.  Pero, por lo menos, la Revolución tiene tantas cosas hermosas, que son suficientes para que esos que son incapaces de ser revolucionarios por lo menos sientan un poquito de pudor, un poquito de vergüenza y un poquito de pena ante su actitud frente a los hechos de la Revolución”. Palabras del discurso pronunciado por Fidel Castro entonces primer ministro, en la clausura del Congreso Nacional de Alfabetización, en el teatro “Chaplin” el 5 de septiembre de 1961, sin comentario.

Si tenemos en cuenta el concepto más amplio de Cultura como; las relaciones y las formas que adquieren las mismas entre los seres humanos y los mismos  con Dios, la naturaleza, la economía ,el deporte, la técnica y la ciencia, la cúpula gobernante de un país que instaura como sistema ideológico el marxismo- latinismo tiene la necesidad perentoria de destruirla.

“Pero el arte realista del siglo XIX, también es de clase, más puramente capitalista, quizás, que este arte decadente del siglo XX, donde se transparenta la angustia del hombre enajenado. El capitalismo en cultura ha dado todo de sí y no queda de él sino el anuncio de un cadáver maloliente; en su arte, su decadencia de hoy”....Estas palabras forman parte  de una carta que Ernesto Che Guevara envía al semanario Marcha de Uruguay publicada la primera vez con el título “Desde Argel para Marcha, la Revolución cubana hoy” y que luego se titularía “El socialismo y el hombre  en Cuba”. Luego de su fusilamiento en Bolivia todos los niños cubanos en los actos cívicos y matutinos juran que:” seremos como el Che”.

El comandante en jefe felizmente desaparecido impuso el “centralismo democrático” a golpe de presidio, torturas, exilio y fusilamientos más de mil religiosas y sacerdotes fueron enviados a España en un barco llamado “Covadonga”, las minorías debían supeditarse los dictados de la supuesta mayoría.

Desde los años 60 del siglo pasado los mandamases cubanos se propusieron anular primero y sustituir después a todo el magisterio formado en la República obligando a maestros normalistas y doctores en pedagogía a cursar otra vez la carrera. Los maestros Makarenco siguiendo la doctrina del pedagogo de la Rusia roja aplicaban castigos brutales y técnicas para la reprogramación de los alumnos, debían abandonar todo rasgo de individualidad, lo principal era la comuna o colectivo.

El decenio gris con su “parametración”  (los artistas solo podían trabajar en un medio teatro, radio o televisión) sumado a la interpretación perversa del pensamiento del Apóstol José Martí ;”los niños nacen para ser felices” se dio rienda suelta a conductas marginales  que tenían su máxima expresión en los “Planes de la Calle” que consistían en que niños y adultos jugaran, bailaran y gritaran en plena vía pública fundamentalmente a las puertas de las iglesias, en barrios y condominios se borró de golpe casi todas las formas de conducta civilizadas eso sí se clamaba por la “caballerosidad proletaria” una doctrina que no se conoció muy bien nunca pero que por su nombre se deduce muy machista, la mujeres dejaron de ser fieles esposas y madres amantes para convertirse en esclavas del macho y del sistema.

El listado de cómo el comunismo destruyó gran parte de la cultura cubana sería interminable, la misma era muy nueva en 1959, estaba en plena formación a diferencia de China, la URSS y sus satélites integrados a culturas tan fuertes como milenarias. La reparación de la cultura en nuestro país llevará mucho tiempo si tenemos en cuenta que la misma no se puede llevar a cabo sin ciudadanos independientes, soberanos y dignos instruidos con una Educación desideologizada y en libertad.

Ahora con la “Ley Mordaza” sobre la producción artística y a la espera de un nuevo código de familia así como leyes de protección a la mujer se sigue potenciando la subcultura y la marginalidad.

Todo el  fango vertido sobre la cultura cubana, generalizando la marginalidad, creando una subcultura nos trajo este pantano de la indisciplina escolar y social más atroz  con la subcultura regatoneara  que no está integrada solamente por la música y sus letras de “esquina mariguanera” es una forma de vida individualista y aunque existen en el país algunos “cultores” de la misma que se dicen independientes, no son más que instrumentos del comunismo que al fin y al cabo detrás del telón se regodea viendo cómo las nuevas generaciones  de cubanos practican un apoliticismo que no existe, llevando a la práctica un lavado de cerebro  es una ofensiva contracultural que nos llevará a un retroceso de más de 200 años en materia cultural.

Comentarios

El buen ejemplo del tabaco cubano
[27-05-2020]
Elías Amor
Economista
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Alguien en el régimen de La Habana debería tomar buena nota de ello. Sin embargo, en Cuba lo que abundan son ejemplos de fracasos. Fidel Castro, por decisión propia y equivocada, acabó poniendo fin al sector del azúcar cubano a comienzos de este siglo. En aquel momento, sostuvo que la decisión estaba motivada por el abandono de la industria tras décadas de falta de inversiones, atención y organización empresarial. El comunismo castrista quiso olvidar el azúcar, y después de la fracasada cosecha del millón de toneladas de 1969, decidió apartarlo para siempre de la historia de la economía y cultura cubanas. Lo consiguió. La consecuencia es que en 2020 Cuba importa azúcar de Brasil para atender su demanda interna, con cosechas inferiores a las que se obtenían en tiempos de la colonia.]
Dos modelos económicos ante una misma pandemia
[25-05-2020]
Lcdo. Sergio Ramos
Representación del Covid 19. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- San Juan, Puerto Rico. A raíz de la pandemia de Covid-19 en Cuba se ha desatado una seria escasez de productos alimenticios y de primera necesidad. El pueblo en su desesperación se aglomera agobiado alrededor de cualquier lugar donde meramente se diga que están dando o van dar cualquier producto sin importar lo que sea.
Represión y Coronavirus
[21-05-2020]
Pedro Corzo
Escritor, Periodista y Editor
  (www.miscelaneasdecuba.net).- Desde que se declaró la pandemia del Covid-19 numerosas organizaciones internacionales defensoras de los derechos humanos y personalidades relacionadas con esa actividad, han alertado sobre el riesgo de que regímenes de fuerza y dictaduras utilicen las restricciones sociales que imponen las cuarentenas para fortalecer el control político y policial que ejercen sobre sus ciudadanos. 
José Martí, el ser más manipulado por el castrismo
[18-05-2020]
Dr. Alberto Roteta Dorado
José Martí. Foto de archivo.   (www.miscelaneasdecuba.net).- Santa Cruz de Tenerife. España.- José Martí, cuya muerte evocamos este 19 de mayo, es, sin duda, la figura más representativa, y también la más genuina, universal y simbólica de la historia de la nación cubana. Nadie podrá hasta el presente, y dudo que en un futuro también, superar la inmensidad de un hombre que sacrificó todo, incluyendo su propia vida por el bien de su patria y el porvenir de los cubanos.
Suscripciones a Misceláneas de Cuba
Edición electrónica
Suscríbase para adquirir la revista
Colaboraciones
Envíe colaboraciones digitales a: colaborar@miscelaneasdecuba.net
Misceláneas de Cuba autoriza la reproducción de los textos aparecidos en su página digital y su revista impresa siempre y cuando se les indiquen como fuente.
Misceláneas de Cuba no comparte necesaria-mente las ideas vertidas en los artículos firmados, las cuales son responsabilidad de sus respectivos autores. La línea editorial de esta publicación quedó recogida en el artículo de fondo de su edición fundacional Pasando Revista a las Razones de la Revista.